Historia

31.7.16



Era un hecho verídico basado en una ficción real.



Apariencia

30.7.16



«La vida es un falso espejismo», afirmaba el orador Lácrico. Lo irónico de esa falsedad es que parece tan aparente su ilusión.



Escritor de oficio

29.7.16



Borges decía que «cuando escribo algo procuro no comprenderlo. No creo que la inteligencia tenga demasiada relación con el oficio de escritor». El alarde de la intuición es quien guía al escritor hasta extraviarlo en su tarea.



Averiguaciones

28.7.16



¿Todos buscamos un lugar donde encontrarnos?



Charla por el camino de la luz infinita

27.7.16



—Señor Suzuki, cómo se usa el poder. 
—El uso del poder es siempre susceptible de ser arbitrario, despótico y alienante.
—¿Cómo es el poder?
—El poder es siempre arrogante, dogmático y exclusivista, mientras que el amor es humilde y omnicomprensivo. El poder representa la destrucción, incluso la autodestrucción, del todo contraria a la creatividad del amor. El amor muere y vive de nuevo, mientras que el poder mata y es matado.
—El poder es tóxico.
—Quienes están embriagados de poder son ineptos para percibir que el poder es enceguecedor y que su horizonte interior es cada vez más estrecho. El poder está así asociado con el intelecto y hace uso de él en cualquier circunstancia.
—De ahí la ceguera del poder.
—Lo que es ciego no es el amor, sino el poder, pues éste se revela absolutamente incapaz a la hora de comprender que su existencia depende de algo distinto a sí mismo.
—El amor nos da lucidez.
—El amor fluye de la certera visión de la realidad tal cual es, y es también el amor lo que nos hace sentirnos responsables -individual y colectivamente- de todas las cosas, buenas o malas, que ocurren en nuestra comunidad humana.
—Es la energía vital.
—Es el amor lo que crea la vida. La vida no puede sostenerse sin amor.
—¿Y qué es amar?
—Amar es reconocer a los otros y tomarlos en consideración en todas las circunstancias de la vida.



Desastres

26.7.16



Soy el náufrago de mi propia isla.



Sucumbir

25.7.16



«Son tantas las veces que morimos, antes de poder considerarnos muertos», escribió William Ernest Henley. Nos morimos de miedo, nos morimos de amor, nos muere el odio y nos muere dejar de amar. Hay una muerte definitiva; el resto, no sin dolor, son remediables, aunque nos muestren que somos vulnerables.



Imprenta

24.7.16



Como las palabras se las llevaba el viento comenzó a pronunciarlas en plomo.



Mutaciones

23.7.16



Para el filósofo griego Timon de Fliase «cada renovación es una muerte anterior», que tanto me recuerda al dicho renovarse o morir. Igual que cuando una serpiente cambia de piel, nos quitamos la camisa psíquica que nos cubre para nacer cada día.



Auténticos

22.7.16



Decía Cees Nooteboom que «el único auténtico lector, del cual soy muy celoso, es el lector que no hace otra cosa que leer, que no tiene otro pensamiento más que la lectura. Me refiero al lector que no es escritor ni crítico». Ese es el que da verdadero sentido a la escritura y por el que cada palabra escrita importa. Por él vale la pena arriesgarse y fracasar tantas veces como intentos de escribir algo valioso. ¿Qué sería de la escritura sin estos verdaderos lectores?



Códigos

21.7.16



¿Las mejores leyes nacen de las costumbres?



Charla de género

20.7.16



—Señora Wollstonecraft, ¿en que se basa la desigualdad de género?
—Las desigualdades entre los hombres y las mujeres son tan arbitrarias como las referidas al rango, la clase o los privilegios; todas aquellas que el racionalismo ilustrado había criticado e identificado.
—Ahora es el momento de cambiar eso.
—Es tiempo de efectuar una revolución en los modales de las mujeres, tiempo de devolverles su dignidad perdida y hacer que, como parte de la especie humana, trabajen para reformar el mundo, mediante su propio cambio.
—¿Dónde empieza ese proceso?
—Como desde la infancia se les enseña que la belleza es el cetro de la mujer, la mente se adapta al cuerpo y, vagando por su jaula dorada, solo busca adorar su prisión.
—¿Qué hacer?
—Las mujeres solo deben doblegarse a la autoridad de la razón, en lugar de ser las modestas esclavas de la opinión.
—¿Su crítica?
—Que mi propio sexo me disculpe si trato a las mujeres como criaturas racionales en vez de hacer gala de sus gracias fascinantes y considerarlas como si se encontraran en un estado de infancia perpetua, incapaces de valerse por sí solas.
—¿Y su actitud?
—Yo sinceramente deseo señalar en qué consiste la verdadera dignidad y la felicidad humana. Deseo persuadir a las mujeres para que se esfuercen en adquirir fortaleza, tanto en su mente como en su cuerpo, y convencerlas de que las frases suaves, la susceptibilidad del corazón, la delicadeza de sentimiento y el refinamiento del gusto son casi sinónimos con epítetos de debilidad, y que esos comportamientos son sólo objeto de lástima.
—Entiendo…
—Hagamos a las mujeres criaturas racionales y ciudadanas libres, y rápidamente se volverán buenas esposas y madres, esto es, si los hombres no descuidan los deberes de maridos y padres.
—¿Y la herramienta para ello?
—El uso adecuado de la razón es lo único que nos hace independientes de todo, excepto de la misma razón despejada, a cuyo servicio está la libertad perfecta.
—¿Y el amor?
—El amor, por su propia naturaleza, debe ser transitorio. Buscar un secreto que lo haga constante sería una tarea tan extravagante como la búsqueda de la piedra filosofal o la gran panacea; y su descubrimiento sería igualmente inútil, o más bien pernicioso, para la humanidad. 
—¿Entonces?
—El galardón más sagrado de la sociedad es la amistad.



