Pensar en la Escuela

16.9.14



—Comienza un nuevo curso que es el mismo de siempre y es siempre distinto. ¿Avanzamos hacia una escuela más justa, señor Dubet? 
—¡Todas las escuelas del mundo son socialmente injustas! En todas, los alumnos de clase más alta obtienen más éxito escolar que los de las clases más populares. En cualquier sitio. Pero lo interesante es ver cómo esas desigualdades varían mucho de un país a otro. Por ejemplo, partiendo de unas desigualdades sociales comparables, la escuela canadiense es menos desigual que la americana, y la escuela francesa es más desigual que la escandinava. Por tanto, la escuela siempre reproduce las desigualdades, y habría que atajarlo
—¿Cuáles son entonces las buenas escuelas?
—Las buenas escuelas son las que dedican más esfuerzo a los alumnos con más dificultades. La justicia de un sistema escolar no está tanto en la cantidad de alumnos pobres que llegan a la elite, sino en la calidad de la escuela de los alumnos más débiles. La verdadera dificultad hoy es tener una pedagogía individualizada. Los países con mejores resultados escolares son aquellos donde los docentes consideran que la igualdad social no es contradictoria con la individualización de los alumnos. Y los alumnos que no han tenido éxito en la escuela deben poder beneficiarse con otros tipos de formación. Cuando yo era chico, la escuela les decía a los hijos de obreros que probablemente iban a ser obreros, pero que la condición obrera iba a mejorar. Hoy se les dice que la situación obrera es mala; que si tienen méritos, saldrán de ella, pero si no los tienen, peor para ellos.
—Quizás sea el momento de que en las escuelas se enseñe otros contenidos.
—Cosas que no tengan un interés estrictamente escolar. Recuerdo un ejemplo divertido: los daneses tienen unos alumnos que no son muy buenos según las encuestas. Fuimos a visitarles y les dijimos: “No sois muy buenos”. Y nos respondieron: “No somos los primeros, pero es que tampoco es lo que más nos interesa. A nosotros lo que nos interesa es formar ciudadanos. No nos apuntamos a ninguna carrera, ya tendrán en el futuro más ocasiones de ser competentes, no competitivos”.
—Y en los modelos de igualdad, quizás trabajar más…
—Si el acenso social de género es positivo, el efecto no deseado es la profundización de la desigualdad entre mujeres. No estoy seguro de que el modelo de igualdad de oportunidades sea menos opresivo que el de las posiciones sociales. Ser exitoso es muy opresivo. Si en el segundo, uno se volvía neurótico, en el primero el que trabaja mucho se deprime y no sabe luego qué hacer con su libertad.
—¿Qué hacer con los que fracasan?
—Podemos condenar la pobreza, pero no tenemos ninguna simpatía por los pobres. Y eso es algo que sucede en todas partes, del mismo modo que en el sistema escolar no hay ninguna simpatía por el que fracasa. El modelo de igualdad de oportunidades tiene bastante crueldad, porque para que los vencedores merezcan su victoria, es necesario que los vencidos merezcan su derrota.
—¿Dónde está la igualdad?
—Decir que somos libres e iguales es una ficción, y la igualdad de oportunidades es indiscutiblemente una ficción. Es un principio de justicia que individualiza a los actores y pone a todos en competencia, y creo que no está bien construir una sociedad sobre un principio como ése. Además, el logro del mérito puede incrementar considerablemente las desigualdades sociales. En el fondo, el mérito no impide que los más ricos tengan todo y que estemos convencidos de que lo merecen, así como de que los pobres merecen la pobreza. Como estamos en una sociedad muy individualista, capitalista y liberal, el principio de la igualdad de oportunidades la transforma en muy desigual, muy violenta y muy poco solidaria. Hoy la concepción de las desigualdades sociales en Estados Unidos, Canadá y Europa está basada únicamente en la discriminación, es decir, en los obstáculos al mérito. Es verdad, pero no hay que olvidar que si un obrero está mal pagado no es porque no tenga mérito, sino porque está siendo explotado.
—Cerremos el aula por hoy.
—Siempre pensé que lo importante de la vida ocurría fuera de clase.




Preotoño

15.9.14



El perfume de la melancolía abriga ante desnudez del tiempo.



Plus

14.9.14



Obtener un tiempo extra en la vida es la única inmortalidad plausible.



'Padeceres'

13.9.14



La enfermedad es el aturdimiento de la lucidez.



Hemoglobina

12.9.14



La anemia intelectual ha provocado este padecimiento social de ‘no tener sangre en las venas’.



Apriorística

11.9.14



Nadie escapa a su libertad.



Singularidades

10.9.14



Es lo anómalo quien nos hace atinar en el acierto.



Remilgos

9.9.14



Entre lo adecuado y lo placentero anidan los escrúpulos.



Memorística

8.9.14



A quien más se olvidó es a quien nunca se recordó.



Sobrevivir

7.9.14



Nos asusta la muerte ajena porque en ella vemos la propia.



Asombros

6.9.14



La originalidad de un pensamiento la percibimos en su extrañeza.



Cliché

5.9.14



Las alucinaciones son las radiografías de nuestro carácter.



Libre lectura

4.9.14



Igual que una lectura diferente nos devela un libro distinto, la creatividad anida en las otras maneras de leer la realidad.



Mutación

3.9.14



Dejé de ser niño el día que me convertí en mi padre.



Inanición

2.9.14



Morir es dejar de aprender. Discernir no alimenta.



Desistimiento

1.9.14



El hastío de la felicidad conduce al éxtasis del abandono.



Mármol

31.8.14



Le lanzó un epigrama a la cabeza y murió de una forma ilustrada.



Anorexia

30.8.14



El fantasma de su madre siempre se le aparecía a la hora de comer.



Intempestivo

29.8.14



Llovía aburrimiento y se cobijó bajo el paraguas de la imaginación.



Asesino en serio

28.8.14



Esperó que saliera de la cámara frigorífica y lo mató a sangre fría.



Arit-ética

27.8.14



El viejo número Pi se jubiló y desde entonces todos los círculos se han vuelto viciosos.



Lugares

26.8.14



Era un pueblo tan endogámico que su único habitante estaba emparentado.



Economía bíblica

25.8.14



Y Dios expulsó a Adán y Eva del Paraíso Fiscal. Habían cometido el pecado de ser honestos.



Estado de excepción

24.8.14



—¿Profesión?
—Escritor.
—Disculpe, eso no es una profesión, es una conmoción interior.




Axioma amoroso

23.8.14



Vivieron vidas paralelas y aún así se amaron en el infinito.



Leyendas de mar

22.8.14



Era una playa fantasma. Bajo sus arenas reposaban miles de esqueletos de medusas.



Desencuentro

21.8.14



Se encontró dentro de su propio laberinto y al mirarse a los ojos no se reconoció.



Ayuno

20.8.14



Pasó todo el día sin comer pan sólo por comprobar cómo era de largo.



Primitivo desamor

19.8.14



El hombre de Neanderthal declaró su amor de manera holística: hmmmm -dijo tiernamente.  Pero la cromañona no le entendió.



Alopecia verbal

18.8.14



No tenía pelos en la lengua y por eso las pronunciaba calvas.



Enfermedad

17.8.14



Nunca en su sano juicio fue a visitar al médico.