Ontológico

31.12.05



Puedes pensar de ti mismo lo que quieras, pero después a ver cómo lo demuestras.



Blindness

30.12.05

A taoísta passage refers that those that wish to never change the world in agreement with their desires are successful. For that reason who does not wish to change its reality will prevail.

Questions

29.12.05

Luis Cernuda postulated that desire "is a question whose answer does not exist". My friend Antonio Frame, that has made of the seduction an attitude before the life, maintains that when arises the first serious dispute in a love he is better to leave it because the passion has become in misfortune. He maintains that it is possible to be continued but at the cost of finding the answer.

Innocent saints

28.12.05

That nobody takes to deceit. To write, in general, and to publicitar through blog, in individual, are a narcisista exercise or demonstration of exhibicionismo. Any person with decency covers itself with the mantle of the anonymity and the pudor. So, in this world of the binnacles, nobody is innocent. And except that, from their púlpitos blogueros, dares to preach, to anatemizar, to judge and to value the work of the rest.

Radicals

26.12.05

All pulgones of the rosal is females and they reproduce by clonación. In certain occasion I listened to a feminista thesis that foretold for the humanity a similar future.

Readings

I have a friend with whom I share the taste by the reading. The last time that we spoke told one me of its strategies before as much written word.
- Enough novels ground to begin them by the end. If you knew the one of time that I have saved myself.

Sincerity

Epicurus me espetó: "you do not think that I am as you imagine. The reality spoils the image of many individuals ".

And the Bethlehem mounted

Shutdown of the bus. Lines 12, 14 and 18. Two women maintain a conversation.
- I have bought a Bethlehem of paper in Alcampo by six euros. The San jOse very insolent I have had left and to the virgin Maria I am going to see if I put one to him of those dresses that sell absolutely in the recortables to One hundred. The boy Jesus I have painted it a little with labeller the carita, was very pale.
- I east year have hung of the balcony Noel Papa and a tree, of which they gave in the newspaper, in the hall. And you stop to count.
- and I have already said it to my husband: taken care of where you put the cigarette, you are not going to me to burn Kings Magos.

The feminine voice

I greet with Gerald an enthusiastic one of the scientific subjects. The somewhat haggard encounter as if they took without sleeping and resting some time.
- These patient?
- No, I am exhausted. - Much work, I suppose.
- That it goes - it responds to me -. It is by the voice of my woman. A study published in the medical magazine ` Neurolmagé concludes that the voice of the woman tires to the brain of the man.
- and how it can be that?
- According to the scientists, the feminine sonorous emissions require all the auditory area of the brain, while the masculine ones only act on the subthalamus. To the men it is difficult to maintain a conversation to us prolonged with the women. It is because we distract by the fatigue that produces to us to hear one more a smoother voice and, certain levels, incomprehensible. When dismissing to me I recommend to him that it does not read more magazines of science.

Announcements

The publicity, much of her, are perverse. In special that that undresses your feelings to you and it exposes them publicly, not to say anything of that other than express, with great plasticity, our dreams.
Seeing a Coca-Cola announcement I realize that formulates the same idea that, of sincere way, many people have pronounced surrounded by friends or relatives. "My true gift you are".
The profligate, the obscene thing of this history is not that those ideas have an echo multimedia, inicuo is that they are used with the highest mercantilista interest to gain thousands of million.
They will not only finish selling our dreams, will finish to us robbing the heart to us.

Supports

Maria Adela did a confession to me. "In the love it is not good for being bound to a single person. He is better to have a husband, a lover and a friend. Some of them, in a while given, can serve you as salvation table ".

Embeleso

-It would pass the eternity without leaving Me of mirarte. And it would not be enough.

Fruición

The good side that they break to you in heart is that later you can distribute the pieces between much people.

Telepathy

While I wait for turn in market two women gave a marital piece to me.
-My husband, sometimes, it says to half of which it thinks and it finishes to think that everything has been understood to him what it has said - refers the first woman -.
-You do not worry, that is telepathy. She is so that you listen to its thoughts, as the women we have the developed brain more than the men.
-That will be- it answers while it becomes towards the tendero and it requests quarter and half to him of chóped.

Waste

There are two things in which one is due to be generous until the waste: when one cooks and when it is loved.

(e)Videntes




Cada vez que llegamos a finales de año suelen aparecer los (e)videntes. No suelen acertar ningún pronóstico, evidentemente, pero como nadie se acuerda después de lo que han dicho todo se olvida.
La historia de los adivinos la resume una anécdota de la infancia sobre un personaje que siempre acertaba qué tiempo iba a ser al día siguiente.
El hombre del tiempo, como lo llamaba la chavalería, solía aparecer de vez en cuando y predecir con certeza si mañana haría sol, llovería o soplaría fuerte viento.
Años más tarde descubrí en qué basaba su ciencia. El hombre caminaba de un barrio a otro de la ciudad y en cada uno hacía un pronóstico. «Mañana lloverá», decía en un lugar; «tendremos bueno», apuntaba en otra barriada; «soplará el poniente», predecía en otra parte.
Si al día siguiente llovía, por ejemplo, sólo tenía que pasar por aquellos lugares donde anticipó lluvia. Era (e)vidente.



Espejismo




A Diógenes Laercio se le escuchó decir en una ocasión: «A veces hasta parezco un tipo feliz y me sorprende».



Derroche

25.12.05


Hay dos cosas en las que se debe ser generoso hasta el derroche: cuando se cocina y cuando se ama.

Ciclos


Enfrentarse por primera vez al mundo no es inventarlo de nuevo aunque lo parece. Vivir es repetirse.

La llamada



Suena el teléfono.
—¿Sí? Dígame.
—Hola. Soy tu amigo Carmelo. ¿Cómo estás?
«Y este qué querrá ahora».
—Hombre Carmelo cuánto tiempo. Estoy bien. ¿Y tú?
—Yo también voy bien. ¿Cómo están las cosas en el curro?
—Bueno, no me puedo quejar, la verdad.
—No, mira te llamaba para pedirte un favorcillo. También para saber cómo estás, claro.
Me extrañaba que después de dos años llamara para saber cómo estoy.
—Tú dirás.
—Es para ver si me puedes dar los números telefónicos de unos contactos.
Tras una larga charla y el favor concluido, nos despedimos con la sensación de haber echado un buen rato de cháchara.
Al final pienso: «menos mal que existen los favores. Sin ellos cómo íbamos a saber de los viejos amigos».

El peso de una pluma

24.12.05



Una vieja leyenda de los pueblos del desierto, que remonta su influencia a la mitología egipcia, cuenta que el corazón de un amante debe de pesar igual que una pluma cuando le llegue la hora de su juicio. A mayor derroche más liviandad.
Si su peso vence el fiel de la balanza se hundirá en el infierno del olvido.

Pastillera



—Tomo pastillas para los vértigos, el tiroides, la tensión, el azúcar, la depresión, la circulación de la sangre, los gases, para poder dormir y alguna más para los dolores que tengo repartidos por el cuerpo.
—Abuela eres una drogadicta.
—Ay niña, no me digas esas cosas que suenan muy mal.

Zapatos


Hoy he abandonado mis viejos zapatos. Un millón ochocientos veinticinco mil trescientos cuarenta y siete pasos andados van dentro de ellos. Cientos de calles recorridas y decenas de veces el azar sorteado. Ahora descansan sin mis pies ya para siempre. Un nuevo adiós.

Obsesiones



Escuché en cierta ocasión decir a un poeta que sus temas obsesivos eran el amor y la muerte. Claro, igualito que el resto de los humanos.

Plática en la taberna

17.12.05


«Sospecha de quien diga de sí que es ‘buena gente’. Tener como concepto una conducta bondadosa de uno mismo encierra, al menos, un complejo poético al modo de la máxima machadina soy, en el buen sentido de la palabra, bueno».

Ley antitabaco


—Sabes que a partir del primero de enero no se podrá fumar en la mayoría de
espacios públicos.
— ¿Sí? Vale, tú echa tabaco que fumando se me quitan las penas.

Famosos


Leo (raíz de Leonor) que Hernán Casciari es un argentino que vive en Barcelona y se ha hecho famoso por escribir ‘blogonovelas’, entre otras la archifamosa ‘La mujer gorda’. Revela, entre sus respuestas, que recibe diariamente entre 20.000 y 30.000 visitas, pero con picos de hasta 100.000 (si es verdad, qué mal están repartidos los lectores). También descubre que hizo otra bitácora llamada ‘El diario de Leticia’ (ingenuo de mí que pensé era un texto republicano) para conseguir lectoras entre las amas de casa (que debe pensar que son tontas).
Visto lo visto, o mejor, leído lo leído, animo a los ‘blogueros’ que se quieran hacer famosos que titulen su diarios virtuales con cabeceras significativas como ‘El honor de Leonor’, ‘Fernando Alonso corre a lo bonzo’, ‘Con Operación Triunfo me atufo’, ‘El sodoku me vuelve locu’, ‘La PSP me hace sentirme tan bien’ o ‘La mujer en el espejo me va a volver un pendejo’.

El fondo y la forma

15.12.05

Sabemos la forma del corazón pero y su fondo ¿lo conocemos?

Mal de amores



Tengo un amigo que se queja de mal de amores. Siempre se lamenta de que no le va bien con las chicas. «Todos ligan menos yo», me dice. Y después remata su argumento con un «soy más desgraciado que el ‘Pupas’». Lo que te ocurre, le contesto, es que eres más delicado que los pavillos.
No sé a qué aspira mi amigo pero lo he visto descartar algunas mujeres que se han acercado a su vida en busca de algo más que sexo. Pero esta porque estaba rellenita, aquella porque era muy celosa, la otra porque es un poco pesada, la de más allá porque quiere un compromiso serio. Mientras está en la cresta de la ola no se acuerda de llorar pero en la bajada viene a mí como un perrillo con el rabo entre las patas.
Entonces es cuando más se le acentúa ese estado lastimero que amplifica el eco de su soledad. Lo veo envidar a los emparejados cómo si ese fuera el estado perfecto donde no se carece de nada: compañía, sexo, cariño.
Mi amigo es como un niño: siempre echa de menos lo que no tiene.

El asesino


«Este fin de semana he recorrido mil kilómetros. En el parabrisas llevo las señales de todas mis víctimas».

Magnetismo


Un estudio científico señala que los poetas y los artistas plásticos son más proclives a convertirse en ‘imanes sexuales’ que hombres de otras profesiones. Además, su creatividad y pasión los convierte en verdaderos fogosos amantes. Al parecer a las mujeres les atraen más este perfil de hombres: creativos, bohemios, incluso más desleales e infieles que el resto.
Así que chicos, manos a la obra. Hay que ponerse a escribir versos o crear obras de arte.

Contra la navidad

8.12.05


Comienza un mes infame lleno de citas en restaurantes, bares y lugares de ocio. Me lo confirma la agenda de una persona conocida que me muestra, de manera triunfal, cómo todos los días de diciembre los tiene ocupados por compromisos sociales.

Día 2. Cena oficial de la empresa. Casa de comidas ‘La cumbre’.
Día 5. Cena extraoficial con los más colegas del curro. Taberna Vieja.
Día 6. Comida familiar.
Día 7. Almuerzo compañeros de la peña.
Día 8. Fiesta de Inma.
Día 9. Invitación a la comida empresas del sector.
Día 10. Aperitivo con las amistades del barrio.
Día 15. Refrigerio en la vinatería.
Día 16. Reunión en el ambigú de Carmen.
Día 17. Fiesta de la asociación benéfica.
Día 20. Salida en parejas.
Día 21. Copas con viejos compañeros de estudios.
Día 22. Unas cañas para celebrar que nos ha tocado la lotería o para consolación porque no ha tocado nada.
Día 23. Copita de anís y polvorón en la portería del bloque.
Día 24. Cena de Nochebuena.
Día 25. Comida de Navidad.
Día 26. Café para comentar cómo fue la Nochebuena.
Día 28. Mariscada con los compañeros de la cofradía.
Día 29. Comida de un choto en el cortijo de Julián.
Día 30. Cumpleaños de Pepe.
Día 31. Cena de Nochevieja.
Día 31. Cotillón de Nochevieja.