Abandonos

19.7.16



El tiempo es un despojo de sucesivos yoes.



Inspiraciones

18.7.16



Según Erich Fromm «la creatividad requiere el valor de desprenderse de las certezas». Será por ello que la perplejidad de la vida tanto no enriquece.



Fundidos

17.7.16



Se abrazaron con tanta ternura que, al final, no supieron quién era uno y quién era otro.



Derrochadores

16.7.16



Admitía el filósofo clásico Eufemo que «la piedad es el dispendio del poderoso sobre el débil». También su carencia de recoger esa ganancia.



Echar a andar

15.7.16



Escribir es un camino no para encontrarse sino para perderse.



Prevención

14.7.16



¿Vivir una vida impropia nos inmuniza contra el tedio?



La máquina para leer los pensamientos

13.7.16



—Señor Maurois, qué es la vida para usted.
—La vida es un juego del que nadie puede retirarse, llevándose las ganancias.
—¿Y la felicidad?
—¿Qué hace falta para ser feliz? Un poco de cielo azul encima de nuestras cabezas, un vientecillo tibio, la paz del espíritu.
—¿Ese es su secreto?
—El secreto de mi felicidad es tratar las catástrofes como molestias y no las molestias como catástrofes.
—Y estar rodeado de gente que le quiera.
—Sin una familia, el hombre, sólo en el mundo, tiembla de frío.
—De ahí la esencia del amor.
—El ser más insignificante puede ser amado, si sabe organizar la incertidumbre.
—También la autorrealización. 
—El primer deber del hombre es desarrollar todo lo que posee, todo aquello en que él mismo pueda convertirse.
—No todos son capaces de alcanzar esa premisa.
—A veces, ante la mala manera de ser de los otros, uno se siente orgulloso de ser uno mismo y no otro.
—¿Puede valer la sinceridad?
—Ser sinceros no es decir todo lo que pensamos, sino no decir nunca lo contrario de lo que pensamos.
—Entonces ¿la verdad?
—Sólo hay una verdad absoluta, que esta verdad es relativa.



Marañas

12.7.16



Somos nuestro propio laberinto.



Yerros

11.7.16



Para Machado de Assis «el hombre es una errata pensante». O un pensamiento engañado en su presencia en el mundo.



Piloto

10.7.16



No sabía cómo pero el tiempo se le pasaba volando.



Miasma

9.7.16



El mitógrafo y logógrafo griego, Ferécides de Leros, diagnosticó que «la envidia es la sarna del alma». Una infección que devora a las personas y que es tan ejercitada por los mediocres.



Falsarios

8.7.16



Decía Juan Rulfo que «todo escritor que crea es un mentiroso; la literatura es mentira, pero de esa mentira sale una recreación de la realidad». Tahúres de las palabras, escribir es alimentar otros mundos, otras realidades paralelas.



Desvaríos

7.7.16



¿Quién vive sin locura no es tan cuerdo como parece?



Moralidades actuales

6.7.16



—Señor Barrett, qué es la civilización para usted.
—La civilización no consiste en exportar mucho, ni en caminar de prisa, ni en escribir con ortografía. Consiste en la dulzura de las costumbres, en el amor y en la tolerancia, en la elevación nativa de los sentimientos y de las ideas.
—¿Y el mal?
—No debemos juzgar su mal, debemos curarlo.
—Eso se empieza trabajando en la escuela.
—En la escuela hay que adquirir el hábito de no mentir y de atender a las molestias y a los sufrimientos del prójimo. Hay que salir de ella verídico, compasivo y cortés. Esto es lo importante. Y de lo que nadie se ocupa.
—Malas pedagogías.
—¿Para qué convertir a los niños en malos fonógrafos, para qué profanar su tierna inteligencia? Basta excitar su curiosidad libre, mantener la elasticidad de su ingenio nativo, tan fácilmente asfixiado bajo las idiotas lecciones de texto; basta conservar el juego de su salud mental.
—La enseñanza se basa en racionamientos.
—No es la razón, más o menos amueblada, sino la voluntad lo que hace marchar al mundo.
—Un mundo desigual.
—La prosperidad social exige iguales condiciones.
—Cómo llegar hasta ahí.
—Dichoso el día en que ni la fortuna ni la miseria se hereden.



Introspectivo

5.7.16



Uno no termina de conocerse hasta que no se sorprende monologando con un desconocido.



Tósigo

4.7.16



Decía León de Greiff: «Yo me enveneno con un recuerdo». Más letal es la picadura del olvido.



Profesión

3.7.16



Fue trompetista en Jericó. Ahora trabaja en una empresa de demoliciones y derribos.



Vaciedades

2.7.16



El filósofo griego Dion planteó que «el hombre es un estanque vacío de tiempo». Somos un recipiente de la nada que crece en nosotros con cada latido.



Palabras fluyentes

1.7.16



Decía Machado de Assis que «palabra arrastra palabra, una idea trae otra, y así se hace un libro, un gobierno, o una revolución, algunos dicen en efecto que así es como la naturaleza compuso sus especies». Y esa es la corriente que nos impele y nos lleva hasta desembocar en el mar de la literatura o en el mar definitivo de vida que cantaba Jorge Manrique.