La cultura romana nos legó una colección de imágenes inolvidables, además de apreciables avances humanísticos y técnicos. Uno de esos clichés que siempre me vienen a la mente es ese cuarto especial llamado vomitorium, donde acudían, tras darse un atracón, para poder seguir comiendo. Lo de estos días parecen variaciones sobre el mismo tema.

“Amor constante más allá de la muerte”

—El día que me muera te voy a echar de menos.
—¿Y no será al revés?
—No. Ya te extraño para cuando yo no esté y me faltes.

Tragicomedia



Tras dos hijos y mucho amor, su mujer un día lo abandonó. Habían sido cinco años de noviazgo y ocho de matrimonio. De repente se vio solo y entró en una crisis. Depresión médicos, psicólogos, terapia. Cuando todo parecía perdido se refugió en un café-teatro donde a diario actuaban humoristas. Un día se le escuchó decir: «la vida hay que tomársela a risa».

Persistencia


Teresa y Teresita son madre e hija. Dos mujeres condenadas a envejecer unidas. Cada noche las veo caminar cuando llevan a sus perros al parque y mantienen una conversación que parece un monólogo. No tienen parientes cercanos que las visiten y se relacionan poco con el vecindario. Asegurada la economía doméstica por el alquiler de unas tierras, pasan su tiempo dentro de la casa.
Cada noche me pregunto al verlas, dos figuras casi fantasmales perdidas en la oscuridad, qué convencimiento tiene la vida algunas veces que nos hace continuar adelante incluso cuando estamos derrotados.

Frío

4.12.05

Cubitos de hielo en el corazón.

Eternidad

En un árbol llamado ginkgo biloba, la cultura milenaria china y algunos expertos del empirismo occidental, han descubierto compuestos químicos responsables de hacer aguantar en pie esta planta durante cientos de años y resistirse a morir. La quimera de la inmortalidad envuelve la existencia humana con una película balsámica. En cambio la resistencia ante la muerte parece un gesto fútil.

Desafectos


Me encuentro con una chica cuyos padres se acaban de separar tras un proceso doloroso. En mitad de la tormenta, me explica, los hijos sufren del interés de sus progenitores por atraerlos hacia un lado del conflicto. «No piensan el daño que nos hacen porque tenemos el corazón dividido», refiere con los ojos vidriosos.Al final de la conversación, la chica concluye que igual que nos enseñan a querer deberíamos aprender a desquerernos de una forma sensata. La famosa sentencia: “hasta que la muerte os separe”, no ha ayudado mucho, me dice. El desamor tiene tantas opciones como su contrario.

Ruido de fondo

Una persona, sentada frente a la pantalla de su ordenador, escribe una palabra y le responde el eco de Internet. No estamos solos.

Declaración Universal de los Derechos Humanos

Artículo 31

Toda persona tiene derecho a no comprar Lotería de Navidad y a ser protegida de los vendedores compulsivos de participaciones.

El hombre de las tres íes



—Yo soy el hombre de las tres íes —me dijo de sopetón.
—No entiendo –le contesté sorprendido.
—Sí. Primero fui el hombre invisible para las mujeres
que me interesaban; después fui el hombre imposible para las que me quisieron; y
ahora, cumplida cierta edad, soy el hombre inservible para todas ellas.


Obsesión

2.12.05

«Voluntad es destino». La dichosa frase no ha parado de darme vueltas en la cabeza desde hace muchos años.

Escrituras

Hacer que la realidad sea pura ficción y que lo imaginario se haga real para así consumar el círculo de la escritura creativa.

Poder mediático

—Un día escribiré algo sobre ti en Internet.
—¿Y me tratarás bien?
—Yo sólo escribo, eres tú mismo quien redactas la historia.

El asesino



«Este fin de semana he recorrido mil kilómetros. En el parabrisas llevo las señales de todas mis víctimas».

Magnetismo

1.12.05


Un estudio científico señala que los poetas y los artistas plásticos son más proclives a convertirse en ‘imanes sexuales’ que hombres de otras profesiones. Además, su creatividad y pasión los convierte en verdaderos fogosos amantes. Al parecer a las mujeres les atraen más este perfil de hombres: creativos, bohemios, incluso más desleales e infieles que el resto.

Así que chicos, manos a la obra. Hay que ponerse a escribir versos o crear obras de arte.

El síndrome del pez volador

29.11.05




—Estoy harta de ser mujer —me confesó Lucía—. En la próxima vida me pido ser hombre. Deberíamos ser como algunas especies de peces tropicales que tienen una cierta flexibilidad en cuanto a su determinación sexual.
—¿Y cómo es eso? —pregunté intrigado.
—Ocurre, por ejemplo en una especie de peces voladores, que son machos en la primera etapa de su vida y luego cambian a hembras.



El corazón ‘partío’

19.11.05

— ¿A quién quieres más a tu ordenador o a mí?
—Son amores distintos.

Desamor

18.11.05



Todavía busco tu lágrima. La que rodó por tu mejilla que manó de tu lagrimal e inundó tu cristalino cuando tu corazón se apenó por la palabra hiriente que sonó a no.

Malditos roedores

17.11.05



Una de las plagas bíblicas que circulan por Internet es esa maldición de cadena de correos que viene a justificarse con algo así como: “Pide un deseo. Envía este mensaje a 10 personas en el plazo de una hora. Si lo envías, tu deseo se realizará. Si no lo envías, sucederá lo contrario a tu deseo... luego me dices qué pasó”.
Pero claro y si no pido un deseo y envío el mensaje, ¿se cumplirá mi no deseo? Y si no lo envío ¿cómo me sucederá lo contrario de un no deseo? Y por último, ¿cómo cuento que me sucedió un no deseo y qué no me sucedió?
Esta noche no duermo.

Parto

16.11.05



Salí del metro en Urquinaona y miré a mi alrededor. Durante un instante permanecí erguido y quieto. Después me pregunté: ¿el mundo es esto?

El olor de la guayaba

15.11.05


El aroma que desprende la guayaba a nadie deja indiferente, mientras para unas personas su olor es seductor y agradable, otras no lo soportan. Suele suceder igual con algunas relaciones humanas. ¿Será que todo es pura química?

La medusa

14.11.05




Me dijo: «mírate en mis ojos». Y quedé petrificado.



Historial de quejas

13.11.05


Hace tiempo que no me dices nada bonito.
No me tienes en cuenta.
Nunca me dices lo guapa que estoy.
Nunca hacemos nada juntos.
No atiendes a lo que te digo.
Nunca me haces caso.
Cuánto me has echado de menos.
He renunciado a cambiarte.
No valoras las cosas que hago.

Caídos por la patria

12.11.05

Han muerto seis obreros de la construcción tras caerles encima una estructura cuando construían un tramo de la autovía del Mediterráneo. Para ellos no habrá funerales de estado, ni medallas, ni discursos, ni le rendirán honores las más altas instancias. Porque ellos con sus rudas manos de obreros no hacen patria, sólo carreteras.

Resignación

11.11.05




Sentado junto a mí en el banco del parque aquel hombre me confesó: en mi juventud traté de cumplir con la máxima que escribió Baudelaire hay que ser sublime sin interrupción. El paso del tiempo, que todo lo simplifica, me ha hecho un ser corriente, fragmentario y contradictorio.


El empleo

10.11.05


Diego entró a trabajar en una planta de hormigón porque ya tenía edad como para ganarse la vida. Su padre le había buscado aquel empleo después de hablar con uno de los jefes de la empresa con el que mediaba cierta amistad.
Polvo, ruido y sudor. Muchas horas entre rudos operarios pasó Diego hasta comprender que aquello no era los suyo. Claro que el grupo de verbena con el que actuaba como guitarrista cada fin de semana no daba para mantener una casa con dos niñas y una mujer.
Diego pensó en marcharse pero antes decidió que lo echaran para pedir una indemnización. Al menos no se iría con las manos vacías, se dijo. Activó un plan de protestas. Primero fueron unos auriculares para el ruido, después unas mascarillas para el polvo, botas y mono de trabajo nuevo. Los descansos respetarlos. Así hasta elaborar una larga lista de reivindicaciones que le fueron satisfechas. Pero no lo despidieron.
Pasado un tiempo el sector de la construcción de la zona tuvo un periodo que los economistas llaman de rescisión y la empresa comenzó a desprenderse de personal. Diego pensó «esta es la mía» y no fue así. Tras una primera oleada de despidos él continuó en la planta. Las ventas siguieron su descenso y aumentó el personal que fue a la calle, pero Diego permaneció allí ante el inminente cierre de la empresa.
Un día fue citado junto al último compañero que permanecía contratado. Diego, al fin, sabía lo que se avecinaba y esperaba desde hacía tiempo. Un ejecutivo les ofrecía dos alternativas: despido e indemnización o traslado. El otro obrero escogió por la segunda opción. Diego eligió la indemnización.
La empresa trasladó al compañero de Diego a una planta filial que estaba a 300 kilómetros de distancia. A Diego lo dejó, hasta el día de hoy, como único empleado y jefe del empleo del que siempre quiso marcharse.

El príncipe y el mendigo

9.11.05



Amalia nació cuando Leonor. Su madre es desempleada y su padre trabaja como temporero. Como Leonor, Amalia tendrá todo el cariño de sus padres y poco más. No tendrá una vida de lujo y parabienes. No tendrá un predestino, ni reinará en ningún otro lugar que no sea el corazón de quienes la puedan querer.
Podemos pensar que es el azar aquello que nos sitúa en un lugar u otro, pero hay voces que no dejan de decir que existe una determinación social aplastante.

Pellejo

8.11.05

La serpiente mudó de piel y creyó que era otra. Los cambios nos obligan a renovarnos y a pensar que somos distintos.

Primero de mes

7.11.05



Como cada primero de mes Úrsula va a ingresar el correspondiente dinero para pagar la hipoteca de su piso, hábito que si no lo remedia un golpe de fortuna deberá repetir durante varios lustros. Como cada primero de mes Úrsula debe enfrentarse a una larga cola de personas en parecidas circunstancias a la suya y con similares estados de ánimo. Como cada primero de mes Úrsula pasa, ensimismada, un buen rato mientras le toca su turno en ventanilla y repasa los quehaceres de ese día. Como cada primero de mes Úrsula, para distraerse, lee los carteles que cuelgan de las paredes del banco: ‘Colabora en la campaña contra el hambre en África’. ‘Ayuda a la Asociación Española Contra el Cáncer’. ‘Apadrina un niño’. ‘Deja tu donativo para una oenegé’. Como cada primero de mes Úrsula piensa que con los intereses que le cobra su entidad bancaria ya podían repartir sus beneficios entre tantos necesitados.

Mariposas

6.11.05



En un rincón de la casa, aislado de las miradas, hay un tazón lleno de aceite usado. Navegan sobre ese negro mar, como oscuros veleros, algunas lamparillas prendidas. Una por cada familiar difunto: una por cada ser ausente. Cada año se renueva la liturgia de las candelillas. Los que ya no están, llamados por las pequeñas lengua de luz, se citan a beber de las llamas de las mariposas reunidos en derredor. Los imagino de vuelta a la casa que ocuparon y en la que sintieron penas y alegrías, dudas y certezas. Los oigo charlar de asuntos diarios y del tiempo agotado. Un día seremos como una de esas pequeñas lenguas de fuego. Después nada.

Infanticidio

5.11.05



Robarle la infancia a un niño es como matarlo. Crecerá pero nunca más volverá a habitar ese tiempo. Es lo que ocurre con una moda que denominan ‘tweenagers’ (entre edades), niñas –principalmente– dedicadas a ser artistas y famosas. Detrás la ambición desmedida de unos padres sin escrúpulos y los intereses de la empresas en adiestrar consumidores lo antes posible. La conclusión es que los pequeños siguen estas modas y pierden un tiempo precioso irrecuperable que los hace mayores sin haber sido niños.
Y las televisiones, donde tanto se habla de proteger a los menores, programan esos espacios en la franja horaria de los adultos, donde hay cortes publicitarios para el consumo de adultos. ¡A la cárcel deberían ir todos!

Otra vida

4.11.05



− No le tengo miedo a la muerte − me dijo con aplomo −. Si acaso me asusta pensar que en la otra vida las mujeres no tengan sexo.

Disyuntiva

3.11.05


Según los psicólogos a muchas mujeres una relación estable no las satisface sexualmente y una inestable las deja insatisfechas emocionalmente. Al parecer se debe al papel de ‘supermujeres’ que han adquirido y por el que no puede prescindir del trabajo, descuidar a los hijos, la casa, la pareja, los padres y cuidar su aspecto físico. Me temo lo peor.

Patio de vecinos

2.11.05



Cometo un pecado (todos los días peco, dónde si no se va a estar más a gusto que en el infierno). Me pongo a visitar bitácoras o ‘blogs’. Considero un pecado perder el tiempo. Es como para un millonario perder dinero.
Me apesadumbro por el estado de ánimo general que me da este juego llamado ‘blogosfera’. Cada día soy un conectado a Internet por la libertad mental que me da –aunque esté atado a la tecnología-, pero el mundo de los ‘blogger’ se parece mucho a un patio de vecinos. Sé que hay algunas cosas buenas y otras interesantes, otras hasta sinceras, pero en general es como la realidad que me rodea todos los días: mucho protagonista, mucho gurú, mucho ego.
Y perdonen las molestias.

Ex cátedra

1.11.05



«A los hombres no hay quien los entienda». Así hablaba una mujer casada siete veces y divorciada igual número. Se podía decir que en su sentencia había causa de conocimiento.

Despedida

31.10.05


Hace unos días dejé mi viejo coche en un desguace. Todavía no me he repuesto de su pérdida. Cuando nos despojamos de aquello que nos roza la piel sentimos como si parte de nosotros se despegara también.

La otra mitad

30.10.05



− A mí me ocurrió al revés − me comentó −. Fue ella la que se llevó mi corazón cuando me sonrió.

Mitades

29.10.05



Una antigua sentencia oriental afirma que el hombre que hace sonreír a una mujer consigue la mitad de su corazón. Nada dice de la otra mitad.

Legalidad

28.10.05



El chico se acercó a la barra del bar y pidió un cubata. La camarera le indicó un cartel.
− ¿Sabes qué pone allí? No puedo servir bebidas alcohólicas a menores de edad.
− Vale, dame un coca cola − pidió el chaval sin inmutarse.
Tras coger su consumición se sentó en una mesa con otros muchachos de su edad y encendió un cigarrillo mientras escuchaba a un humorista que no paraba de hacer chistes sobre cómo consumir toda clase de drogas.

Apariencias

27.10.05



Ser como un iceberg que no descubre lo que esconde bajo la superficie del agua. Mostrarse sencillo y no llamar la atención aunque ocultemos los más grandes secretos.

Sin solución

26.10.05

De niño ya me lo decían: tú lo que tienes es mucha boca. Siempre me caían encima todos los tortazos. Y sigo en lo mismo pero en vez de hablar, lo que hago es escribir más de la cuenta. Algunos individuos no tenemos remedio.

Suspicacia

25.10.05

Conocí a un tipo que solía utilizar dos relojes de pulsera de manera diaria. Decía no fiarse de que le escamotearan su tiempo.

¿Inteligentes?

24.10.05


Afirman que si a un bebé de la Edad de Piedra se le pudiera transportar hasta la época actual y se le educara igual que a los niños de hoy en nada se diferenciaría, cuando creciera, de las personas de ahora.
Lo que nos ha hecho evolucionar respecto a otras especies, incluso tan cercanas como el chimpancé, ha sido el intercambio de conocimientos y de información. Cada día estoy más contento que exista Internet, aunque no me falten motivos para lo contrario.

El heredero

23.10.05


Sé que la imaginación popular viaja muy lejos, a veces lejísimo. El otro día en una cafetería mientras esperaba para desayunar no pude sustraerme de una conversación que mantenían dos mujeres mientras comentaban una noticia de actualidad.
− Va a ser niño − afirmó una de ellas.
− ¿Y tú cómo lo sabes? − preguntó la otra.
− Tengo mis fuentes y son fiables. A la princesa le han practicado algo de técnicas de manipulación genética para que sea niño.
− ¡Qué barbaridad! Eso es algo machista ¿no?
− Es para evitar un problema constitucional por eso de la ley sálica.
− Ya, pero no deja de ser una discriminación de género.
En ese momento el camarero interrumpió mi escucha.
− ¿Qué va a tomar? − me interrogó.
− Lo de siempre.

Mañana voy al médico

22.10.05

Nunca te acostarás sin saber una cosa de más, me repetían de niño. Y hoy he descubierto que puedo ser más un ‘geek’ que un ‘nerd’ o un ‘friki’. Esta noche no duermo tranquilo y mañana, sin falta, tendré que ir a ver a mi médico de cabecera.

Reconocimiento

21.10.05

–A un tipo que se llama Fernando Alonso por correr mucho con un coche le dan el premio Príncipe de Asturias. En cambio, a mi hija, que es gimnasta desde niña, que entrena hasta ocho horas diarias, que casi si la vemos, no le dan ni las gracias. Y cuando hablo de mi hija hablo también de sus compañeras o de otros atletas anónimos, de los corredores o de los ciclistas. Eso sí es sacrificio y eso sí es deporte.
La escucho en silencio.
– ¿Pero en qué país vivimos?
–En este –le digo –. Y se marcha.

La cita

20.10.05


Ella necesitaba amor. Él sólo quería sexo. Los dos se demostraron lo contrario.

Leyenda oriental

19.10.05


Cuenta una leyenda oriental que, cierto día, se cerraron las puertas del Paraíso y que todas las oraciones de los fieles no lograron hacerlas abrir para que pudieran entrar las almas que trasmigraban de este mundo. La preocupación y los rezos fueron en aumento, igual que las almas de los difuntos que, desorientados, bajaban de nuevo al mundo con la importante crecida de almas en pena. Llegado un momento tal, el punto crítico del fluido inmaterial de almas, superó en mucho al de cuerpos materiales y colapsó la vida. Desde entonces La Tierra está habitada por fantasmas.

Discusión matrimonial

18.10.05


− Mira Pepe tú no sabes lo difícil que lo tengo para llegar a fin de mes con lo que tú me das − la mujer hizo una pausa −. Por todo, ya te digo, no sólo es por el dinero, es la casa que le hacen falta unos arreglillos − sollozó sincopadamente −. Y luego está lo de la niña que se ha empeñado en trabajar de camarera en un bar de noche, para volver a las tantas. Y tú que nunca me ayudas, te callas y dejas las cosas correr. Pero a mí se me fríe la sangre con cosas como esta, qué quieres que te diga.
La mujer sacó un pañuelo de papel del bolsillo y se apretó las aletas nasales para proseguir con su retahíla de lamentaciones.
− Y de tu hijo mayor qué me dices. Va a dejar los estudios porque primero está lo de estabilizar su relación de pareja. Desde que conoció a esa tiene el juicio en otra parte, no se da cuenta dónde se mete.
Un tumultuoso silencio se acercó hasta el lugar donde estaba la mujer que se retiró unos metros. Puso cara de circunstancias, es decir, se apenó mientras pensaba «bueno mi Pepe ya tiene otro más con quien hacer amistad». Cuando el cortejo se marchó pasó el pañuelo de papel por la foto que había en la lápida.
− Tú siempre tan callado y dándome la razón como a las tontas − y se despidió.

Reconocimiento

16.10.05


–A un tipo que se llama Fernando Alonso por correr mucho con un coche le dan el premio Príncipe de Asturias. En cambio, a mi hija, que es gimnasta desde niña, que entrena hasta ocho horas diarias, que casi si la vemos, no le dan ni las gracias. Y cuando hablo de mi hija hablo también de sus compañeras o de otros atletas anónimos, de los corredores o de los ciclistas. Eso sí es sacrificio y eso sí es deporte.
La escucho en silencio.
–¿Pero en qué país vivimos?
–En este –le digo–. Y se marcha.

La cita

15.10.05


Ella necesitaba amor. Él sólo quería sexo. Los dos se demostraron lo contrario.

Inmóvil

14.10.05


Lo confieso, no tengo móvil. Se trata de una medida de autodefensa y preservación de la salud.

Viernes

13.10.05


Los viernes son metafísicos. Plantean la palpitación de la semana y nos hunden en su esencia. Cumplimos con la semana porque creemos que el viernes nos traerá una playa desierta, la cima de una montaña que domina el horizonte, un bullicio de bares o un sofá sin estrés. Pero ahonda en nuestro autoengaño más que ningún otro día. Llegado el viernes ya no sabes dónde estás si frente a la fiesta que oculta otra semana o en la despedida de los días laborables.

La conjura de los necios

12.10.05


El título de la sorprendente obra de John Kennedy Toole me anima a escribir este comentario. Quizás la metáfora cervantina de la lucha contra los molinos de vientos no sea otra cosa que la pelea diaria contra la necedad y sus actores: los necios.Ese dicho que refiere que no hay algo más peligroso en el mundo que un tonto con mala leche, no viene más que a ponernos en guardia sobre la necesidad de tomar conciencia que los imbéciles son mucho más dañinos de lo que nos creemos. Hay quien afirma que su peligrosidad radica en que son mayoría.

Cavila

11.10.05


Lao Tse refiere en el Tao que “todo el universo ha sido creado de la nada”. Después de leer esto puede uno vivir tranquilo sin reformular su estrategia vital.

Reencuentro

10.10.05


Dos antiguos amantes se volvieron a encontrar en una cafetería después de muchos años. Tras intercambiar información sobre sus vidas él confesó:
─Contigo me equivoqué, nunca debía haberte dejado.
Ella lo miró dulcemente para tranquilizarlo.
─No, no te equivocaste. Acertaste por mí y me diste la oportunidad de conocer y querer a otros hombres.

El arte de la guerra

9.10.05


En cierta ocasión leí en un viejo tratado sobre la guerra lo siguiente: Nunca trates a un enemigo como tu enemigo –aunque tampoco debes dejar de pensar que lo es–, le darás la ventaja de fortalecer su espíritu. Relaciónate con él de manera que tú aparezcas relajado y amistoso, confundirás sus pensamientos y debilitarás sus convicciones: dudará en atacarte.
Siempre he pensando que una sonrisa desarma al más pintado.

¡Que viva España!

8.10.05


Un amigo que viajó recientemente a Dinamarca me cuenta como anécdota que mientras cruzaba por un zona rural vio, junto a unos saquitos de patatas, un tarro de cristal con las monedas que la gente deposita tras llevarse el producto que se expone en mitad del campo. Ese día leo en un diario que el propietario de un bar, aprovechando que le han robado dos máquinas tragaperras termina por robarse él mismo el resto de enseres del establecimiento. Todavía nos diferencia del resto de Europa la tradición picaresca del siglo de oro español.

La física del amor

7.10.05


Las fuerzas de Van der Waals se definen como atracciones débiles de corto alcance entre átomos de carga eléctrica opuesta. Algo parecido ocurre, con el tiempo, entre algunos amantes.

Colegas

6.10.05


−¡Antonioooo! ¡Qué a gusto vives, cabrón!
−¡Tú si que vives bien, bribón!
−Bueno, que te vayan dando mucho por culo.
−Y a ti que te la pique un pollo.

Sexualidades

5.10.05

El jerbillo es capaz de copular con cien hembras en una hora, el hámster 65 en el mismo tiempo y el león hasta 157 veces en 55 horas. El rinoceronte tiene cópulas de hasta dos horas. El acto sexual del insecto palo dura diez semanas sin interrupción.Los humanos pensamos que descubrimos la sexualidad como placer pero después de ver a los animales es mejor ponerlo en duda.

Déjà vecu

4.10.05

Me confesó: “a veces parece que uno ha vivido tantas vidas en una sola existencia”. Por qué me dices eso, le pregunté.
Tras mirarme en silencio, con la mirada ausente durante un momento, me contestó: “son como retazos que me llegan de mi pasado. Un flash repentino que me devuelve una imagen en la que no me reconozco y, sin embargo, protagonicé”.
Callé por un instante y como para calmar su angustia le dije si se arrepentía de algo. Entonces sonrió: “no, ni mucho menos, pero es tan inquietante esa imagen de extrañeza que, a veces, dan los recuerdos sobre uno mismo”.

Los límites del corazón

3.10.05


Marco Aurelio otorgaba a los amantes de su hermosa esposa Faustina los mayores honores, según cuenta su biógrafo Juluis Capitolinus. Con la debida distancia, he conocido a personas que obraban semejante parecer ante las infidelidades de su pareja. ¿Habrá que reconocer, acaso, que hay personas capaces de amar más allá de donde se detiene la mayoría?

Lo inesperado

2.10.05

Apenas contaba nueve años. Una mañana de domingo fui, con un grupo de vecinas mayores que yo, hasta el cine para comprar una entrada. Mi corazón alborozado caminó por las calles llenas de luz y se emocionó ante la cita de la tarde cinematográfica. Llegamos juntos a la taquilla del cine y cada uno compró sus localidades.
A la vuelta feliz como un niño que cumple su deseo decidí tomar un camino de vuelta casa diferente a la pandilla de jovenzuelas que me acompañaban. Tenía tanta prisa por llegar que me planteé echar por el trayecto más corto.
Había dado apenas unos pasos cuando un chaval, algo mayor que yo, interrumpió mi caminar. Me preguntó qué era lo que ponía en las entradas que llevaba en la mano. Con toda mi ingenuidad desplegué las papeletas y me dispuse a leer las letras impresas. No me dio tiempo a terminar la lectura. Los tiques volaron de mis manos.
Mi alegría desapareció de repente. Rompí a llorar mientras intentaba alcanzar al ladrón que pronto desapareció en una encrucijada de callejuelas. Mi desconsuelo fue a más igual que mi llanto.
Sin saber cómo se acercó a mí una mujer y me preguntó por mi compungido estado. Tras contarle mi desventura la señora identificó al muchacho, me pidió que me tranquilizara y me llevó hasta la casa de aquel joven.
Al llegar a una vieja casa, la mujer interrogó a una joven que cuidaba un bebé, sobre unas entradas de cine, y ésta le señaló que estaban en el poyo de la chimenea. La chica contó que su hermano acababa de traerlas y que se las había encontrado. Recuperada la papeleta la mujer me acompañó y cuando estaba cerca de casa me dejó ir.
Aquel día aprendí, en una sola lección, no a confiar ni a desconfiar de mis semejantes o del destino, sino a esperar lo inesperado.

Disfraces

1.10.05

Un día leí un proverbio indio que decía: “no olvides que debajo de tu ropa estás desnudo”. Bajo las apariencias no somos muy distintos.

Corral

30.9.05


El cacareo político cada vez es mayor. Insoportable.

Siesta

29.9.05


Me cuenta un conocido que ha aprendido, tras el almuerzo, a echar la siesta mientras ve los anuncios de televisión. Me dice que como la publicidad cada vez se parece a sus sueños, al despertar es como si viera cumplidos sus deseos. Supongo que debe ser así y algunas mujeres cambiarán a sus ‘hombres’ porque no saben manejar la lavadora; otras se reirán mientras se demuestra que ‘ellos’ saben hacer dos cosas a la vez: el café y multiplicar la tabla del uno. Habrá madres que puedan quitar de la cabeza a sus hijas las tonterías que aprenden en televisión con un desparasitador y padres que hagan la comida y frieguen los platos. También como hay una edad para todo, la hay para tener una determinada marca de automóvil.

Amigos

3.9.05

«Ninguna amistad soporta un dosis exagerada de franqueza», escribió en cierta ocasión el filósofo Émile Cioran. De ser cierto este axioma debería reconsiderar todas las relaciones amistosas mantenidas hasta ahora.

Paseo


Caminaremos por la suave arena del rebalaje como si el tiempo no existiera. Te contaré cosas de cómo siento el mundo en un largo paseo mientras las olas bañan nuestros pies descalzos. La sensación de arena húmeda en la planta de los pies provoca momentos de sinceridad, nos desnuda de fingimientos y no impele a contar intimidades y sueños nunca confesados. Esta arena seguirá aquí cuando no estemos nosotros. El infierno no existe y en el cielo seremos todos ángeles. Los huesos se acortan con el tiempo por eso las personas mayores son más bajas. Los peces no duermen porque no tienen cama.


(Elvira, 8 años)

Renovación del DNI

2.9.05


Tras fijarme que tenía caducado el Documento Nacional de Identidad desde hace veinte años, he tomado la drástica decisión de renovarlo. Sobre todo porque no acababa de reconocer al tipo de la foto. Un examen de conciencia ciudadana me encaminó hacia la Comisaría de Policía.
−Buenas.
−Dígame.
−Es aquí para renovar el carné.
−Sí.
−¿Qué hace falta?
−Dos fotografías y el carné antiguo.
−Tome.
−¿Es usted Juan Pérez Martínez?
−No estoy seguro.
−¿Cómo dice?
−Que a veces siento que no soy esa persona.
−Un poco de seriedad, eh.
−Es por mi enfermedad.
−¿Está usted enfermo?
−Sí. Tengo un trastorno bipolar serio.
−¿Eso que es?
−Que unas mañanas me siento bien, como el del anuncio del donut, y otras todo lo contrario. Por eso no sé si soy yo u otro.
−Pero ¿usted cambia de apellidos durante el día?
−No.
−Pues entonces usted es este.
−Vale, si usted lo dice.
−¿Es hijo de Juan y Juana?
−De Juana sí, porque me crió, pero de Juan no sé.
−¿Cómo que no sabe?
−Es que yo tengo varios padres.
−A ver, explíquese.
−Sí porque a mi madre le hicieron varias transfusiones sanguíneas durante el embarazo.
−Eso no cuenta. Su padre es Juan y ya está.
−¿Vive en la calle del Agua número 7?
−No, se llama calle Sequía, le han cambiado el nombre; como no llueve.
−Oiga me está usted impacientando.
−Disculpe, es por culpa de mi falta de identidad que caducó hace veinte años.
−Ya veo. Ande, deme el dedo índice de la mano derecha.
−Ese no. ¿No le importa que sea el de la izquierda?
−Me parece que usted y yo vamos a acabar mal. Muy mal.
−No se ponga usted así, hombre. Se lo digo porque el derecho, como lo utilizo mucho para señalar, lo tengo un poco gastado e igual las dactilares salen un poco cubistas.
−¿Acaso tengo cara de tonto? ¡Traiga acá el dedo ahora mismo o se lo corto!
−Vale, no se me irrite que igual le afecta el síndrome scriba infensus.
−Quiere dejar de decir chorradas de una vez. Y ahora deme el pulgar.
−Sabía usted que gracias a que el pulgar se opone a los otros cuatro dedos hemos podido evolucionar. Sin él ni usted ni yo sería lo que somos.
−Me tiene harto. Son 6 con 45 euros.
−Ah, pero hay que pagar por tener identidad.
En ese momento observé como la cara de aquel hombre enrojeció hasta un color rojo sanguina. Parecía que sus ojos se le iban a salir y dejó de respirar. Inmediatamente cayó al suelo. Dijeron que era un infarto. Entonces otro señor se me acercó y me dijo:
−Vuelva usted mañana.
Pero no he vuelto, a fin de cuentas prefiero ser un sujeto no identificado.

La vuelta al 'cole'

1.9.05


Después del maestro, al frente sobre la tarima, el resto de la clase estaba por ocupar su puesto en el aula. En primera línea los listos, los que querían llamar la atención, los pelotas, los concentrados, la minoría selecta y aquellos otros que no veían bien la pizarra. En medio la tropa, los tímidos, los del apellido en mitad del abecedario, los compañeros siameses, las sociedades afines y los intereses comunes. En las esquinas los marginados, los desplazados y, junto a la puerta, los que querían escapar pronto de aquella realidad. Al final, los que armaban jaleo, los que no daban golpe, los vagos y maleantes, los insurrectos, los inconformistas, los repetidores, los que persistían en sus errores, los rebeldes y los que se aburrían. No sé cómo me las apañaba todos los años para terminar en la última fila.Y sigo igual, si no qué hago ahora escribiendo este blog mientras paso las páginas de mi tiempo.

Consuelo

9.8.05




Me la encuentro pasado un tiempo tras el accidente de tráfico que acabó con la vida de su joven hijo. Nos saludamos con la mirada porque hay momentos donde sobran las palabras.
−Una pierde a los seres queridos pero no debe perder lo que sentía hacia ellos −me confiesa casi con lágrimas en los ojos−. Cada mañana hago cosas que sé que a él le gustaba verme hacer, no sé algo como sonreír, cocinar, dar largos paseos…
Después hay un silencio.
-Mi corazón ahora es un vaso de agua y su recuerdo como una bolsita de té que mojó para que me impregne de su presencia.



Olvidar un amor

6.8.05


Según una fórmula matemática, el tiempo para olvidar a alguien que nos ha dejado es igual a la mitad del tiempo que hemos convivido con esa persona, pero nunca más allá de tres años. Al parecer es el periodo necesario para que volvamos a querernos de nuevo.

Reciclaje

5.8.05


La música rock surgió bajo el espíritu de la juventud, la rebeldía, la libertad y el cambio de patrones sociales. Fue una bandera para renovar las viejas formas del mundo. En cambio, mientras ojeo un catálogo musical observó que la mayoría de los nombres llevan 40, 30, 20 años en el éxito y la actualidad. Me pregunto entonces si este reciclaje musical se debe a que no surgen nuevos rockeros con aquel espíritu o, simplemente, el dinero da la felicidad, porque jubilarse la mayoría no se jubila.

Leyenda urbana: la medusa

4.8.05


El último mito urbano es el de una niña que murió hace unos días tras ingerir una medusa. La imaginación colectiva lo ha hecho circular a una velocidad inusitada. La versión de lo sucedido, no sé sabe bien en qué playa, es que una niña de corta edad se echó un cubo de agua por la cabeza y la medusa entró por su boca con la consiguiente muerte de la pequeña.

El encuentro

3.8.05


−¿Cómo te va?−. Le preguntó un viejo amigo a otro tras encontrarse después mucho tiempo.
−Dejé a mi mujer después de veinte años y ahora vivo con otra veinte años más joven que yo.
El amigo sonrió.
−Tú sí que sabes, bribón −le dijo−.
−No, no, que va −respondió mientras miraba al infinito−, ahora es cuando no sé nada.

El engaño de las palabras

2.8.05


Conocí en cierta ocasión a dos personas, una creyente y de pensamiento conservador y la otra, agnóstica y liberal. Ambas solía entablar largas y pacíficas discusiones sobre sus puntos de vista, diametralmente opuestos, de la realidad. Nunca dejaron de saludarse, ninguna le deseo mal a la otra ni hizo nada por dañarla y mantuvieron su amistad largo tiempo.
En cambio cada una de ellas hubo de padecer lo suyo, precisamente, entre los correligionarios de sus ideas, aquellos que se suponían más cercanos a lo que ellos pensaban y con lo que estaban de acuerdo. Ambas aprendieron, entonces, a medir al resto de los humanos no por sus proclamas, no por aquello que decían que eran, sino por cómo actuaban.
Cada mañana nos vestimos con un traje de bonitas palabras que lucimos todo el día, pero es al anochecer cuando estamos desnudos y sólo llevamos puesto aquellos actos cometidos.

Recreo

1.8.05


Nos da por pensar que las vacaciones resolverán gran parte de nuestros asuntos pendientes, pero no vemos que somos como el burro tras la zanahoria. Siempre volvemos en septiembre.

Día de playa

30.7.05


La justicia, siempre divina, de la atmósfera pronosticaba un día termométricamente con las isóbaras a fiebre de camello. Discutían los noticieros especializados sobre la proclive tendencia a mantener las presiones atmosféricas en una cotización al alza. Vanesa desayunaba en camisón de seda verde y unas braguitas que amordazaban la frondosidad de su vello pubiano. Sumergía su cuchara sopera en el tazón de leche blanquecina y fresca para rescatar, con distraído automatismo, una buchada de cereales empapados de lácteo dulzor. Las fibras y el budismo eran la última cruzada dietética que se había empeñado domesticar. Pero Vanesa nunca pensaba que estaba comiendo porque le resultaba arduo el proceso combinatorio de la nutrición.

Soñar despierta era un ejercicio emocionante que además le reportaba una súbita belleza a su rostro infantil y maligno (una mezcla, digamos, de chica vamp y Lilí Monster). A pesar de lo enmarañado de su pelo, alborotado por alguna aventura onírica de la noche y del desdibujo de las postreras huellas de maquillaje, conservaba un aspecto vigoroso y fuerte, tan propio de las nativas de Tauro. Pero los 113 grados Fahrenheit de aquella mañana, le habían hecho encajar, súbitamente, una mueca de asombro y de perplejidad, enrareciendo su carita de cera virgen. Este iba a ser un día de calor, de un calor que haría sudar hasta las piedras. Se ordenaron entonces en su mente, mientras alzaba el tazón para finiquitar el asunto del desayuno, las imágenes de su biquini rojo, la arena ardiente, la sombrilla con paisajes de oasis, el chismorrear casi silente de las pequeñas olas, una pareja de delfines gemelos y la línea infinita del horizonte marino de un azulado refrescante. Un calor tontencino iba tomando el día por todas sus arterias y otros conductos de la circulación sanguínea.

Llamaron a la puerta justo cuando la radio anunciaba, el último boletín tórrido que recitaba una oleada de fuego, alcanzando, en esos momentos, la temperatura crítica soportable por la exudación de los cuerpos, situada por ciertos entendidos, no sin polémica, en los 140 grados Fahrenheit. Vanesa entonces perfilaba ante el espejo su ritual de labios y carmín, la malévola constelación de pecas ubicada en sus mejillas, y se alegró, al saber, que había llegado Luis para llevarla. Sólo la retuvieron los cinco segundos imprescindibles del último retoque.

Sorprendida al entreabrir la puerta y no ver a nadie, sólo halló un charco de líquido en evaporación y reconoció las bermudas con dibujos de pececitos tropicales que le regaló a su novio. El calor le había echado por alto un día de playa.

Incruento amor

29.7.05


Por cada amor, cuenta un dicho popular, hay tres desamores. La batalla del corazón no puede ser más cruenta. Hasta acertar con el destino cuántas víctimas se dan en el camino.

Púberes

28.7.05


El tedio, un material consustancial a la adolescencia y una herramienta con la que los jóvenes pueden malgastar todo ese tiempo que les sobra, es un ejercicio necesario para saber, después, qué breve es la existencia.

Un amor equivocado


Dejar el trabajo, los amigos, el lugar que te vio crecer por una pasión amorosa parece todo un gesto romántico y atronador. Pero y si después de todo eso es un amor equivocado el que se escoge, ¿qué nos queda? Sólo quienes han errado en su camino saben reconocer esa huella, porque hay quien es más feliz con la pasión que siente que con el amor que le dan, parafraseando al pensador francés La Rochefoucauld.

Empatía

27.7.05


Alguien me comentó un día que se había dado cuenta de la cantidad de mujeres divorciadas que vivían en su ciudad; estaba en pleno proceso de divorcio. Una amiga me paró en mitad de la calle y me apuntó que los hombres eran infieles por naturaleza; luego, entre lágrimas, me confesó una aventura extramatrimonial de su marido. Un conocido me relató una estadística del color más usado por los fabricantes de coches y el modelo que más se repetía; acaba de comprar uno que encajaba con esos dos parámetros. Mi vecina, después de un saludo efusivo, vino a decirme que había una epidemia de perros en el barrio mientras su caniche se meaba en el pernil de mi pantalón.
Parece, como refiere el dicho popular, que sólo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena y descubrimos otras caras de la realidad cuando nos toca padecerlas. Un poco de más alteridad no le vendría mal al ser humano.

Dendrocronología

26.7.05


Igual que los árboles envuelven con anillos el paso de los años, por las veces que hemos amado medimos la edad del corazón.

Dendrocronología


Igual que los árboles envuelven con anillos el paso de los años, por las veces que hemos amado medimos la edad del corazón.

Una marca

25.7.05


Primero fue el hombre metrosexual, después llegó el metroemocional y ahora el vitalsexual. Al final los hombres acabaremos convertidos en un anuncio de colonia.

El beso

24.7.05


Llovía sobre el silencio de la noche coja con mansedumbre y delación, en una noche de mayo cuando todas las puertas se han cerrado. La tormenta del miedo que auscultaba entre los borradores de los sueños, se hacía fuerte y jadeaba. El tiempo era un misterio envejecido como un vino añejo. Entonces la besó en la boca. La besó con un beso apasionado y definitivo mientras su mano derecha agarraba la nuca que tapaba una ondulada melena pelirroja de reflejos oscuros desplegada en el aire de la noche. Sabía que la perdía, que ya la estaba perdiendo desde esa noche desangelada. Sara no entendió el porqué de aquel beso, ni el titilar de las estrellas que asomaban en el silencio como puntitas de cristal, ni la mirada extraña del transeúnte que cruzó aquel instante. Una lágrima andrógina se deslizó por la mejilla de Esperanza mientras recordaba la última escena de la película Thelma y Louise.

Antropofagia

23.7.05


El tiempo me come el corazón y soy una víctima más de la cruel existencia.

Doctor ¿me puede recetar una depresión?

21.7.05


Modelos sociales a imitar

Antonio. Un Guardia Civil dado de baja por depresión que se dedica a hacer chapuzas de fontanería y albañilería. Practica ciclismo y se aplica en pintar cuadros.

Antoñita. Trabajaba de cajera en un supermercado. Está dada de baja por una lesión en una mano. Suele montar a caballo y se va al Rocío un par de fines de semana al mes.

Toni. Es Policía Local. También está dado de baja por depresión. Es corredor de fincas, asiste a clases de Tai Chi y los fines de semana se va de ‘marcha’.

Toñito. Le dieron la baja por una enfermedad reumatoide en una entidad bancaria. Ahora se dedica a rodar cortos cinematográficos. Se le suele ver en bares, cafeterías y ‘pubs’ como lugares que más frecuenta.

Toñi. Maestra. Dada de baja por depresión facultativa. Pertenece a un club de senderismo y cada fin de semana participa en una de sus juergas. Va a clases de baile.

Toñín. Lleva veinte años dado de baja como Policía Nacional por depresión. Acude cada día a un club de aeromodelismo y canta en el coro de una iglesia. No se le conoce otra actividad complementaria.

Antoñón. Vino exiliado de Centroamérica a Europa. Lleva veinte años viviendo de la lástima que da a las administraciones culturales y a los amigos. Es un artista y un perseguido político y huye del trabajo como los lobos del esparto.

Nota.- Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

En la cola del súper

20.7.05


- Los medios británicos justifican la ocultación de imágenes de los atentados de Londres. Son los mismos medios que sacan el descuartizamiento de cadáveres en todas las guerras del mundo.

- Juan Manuel de Prada vio cumplido un sueño de infancia al ganar el Planeta. Es bien triste crecer sin infancia. De niño debió ser muy mayor.

- Continúa la subida de tipos para controlar la inflación. ¡Qué mujer tan díscola ésta que no se deja controlar!

- Seis hermosos ejemplares de toros miuras fueron asesinados ayer en la plaza de las Ventas, sin que se hayan producido detenidos hasta el momento. Los animales murieron desangrados después de ser maltratados, pinchados, mareados y finalmente matados con un estoque, a manos de unos individuos que lucían brillantes y coloristas trajes ajustados, mientras una multitud los ovacionaba.

Declaración de Hacienda

19.7.05


Este año declaro haber tenido ingresos importantes en afectos corrientes.

Paisanaje

18.7.05


Hoy he hecho un largo viaje pero no he visto ciudades ni campos, ni playas ni mesetas, tampoco carreteras ni puentes. He viajado por los rostros humanos que es la aventura que más puede fascinar.

La carta

17.7.05


El Vaticano me ha enviado una misiva en latín donde me pide que reconsidere el título de este blog. Sugieren desde las altas instancias eclesiásticas que debería abandonar el sexo y quedarme sólo con las moscas (http://www.elsexodelasmoscas.blogspot.com). Esta será para mí una larga meditación veraniega que no me dejará dormir.

Metido en el charco

16.7.05


Hay un charco en la noche que, en sus bordes, refleja la luz de la luna. Su silueta asemeja el bocadillo de un tebeo con la superficie oscura. Qué escribir dentro: la noche misma, el pensamiento del día que se va o el sueño que espera. La larga meditación del cuento que es la vida. Al final me doy cuenta que dentro de ese negro espacio estoy yo.

Literatura infantil


Harry Potter es un libro mágico…para la cuenta bancaria de su autora Joanne Kathleen Rowling que ya supera el billón de dólares. Lo prometo, nunca volveré a reglar un libro del aprendiz de mago.

El traidor

15.7.05


Me encuentro a un conocido en la cola del supermercado. Nos saludamos. Le preguntó cómo le va y qué hace. Me responde: «ya ves, aquí de traidor». ¿Cómo dices?, le digo sorprendido. «Sí, de traidor. Tráeme esto, tráeme aquello, tráeme lo otro», me dice. Y no tengo más remedio que despedirme con una sonrisa.

Dicho latino

14.7.05


Quien aspira a la felicidad de una vida burguesa desea su propio infortunio.

Máxima

13.7.05


Las moscas y el sexo, dos cosas que no nos podemos quitar de encima durante el verano.

Kamikaze

12.7.05


Tropezó mil veces sobre la misma piedra pero no era un error. Quería suicidarse.

La densidad de las palabras

11.7.05


Las palabras no son corchos que echas a flotar sobre el agua. Tienen que tener un peso específico que las haga hundirse en nuestro interior.

Efectos del calor

10.7.05


Una mayor agresividad.
Los conductores corren más. Suena más fuerte el volumen de la música.
Espejismos urbanos: se ven mujeres casi desnudas que caminan por la ciudad.
Hay más mosquitos, cucarachas y todo tipo de insectos.
Sube la tasa de insomnes.
Los litros de sudor podrían llenar cien piscinas olímpicas.
El calor produce olas y da golpes.
Los cuerpos se dilatan.
La cantidad de calor que recibe un cuerpo cuando aumenta su temperatura es directamente proporcional a la masa que tenga, al cambio de temperatura observado y al calor específico del material en cuestión que, en este caso, es de carne y hueso.

Cambios

9.7.05


Cansada de intentar hacerse oír entre el ruido de la música y el humo del pub, un día decidió ponerse es escribir en una bitácora. Desde entonces no ha vuelto a tener problemas de afonía.

Quejas

8.7.05


Me molestan los viernes con su carga de feroz optimismo.

Insignificancias

7.7.05


El maestro zen Li-Chin contó a su alumno que, desde algún lugar del universo, inhóspito e inerte, se podía ver titilar, entre un millón, una pequeña estrella llamada Sol. La humildad es una práctica que siempre nos debe reconfortar.

Ciclos de lavado

6.7.05


Remojo, prelavado, lavado, enjuague, aclarado y centrifugado. Igual que la publicidad hace con nuestros cerebros.

Aplausos

5.7.05


Nunca he visto aplaudirle al campesino cuando termina de hacer su trabajo, ni al pescador cuando baja de su barco, tampoco al minero cuando sube de la mina. No he visto ovacionar al albañil cuando baja de su andamio, ni reverenciar al mecánico cuando termina su jornada con las manos grasientas. Ni he visto sacar a hombros al médico que curó una enfermedad mortal, ni pedir autógrafos al investigador que inventó una nueva vacuna. Así igual con las amas de casa, los operarios del servicio de limpieza, los que enseñan, los solidarios, los preocupados por el medio ambiente, los que se dan a los demás.

Entonces por qué echan chispas las manos del público cuando termina su actuación un roquero multimillonario, un futbolista afamado o un escritor que recibe un premio de cuantiosa factura.

Simbiótico

4.7.05


Extraño tipo el que vive en mí y cada mañana sale al espejo a saludarme.

Enigmas infantiles

3.7.05


Uno de los mecanismos más misteriosos de mi infancia era el torno de los conventos de las monjas de clausura. Penetrar en el enigma de aquella voz que respondía tras un “ave maría purísima”, “sin pecado concebida”. Desde ese mismo momento ya pecaba con el pensamiento al imaginar que aquella voz dulce escondía una bella mujer inalcanzable para mí. Después estaba la decepción que el rechinar del torno me traía tras haber depositado una moneda, y que no era otra que los recortes de las hostias que las monjas hacían. Penetrar en el misterio ejerce una intensa atracción en el ser humano.

Darle la razón

2.7.05


Nunca se me ocurre llevarle la contraria a mi peluquera, sobre todo si tiene las tijeras en la mano.

Pensamiento único

1.7.05


Continuamente piensa en el sexo. Aunque a veces se distrae y piensa en las mujeres. Y reconoce que se desconcentra y, entonces, sueña con mujeres. Menos cuando se desorienta y piensa en las mujeres.

Chwila

30.6.05

Si la vida es una suma de instantes, un instante es, tal vez, la suma de muchas vidas.

Realidad virtual

25.6.05



Entré a aquel bar para tomarme algo fresco. Me atendió un camarero con acento cortés y de mediana edad, calvo. Cogí mi consumición y me senté en una mesa. Eché una mirada en derredor del establecimiento y vi a un hombre enjuto que echaba monedas en una tragaperras sin parar. Junto a él una mujer sobre maquillada y con la ropa pegada al cuerpo que dibujaba un perfil de bultos irregulares, rodeándole con el brazo. Al fondo en una mesa cuatro hombres miraban distraídos un partido de fútbol en el televisor, dos con poco pelo, otros dos barrigones, uno de ellos carraspeaba de vez en cuando y a otro le costaba masticar porque no tenía dientes. También había dos parejas entretenidas en sus juegos eróticos, pero que no eran adolescentes, una de las mujeres con la ropa tan pegada que dejaba adivinar los kilos que le sobraban. Más allá dos compadres, uno de inmenso cuerpo y otro diminuto, cargados de alcohol. Otros que entraban y salían con rostros poco afortunados que alguno reconocía en decir: “anda que eres más feo que yo”. Y estaba yo que no era muy diferente a todos ellos.

De repente el volumen de televisor aumentó y llamó mi atención sobre el ruido de fondo que había en el bar. Comenzaba un intermedio publicitario. Me fijé y sólo vi gente joven, inmaculada, dermoestéticamente perfeccionados por la genética y los tratamientos antiarrugas. Gente que parecía feliz, casi perfecta en sus deseos y en sus realidades.

Entonces me pregunté que si la gente es así realmente, los que estábamos en aquel bar no existíamos. Éramos virtuales.

La llamada maternal

16.6.05



A Rosi

En la isla Socorro hay una variedad de pájaros cuyas hembras, con su insistente piar, reclaman a sus polluelos para que no se extravíen. En Andalucía –cito ese lugar porque es donde lo he vivido- y quizás también en otros lugares, las madres suelen llamar a sus hijos con una voz aguda y clara, cuyo tono es identificado rápidamente por su vástago. Es una seña de identidad que enlaza con lo ancestral del ser humano, un fenómeno que ahora queda circunscrito a los pueblos o las barriadas porque el ruido de fondo de la ciudad tapa todos los sonidos que eran identificatorios. Una práctica que me evocan aquellos versos de César Vallejo:


Y nos levantaremos cuando se nos dé
la gana, aunque mamá toda claror
nos despierte con cantora
y linda cólera materna.

La cantinela de la madre es la llamada de la especie, pero también puede que sea un vestigio del canto de las sirenas.

Escritores

15.6.05



Una buena obra literaria siempre superará la figura de quien la escribió y la dejará en un segundo plano. En cambio, una creación mediocre se verá ensombrecida por el ego de su autor cuyo nombre tapará las letras del título.

Al filo de la cama

14.6.05



Las personas que tienen por costumbre dormir solas no saben el tesoro que poseen. En su descargo argumentan que, en esa práctica, echan de menos al alguien a quien poder abrazar las largas noches de inverno, un otro con quien charlar las cortas y calurosas noches de verano. Quieren, en definitiva, compartir los pensamientos del día y los sueños de una vida mejor y no estar solos en ese viaje que es el sueño nocturno.
Está claro que hablan desde la inexperiencia sobre un hecho que resulta trascendente en la vida marital. La cama, una vez decides compartirla, se convierte en un mapamundi geopolítico y estratégico. Para empezar debes elegir una parte de ella que será como si te condenaran a cadena perpetua, porque ya nunca podrás regresar al otro lado. Para seguir tendrás que ser de izquierdas o de derechas (en la cama), porque no hay punto intermedio. Podrás mirar la otra mesilla de noche, pero ya no te pertenecerá y hasta la lamparilla con nostalgia, pero ese interruptor no lo tocarás jamás de no ser que se rompa y tengas que acudir, no como usuario, sino como chapuzas doméstico. Es como si vivieras en España y te acordaras de China.
Una vez te acomodas en la mitad del uso del colchón, lo peor está por llegar al sucederse una serie de litigios y calamidades que nunca habías previsto. El primero es el uso y abuso de la almohada que puede derivar en una tortícolis crónica o síndrome del pescuezo torcido, al que le esperan mañanas de masaje y Reflex. El segundo los avatares es la llamada batalla por las sábanas, una guerra de tirones en la seminconsciencia del sueño que, las más de las veces, acaba en trágica destapada, por no mencionar el tinglado que produce cuando a las sábanas añades la ropa de invierno (colcha, cobertor, edredón, etcétera), o cuando notas que tus pies están fríos y tu cabeza caliente. El tercero es cuando el enemigo avanza hasta sitiarte al mismo filo del precipicio (hay quien llega a caer al vacío). Entonces recuerdas con nostalgia como tu cama te recordaba a las grandes praderas donde solías retozar largas horas, buenos sueños.

Clones

13.6.05

No quiero ser ejemplo de nada ni serlo para nadie y así evitar que se repliquen mis errores.

En la cola del pan

12.6.05

 
Seis hermosos ejemplares de toros miuras fueron asesinados ayer en la plaza de las Ventas, sin que se hayan producido detenidos hasta el momento. Los animales murieron desangrados después de ser maltratados, pinchados, mareados y finalmente matados con un estoque, a manos de unos individuos que lucían brillantes y coloristas trajes ajustados mientras una multitud los ovacionaba.

***

Una regulación isabelina de principios del siglo XIX prohibía a los maridos pegar a sus mujeres a partir de las diez de la noche para no molestar a sus vecinos.

***

Un hombre habla de la relajación del yoga mientras otro entra en un portal cubierto con una boina y cargado con dos bolsas llenas de pan.

Augures

11.6.05



De niño me aficioné a las películas de ciencia-ficción, supongo que porque estimulaban mi imaginación y mi deseo inconsciente de evadirme de la realidad. Seguí mirando esos filmes durante mucho tiempo pensando que podría atisbar como sería el futuro en este planeta. Más allá del horizonte del año 2000, todas las películas narraban guerras nucleares, invasiones de extraterrestres, cotidianos robots y realidades idílicas. Lo curioso es que ninguno de ellos hablaba de Internet.

País de ruido


Según la Organización Mundial de la Salud ruido es «todo aquel sonido no deseado». El ruido provoca importantes desequilibrios sobre la salud como estrés, irritación y ansiedad. Sube la tensión arterial y el colesterol y lesiona seriamente el corazón. Igualmente estimula los padecimientos estomacales y las afecciones síquicas.

130 decibelios. Avión sobre la ciudad
125 decibelios. Cohetes
122 decibelios. Feria
120 decibelios. Taladradora
115 decibelios. Motocicletas sin silenciador
110 decibelios. Interior de discoteca
100 decibelios. Claxon de autobús
90 decibelios. Metro dentro del túnel
85 decibelios. Tráfico rodado
83 decibelios. Publicidad en televisión
80 decibelios. Un paseo por la Vía Laietana
77 decibelios. Botellón
75 decibelios. Discusiones
73 decibelios. Madres llamando a sus hijos en Andalucía
70 decibelios. Bares
60 decibelios. Ambiente de oficina
50 decibelios. Conversación normal
40 decibelios. Zonas residenciales
30 decibelios. Tic-tac del reloj
20 decibelios. Rumor de hojas de árboles
10 decibelios. Pájaros trinando
1 decibelios. Un beso en las mejillas

Libro de instrucciones

10.6.05


Con un pan debajo del brazo no, pero con documento explicativo si deberíamos venir al mundo para saber qué hacer. Un manual de instrucciones donde se revelara que somos caducables y, un día, mejor tarde que pronto, igual que hemos venido, nos deberemos ir por mucho que nos guste haber vivido; que no seremos siempre niños; que amar también conlleva dolor aparejado. En fin, al menos un manual de uso para que el viaje de la vida no sea muy confuso.

Cuidados

9.6.05


La publicidad nos alimenta cada día la idea de que tengamos un cuerpo joven y en forma, con ejercicio físico y una buena nutrición. En cambio, nada habla de tener una mente igualmente jovial y entrenada. Al final seremos unos perfectos cascarones vacíos.

Fatalidad

8.6.05


Yo era un hombre que vivía en el mundo real. Ahora soy un ser que vivo en este blog y no tengo remedio.

Eternidad

7.6.05


Mientras uno está vivo es inmortal. Una vez te mueres, ya no.

Sonidos

6.6.05


El sonido del hambre en las tripas alcanza los diez decibelios. Si pudiéramos sumar el ruido de los miles de millones de pobres para que sonaran al unísono, nos desvelarían de nuestra plácida siesta con un buen susto.

Ferias librescas

5.6.05


Es miserable y truculento enmascarar los intereses de las editoriales con campañas de fomento a la lectura. Por favor que no nos engañen más: si no vendieran libros no estarían preocupados en que nadie leyera. Que los libros sean patrimonio de la humanidad y los escritores se ganen la vida en el curro como todo el mundo. Ya está bien del proteccionismo cultural burgués mantenido durante siglos. Con los libros debe pasar como con la música donde Internet va a acabar con los intermediarios (¿para qué las malditas discográficas llenas de ejecutivos con grandes sueldos y los músicos renqueantes de las sociedad de autores? –se sugiere echar un vistazo a la lista de cadáveres, como por ejemplo: Miguel Ríos. Un, dos, tres, responda otra vez-).

Vida útil

4.6.05


Los motores y las maquinarias tienen una vida útil con una duración determinada. A veces me pregunto qué cantidad de vida útil tengo yo, después de almacenados todos los procesos que se dan en la existencia.

Leyenda oriental

3.6.05


Cuenta una leyenda oriental que, cierto día, se cerraron las puertas del Paraíso y que todas las oraciones de los fieles no lograron hacerlas abrir para que pudieran entrar las almas que trasmigraban de este mundo. La preocupación y los rezos fueron en aumento, igual que las almas de los difuntos que, desorientados, bajaban de nuevo al mundo con la importante crecida de almas en pena. Llegado un momento tal, el punto crítico del fluido inmaterial de almas, superó en mucho al de cuerpos materiales y colapsó la vida. Desde entonces La Tierra está habitada por fantasmas.

Faltas de ortografía

2.6.05


Me he puesto a mirar la hierba
y no he visto si crece con uve o con be.
He abierto mi mano al cielo
para ver si la lluvia la mojaba
con uve o con be.
Me ha dado el viento en la cara
y no he sentido si llevaba
una uve o una be.
La hierva, la llubia o el biento
son a pesar de las faltas ortográficas
y por eso las entiendo,
las de respeto no.

Erosión

1.6.05


Somos seres erosionados. Nos desgasta el sol, el agua, el aire y hasta nuestras propias células se oxidan. ¿Cómo no nos va a gastar el amor?

Humillación

31.5.05


Un cartel cuelga frente a una larga cola personas que esperan su turno frente a la ventanilla del banco. En él se puede leer: 'Gane tiempo'. Los bancos no sólo nos aplican el pecado de la usura, además se ríen mientras especulan con nuestras vidas.

Paseos

30.5.05


Con el paso del tiempo uno vuelve con frecuencia al pasado como el que viaja en zapatillas del comedor al baño.

Abecedario del amor

29.5.05


Las relaciones de pareja están llenas de tópicos: el amor eterno, la media naranja, el príncipe azul, la mujer de tu vida. Clichés que esconden el lado oculto y prosaico del amor, esa gran utopía de los sentimientos. Y como el ser humano tiene tendencia a medir todas las cosas, hace algunos años, varios amigos, todos hombres, discutimos sobre la duración del amor. ¿Cuánto dura el amor de un amor?

No hubo una conclusión definitiva pero llegamos al acuerdo que la permanencia del amor en la pareja podría situarse entre los dos y los tres años, mucho tiempo antes de que se publicara ese libro casi infame del francés Frédéric Beigbeder. Uno para enamorarse, dos para amarse y el tercero para dejarlo. En ese momento el amor ha rebasado su fecha de caducidad aunque haya quien se empeñe en continuar y vivir otra cosa distinta a lo que fue.

Basta si no con mirar a esas parejas de Hollywood que coleccionan divorcios, igual que otros famosos de lo fútil, del espectáculo o de la música, sin hablar de los anónimos millonarios.

Absurdo

28.5.05

Y mañana es lunes y no sé por qué sigo escribiendo.

Tozudez

27.5.05


Es desmedido el afán que la especie humana pone por perpetuarse con estrategias frente al tiempo, cuando apenas si somos simples topos que horadan en la nada.

Noticias del mundo

26.5.05


Cuatro de cada diez niños españoles sienten ansiedad si no pueden usar su teléfono móvil. Los seis restantes aún no tienen móvil.

De joven solía leer los horóscopos. Ahora leo las notas necrológicas. Pasamos de indagar los fetiches a interesarnos por lo definitivo.

Al abrir el correo me he encontrado un anuncio para el alargamiento de pene. En la misma clínica reparan el himen perdido, entre otros prodigios de la cirugía sexual. Queda claro que avanzamos hacia un mundo de reliquias.

Obsequio

25.5.05


A Laura

El regalo es la palabra.

Redundancias

24.5.05


Por abundar en el tema de la risa decía Émile Cioran: «Todos estamos equivocados, excepto los humoristas. Únicamente ellos, riéndose de todo, han intuido la inanidad de lo serio y hasta de lo frívolo». Es por tener algún argumento a favor.

Carreras

23.5.05


Todos los domingos a las diez de la noche comienza una carrera de pizzeros por las calles de la ciudad. Corren que se las pelan. El premio, un contrato de tres meses con un salario irrisorio para terminar despedidos. A pesar del premio, por la manera de correr parece que les va la vida en ello.

In competencias

22.5.05


Una chica diagnosticada como borderline ha trepado hasta una vieja chimenea en un intento de hacerse daño (habrá quien diga de suicidarse). Rescatada del abismo físico, que no del existencial, nadie tenía competencias sobre ella porque está sola y no tiene familiares. Incompetentes en el tema son los jueces, los policías, los políticos y esta sociedad.

In tolerancias

21.5.05


Me entrevisto con el poeta Félix Grande (premio nacional de las letras 2004). Entre otras cuestiones le pregunto por el cambio que representa Internet para la poesía y, en concreto, sobre la edición de libre circulación por la red en sustitución de los arbitrarios criterios que fijan las editoriales. Su respuesta me deja perplejo e indignado a la vez. Me dice que él ignora todo lo concerniente a Internet y las nuevas tecnologías. Le insisto que su nombre y su obra aparecen en centenares de documentos y, para justificar su postura, me comenta que en una página de Internet él aparece asociado a la generación del 27. Un error que no perdona a la herejía que significa el ciberespacio y a los herejes internautas.

El hundimiento del Titanic

20.5.05


En las estadísticas no hay que tener fe ciega pero es necesario tenerlas en cuenta y comentarlas por el valor orientativo que contienen sobre aspectos generales. El último dato que llama la atención es que varios estudios señalan que sólo el 25% de las mujeres llega al orgasmo a través de la penetración, mientras que el resto precisa la estimulación del clítoris. De ser cierto el número se estaría derrumbando otro de los baluartes de la virilidad y de la prepotencia de algunos machos.

Santoral

19.5.05


-Pochi, no cruces la carretera-, le dijo su madre al pequeño. Llamar así a una criatura puede causar un daño psicológico irreparable.

Agradecimiento humano

18.5.05


Había una vez un mono macaco que fue amaestrado para recoger el fruto de los altos cocoteros. Durante bastante tiempo el ágil animal trepó por los palmerales cuantas veces se lo indicó su amo para recoger los cocos. Trabajó durante muchos años sin recibir nada a cambió que no fuera su alimento diario. La edad, que no perdona, le hizo perder destreza. Para premiar su larga carrera de recogedor de cocos, su amo, un mal día, se lo comió.

Lectura rápida

17.5.05


He comenzado a ojear el periódico y veo que dedica seis páginas a La Guerra de las Galaxias. Las paso sin leerlas y eso que me ahorro. A veces las exageraciones nos devuelven a la vida sencilla.

El tren de la bruja

16.5.05


He tardado treinta años en quitarle la escoba a la bruja y en cambio no recuerdo cuándo ni como bajé de aquel tren.

Cultura pastiche

15.5.05


El principal foco cultural de este país irradia de los quioscos de prensa donde se pueden adquirir toda clase de adminículos, y que son el verdadero catalizador de la cultura popular.

Noticias del mundo

14.5.05


Un niño ríe unas trescientas veces al día. Sin embargo, el adulto más ruiseño no suele reír más de 100 veces al día y hay quienes no pasan de quince, si es que llegan a ese número.

La risa estimula el sistema circulatorio y respiratorio, activa la secreción de adrenalina y aumenta el flujo sanguíneo hacia el cerebro.

Veinte segundos de risa equivalen a 3 minutos de ejercicio constante en el gimnasio. Un minuto de risa equivale a 45 minutos de relajación. Tres minutos de risa equivalen a 10 minutos de remo enérgico.

El corazón aumenta su frecuencia y es capaz de bombear cada minuto entre 140 y 210 mililitros de sangre, cuando lo normal son 70.

Grandes extinciones

13.5.05


Al final de una larga lista de nombres figurará la especie humana.

La Caja de Pandora

12.5.05


Cada deseo oculta y lo ignoramos, escondido un infierno. Sólo sabemos de su devastación cuando desanudamos ese deseo.

Actualidad

11.5.05


Sería una mala noticia que la poesía se pusiera de moda. Una mala noticia o una mala moda.

Cumpleaños

10.5.05


¡Qué hermosa edad aquella que no se siente!

Perfume

9.5.05


Y cuando la rosa muere qué queda de la rosa.

Embarazo nacional

8.5.05


España ha amanecido hoy en cinta. Vamos a ver cómo nos sienta este preñado.

Cementerios

7.5.05


Las librerías huelen a muerto. Están llenas de cadáveres de árboles.

Éxito

6.5.05


El éxito de un ‘blog’ es inversamente proporcional al número de visitas que recibe. Cuanto menos visitado sea más lejos estará del espíritu competitivo y mercantilista instalado en el mundo, más cerca de la libertad de no ser leído y adulado. Somos más en la medida de que nos somos nadie, en la manera de acercarnos a nuestra esencia: la nada de donde provenimos.

Turgencias

5.5.05


Tengo tres amigas que están muy agradecidas a la silicona. Dicen sentirse mejor y haber superado el sentimiento frustrante que las acompañaba a lo largo de sus vidas. Ahora ya pueden verse bien en ese espejo donde se miran tantas mujeres y que no está hecho de azogue, precisamente.

Noticias del mundo

4.5.05


Más de cincuenta millones de personas en el mundo han tomado Prozac.

El pasado año 36.000 mujeres españolas recibieron tratamiento de bótox.

El ‘puente’ festivo ha provocado un aumento considerable de los índices de colesterol y triglicéridos.

La Encuesta Nacional de Salud señala que los escolares españoles de entre 7 y 11 años son los más gordos de Europa, tan sólo superados por los de Malta. Un tercio de los críos con esas edades es obeso o pesa más de lo que debería, según la Internacional Obesity Task Force.

La fe es una especulación del razonamiento.

Día de la libertad de expresión

3.5.05


Comunicado de prensa

Vendo noticias, trafico realidades,
cada día produzco, como un operario,
noticias que son retazos del mundo.
Despacho ilusiones y comercio dilemas,
antes que nada soy mensajero
pero sólo de aquello que vende.

Para ganarme el pan,
el techo que me cubre
y el coche que me lleva,
negocio con noticias que suenan a verdad,
manipulo asuntos que son de la incumbencia
de un patio de vecinos,
y doy, con mi trabajo intelectual y lúcido,
un producto industrial muy demandado
por la opinión pública.

Fabrico cada día,
en diez mil pulsaciones
la ilusión de este tiempo.
Redacto el espejismo de la realidad
negociada por quien manda,
y cuento entre líneas
que aquí y más allá
manda quien paga
por triste que parezca mi insistencia.

Aludo a lo objetivo
aunque sé que no existe
y me muerdo la lengua
hasta que termine
por envenarme con ella.

Nómadas

2.5.05


Somos una conciencia ciega que vaga por el universo.

Onomástica

1.5.05

Hoy es el Día de la Madre por decreto del Corte Inglés.

El juego de lo inútil

29.4.05


El nirvana es la experiencia de la nada, un espejo que no devuelve ninguna imagen. Y sin embargo cuando menos soy, cuando menos me veo, más libre y satisfecho me siento.

Inocencia primera


La felicidad es una entelequia burguesa. Uno deja de ser feliz cuando pierde la infancia.

Conversación

28.4.05


–Yo es que me rallo muy pronto.
–Y yo. Pero es güai.
–Sí, porque lo flipas.

Esplín

27.4.05


A veces me pregunto si no me estaré perdiendo algo en otro lado.

Disyuntiva

26.4.05


La fidelidad o la honestidad ¿qué va antes?

Sexualidad humana

25.4.05


Un estudio realizado en la Universidad de Michigan afirma que las relaciones sexuales esporádicas mantenidas fuera de la pareja habitual, alimenta el deseo de quien las practica de tal forma que hace menos rutinarias aquellas que le son propias. Una amiga me comenta que esa conclusión es un pensamiento típicamente masculino, mientras un amigo me pregunta si no habremos recibido una educación moral y afectiva en contra de nuestra naturaleza.

Dibujo de agua

24.4.05


Lloverá.
Y la lluvia traerá
hilos de agua a la memoria.
Traerá días tan líquidos
como lágrimas en el mar
y un exceso de humedad en los labios
que luego formularán besos mojados.

Día del lector

23.4.05


Nadamos en la abundancia de libros publicados. Cada día surgen del orden de unos mil nuevos escritores. Las editoriales –sobre todo las multinacionales- temen por Internet, no porque esta nueva herramienta vaya a acabar con la escritura, sino porque les va a finiquitar el negocio o, cuanto menos, a mermar las ganancias, ya que los nuevos escritores pasarán de la servidumbre que una editorial impone, y como dicen algunos: Internet tiene las puertas, y las ventanas, abiertas.

En cambio, ay de los lectores. De lectores andamos necesitados, porque si cada día lee menos gente y hay más escritores que se dedican a leerse a sí mismos, el lector va a ser, es ya, una rara avis. Por eso pido que se den los premios a los lectores y no a tanto escritor vanidoso, académico, engreído, servil, acomodado, mediocre…

Día del libro no, Día del lector.

El beso

22.4.05


Llovía sobre el silencio de la noche coja con mansedumbre y delación, en una noche de mayo cuando todas las puertas se han cerrado. La tormenta del miedo que auscultaba entre los borradores de los sueños, se hacía fuerte y jadeaba. El tiempo era un misterio envejecido como un vino añejo. Entonces la besó en la boca. La besó con un beso apasionado y definitivo mientras su mano derecha agarraba la nuca que tapaba una ondulada melena pelirroja de reflejos oscuros desplegada en el aire de la noche. Sabía que la perdía, que ya la estaba perdiendo desde esa noche desangelada. Sara no entendió el porqué de aquel beso, ni el titilar de las estrellas que asomaban en el silencio como puntitas de cristal, ni la mirada extraña del transeúnte que cruzó aquel instante. Una lágrima andrógina se deslizó por la mejilla de Esperanza mientras recordaba la última escena de la película Thelma y Louise.

País

21.4.05


Mientras el uso de Internet es casi un artículo de lujo el Estado subvenciona la fe.

Cambio de tradiciones

20.4.05




Antes las familias se reunían en las celebraciones y en los entierros. Ahora se congregan con mayor facilidad en las puertas de las notarías. El progreso no empuja algunas veces a la desolación.



El partido

19.4.05


Quiero pedir un tiempo muerto en mitad de la vida.

Indicadores económicos

18.4.05


En mi ciudad han aumentado, considerablemente, de un tiempo a esta parte, los concesionarios de coches, las peluquerías de señoras, los clubes nocturnos con mujeres rubias venidas del Europa del Este, los supermercados, los bares y las inmobiliarias. También los pacientes que acuden a Salud Mental con trastornos de ansiedad y depresión.

No cabe duda que somos una sociedad opulenta.

Dominical

17.4.05




Me llamo Fina, tengo tres hijos. Me casé muy joven embarazada y ahora trabajo en una empresa de limpieza en la que también lo hace mi marido. Hoy domingo me he levantado temprano. Todos duermen. Al ir a lavarme la cara he notado que un puntito negro afeaba mi piel. Mientras me revisaba el cutis he pensado que no estoy tan mal para mis veinticinco años.

Me he preparado un café cargado y me he sentado en el sofá para desayunar tranquila mientras veo la tele. De repente un anuncio me ha hecho sentirme mal. Una chica, que podría tener mi edad aunque mejor cuidada porque debe ser modelo, ha hecho igual que yo delante del espejo y tras mirarse durante unos segundos ha aparecido un rótulo que decía: «Mientras unos se miran al espejo, 40 millones se mueren de hambre». Manos Unidas.

Me he sentido mal. He agachado la cabeza y he comenzado a leer en una revista. La reina de Jordania «debe hacer hueco en su apretada agenda para coger el jet y visitar Nueva York, Roma y París. Allí la esperan con expectación los directores de las marcas más exclusivas, que se disputan el honor de contribuir a su fondo de armario: Ralph Lauren».

Me he sentido peor.



Economía de mercado

16.4.05


La justa. La injusta.
La que angustia a la gente corriente
para llegar a final de mes.
La verdadera y cruda economía
que cuenta, en céntimos o en euros,
cada gramo de tiempo perdido.
La horrorosa cantidad de vida
arruinada
en la sumas y restas del bienestar.

Conocimiento

15.4.05


No tiene tanta importancia saber de dónde venimos ni saber adónde vamos, como el saber en dónde estamos y en qué.

Aritmética cotidiana

14.4.05


Hay días de más y días de menos.

Duelo

13.4.05


He necesitado cien años
para pensar tu muerte
y que me duela tu ausencia,
inútilmente.

Física cuántica

12.4.05




Si se arrojara una Enciclopedia Británica a un agujero negro ¿desaparecería la información de todos los ejemplares?



Suave septiembre

11.4.05


Las playas de septiembre
están llenas de equívocos
de rumores de sal y sueños de algas
y de soles como carne de membrillo.

Las mudas de la piel

10.4.05


Sé que no soy el mismo del domingo pasado
ni soy el que mañana lunes irá a trabajar,
porque vamos dejando las mudas de la piel
como quien se desnuda de sus prendas más íntimas
y echa a la ropa sucia aquel que fue.

¿Otra equivocación?

9.4.05




El acierto no es más que una persistencia en el error.



Viaje en tren

8.4.05


Subí sin darme cuenta una mañana
no sé si luminosa ni sé
si era de octubre o si era de abril.
En la memoria no guardo fechas,
sólo un álbum de fotos imperfectas.
Y comenzó el viaje que parecía lento
y lejano el final de aquel trayecto.
La estación de partida era una fiesta
porque aceleraba mi corazón
y la impaciencia me hacia imaginar
otros lugares.

Al final del camino ya nada se detiene
y ves pasar las estaciones
como quien ve caer la lluvia
tras el cristal
y tiene miedo a mojarse
porque sabe del dolor y del placer
de estar calado hasta los huesos.

Sobrantes

7.4.05


Este fin de semana en España han contraído matrimonio civil y/o religioso 4.321 parejas con sus consiguientes banquetes. Las sobras de dichos ágapes, que han ido a parar a la basura, suman: 39.328 kilos de carne, 31.693 kilos de pescado, 20.397 kilos de pan, 12.490 kilos de entremeses, 7.305 kilos de pasteles, y 5.492 kilos de salsas y otros alimentos. A esto hay que añadir la bebida extraviada en torno a los cien mil litros entre licores, vinos, cervezas, refrescos y agua.

Cada año son desechados por este tipo de celebraciones 6.000 toneladas de comida y medio millón de litros de bebida. Según la FAO para cubrir las necesidades nutricionales de los refugiados que habitan los campamentos situados a lo largo de la frontera del Oeste del Sahara durante este año, se necesitan 8.336 toneladas métricas de alimento.

Avances de la humanidad

6.4.05

Lejos de tener que lograr el sustento diario para sobrevivir –asegurado hasta el último caso por la beneficencia social-, los habitantes del mundo rico vivimos en la opulencia y la seguridad. De ahí que proliferen el infarto y la depresión, enfermedades impropias de quienes pasan hambre.

Cronógrafo

5.4.05




Para saber la edad de La Tierra sólo hay que mirar las arrugas del agua.



Dopados

4.4.05


Según algunos estudios clínicos “el idilio parece activar las partes del cerebro que son ricas en dopamina, un compuesto químico que tiene efecto sobre las emociones”. El gobierno va a someter a los enamorados a pruebas clínicas de antidopaje para determinar su nivel de adicción.

Hilos de la memoria

3.4.05


Y cuando tú no estés
sentada en el sofá,
mis manos transeúntes
pedirán, nuevamente,
limosnas de tu piel.

Estadística sexual

2.4.05

Me cuenta un amigo que en una charla sobre sexualidad que mantuvo con un grupo de siete mujeres con quienes trabaja, él defendió la tesis de que el hombre era mucho más directo a la hora de abordar las relaciones de sexo, más en consonancia con la frase hecha de “aquí te pillo, aquí te mato”. En cambio la mujer era más propensa a elaborar más el momento y a exigir unos preámbulos.
Las mujeres del grupo se opusieron a esa tesis y defendieron que había muchas jóvenes que se comportaban como los hombres y requería sexo rápido, como aquel que dice “un polvo express”. Entonces mi amigo realizó una ronda de entrevistas entre las que formaban el grupo para saber quiénes mantenían encuentros sexuales directos y quiénes más sofisticados, y todas respondieron que su comportamiento obedecía al tipo femenino, pero que del tipo masculino existían muchas.
Mi amigo acudió a mí preocupado para relatarme la azarosa y adversa estadística que le había tocado vivir.

Pezqueñines, no gracias

1.4.05


Una línea de mar azul infinita trazaba el horizonte aquella mañana de agosto. Una muchedumbre de bañistas tomaba el rebalaje con sus juegos de agua y sus chapuzones. La playa estaba invadida por miles de domingueros.
En medido de la normalidad de aquel tumulto, de repente, surgió de entre las aguas una figura hercúlea, medio hombre y medio pez, que paralizó la imagen cálida y vacacional de aquel momento. Los bañistas asombrados quedaron boquiabiertos ante ese ser monstruoso cubierto de escamas que, con su mano izquierda, sostenía un tridente y una red de pescador con la derecha, como si fuera un gladiador del circo romano.
Fue entonces que comenzó a girar la red sobre su cabeza y tras varios giros la arrojó contra los bañistas que, despavoridos, comenzaron a huir en todas direcciones hacia la playa. Tras lanzarla atrapó en al red una veintena de éstos, la cargó sobre sus hombros y comenzó a caminar hacia el interior del mar, mientras a sus espaldas se escuchaban gritos de horror y lamentos.
Una voz, en ese momento, se destacó del resto: “¡Los niños, no! ¡Los niños, no!”. El ser escamado se detuvo y pensó: “es cierto, no se deben pescar inmaduros o esquilmaremos los caladeros”.
Miró dentro de la red y sacó los ejemplares más pequeños. La cerró y continuó con el resto de sus capturas hacia el interior del mar mientras el gentío, estupefacto, miraba desde la orilla recomponerse la línea de mar azul infinita que trazaba el horizonte de aquella mañana de agosto.
En ese instante una avioneta cruzó el cielo de la playa con una pancarta en la que se leía: Este anuncio ha sido patrocinado por el Ministerio de Agricultura y Pesca. ‘Pezqueñines, no gracias, debes dejarlos crecer’.

Decreto

31.3.05


El gobierno del buen gusto retirará el pasaporte a toda aquella persona adulta que viaje a París y visite Disneyland. Quedan absueltos de esta medida los acompañantes de los niños.

Relato hipercorto para ser contado

30.3.05




Diego levantó la vista del minicuento que leía y observó, sorprendido, como una mujer, sentada frente a él en el vagón del metro escribía un microrrelato de un viajero llamado Diego que leía frente a un escritora de cuentos, un relato hipercorto.



Discusión matrimonial

29.3.05


─Mira Pepe tú no sabes lo difícil que lo tengo para llegar a fin de mes con lo que tú me das ─la mujer hizo una pausa─. Por todo, ya te digo, no sólo es por el dinero, es la casa que le hacen falta unos arreglillos ─sollozó sincopadamente. Y luego está lo de la niña que se ha empeñado en trabajar de camarera en un bar de noche, para volver a las tantas. Y tú que nunca me ayudas, te callas y dejas las cosas correr. Pero a mí se me fríe la sangre con cosas como esta, qué quieres que te diga.
La mujer sacó un pañuelo de papel del bolsillo y se apretó las aletas nasales para proseguir con su retahíla de lamentaciones.
─Y de tu hijo mayor qué me dices. Va a dejar los estudios porque primero está lo de estabilizar su relación de pareja. Desde que conoció a esa tiene el juicio en otra parte, no se da cuenta donde se mete.
Un tumultuoso silencio se acercó hasta el lugar donde estaba la mujer que se retiró unos metros. Puso cara de circunstancias, es decir, se apenó mientras pensaba "bueno mi Pepe ya tiene otro más con quien hacer amistad". Cuando el cortejo se marchó pasó el pañuelo de papel por la foto que había en la lápida.
─Tú siempre tan callado y dándome la razón como a las tontas ─y se despidió.

El misterio chino

28.3.05


Primero fue lo del abuelo chino. Nadie le vio morir y menos enterrarle, pero un día dejó de toser en el balcón. ¿Alguien ha visto sepultar a un chino en este país? Después fue lo de los rollitos de primavera ¿cómo podían saber igual en cualquier restaurante chino donde fueras? Luego estaba la cara de la simpática camarera que te ofrecía un chupito de licor de lagarto al terminar la comida y que siempre era la misma, pero que cada vez parecía como si hubiera una nueva. Para terminar no me explicaba cómo podían cocinar tan rápido y quién guisaba porque para tantos platos faltaban manos. El misterio me ha quitado el apetito.