Los límites de la necedad

31.1.15



Sé que los estúpidos no estarán de acuerdo con la siguiente cita de Deleuze: «la filosofía sirve para entristecer. Una filosofía que no entristece o no contraría a nadie no es una filosofía. Sirve para detestar la estupidez, hace de la estupidez una cosa vergonzosa. Sólo tiene este uso: denunciar la bajeza del pensamiento bajo todas sus formas. Por muy grandes que sean, la estupidez y la bajeza serían aún mayores si no subsistiera un poco de filosofía que, en cada época, les impide ir todo lo lejos que querrían...» También sé que no les preocupará. Es su condición.



Vacíos

30.1.15



Euríloco de Elis, discípulo de Pirron, planteaba que «no hay mayor paradigma que la desolación para entender cuál es el camino, ya que es ella la que más rápidamente nos impulsa al abismo». Eso es igual que decir a alguien que se acaba de tirar por un puente «ya te lo advertí».



Reconstruir el pasado

29.1.15



Las máquinas ayudarán a reconstruir un corpus de recuerdos, una memoria de la colectividad y del individuo. Fijarán el pasado en determinadas condiciones y circunstancias, a través de imágenes y datos, escudriñando todos los rincones de aquello que hemos sido y que hay quedado registrado. No será igual el ‘ubi sunt’ latino.



Enseñantes

28.1.15



¿El que puede hace y el que no enseña?



Nutrición

27.1.15



—¿Nos nutrimos de información señor Alfonso Vázquez?
—Sentados plácidamente ante el televisor, tomando una cerveza y unas patatas fritas, con las zapatilla de casa… ¡estamos produciendo! ¿Qué? Pues uno de los bienes más preciados para los medios de comunicación masiva: audiencia, es decir, información que va a adquirir valor para los medios y para todas las compañías anunciantes (o para formadores de la opinión pública, como los partidos políticos).
—Deberíamos escapar.
—Nuestras instituciones (la fábrica, la escuela, la prisión, el hospital, el cuartel, el parlamento…) se cubren con un manto de tristeza, de desidia, de rechazo. La alegría busca espacios marginales, como la juerga, el carnaval o la celebración.
—Quizás solo busquemos ignorancias.
—El conocimiento está poblado de ausencias, no de presencias. Es decir, su potencia innovadora busca lo que falta, lo que no hay, lo que no está. Todo lo presente está inventado y, por tanto, establecido de una u otra forma.
—Conversemos sobre él.
—El conocimiento se mueve esencialmente en la conversación y en la acción (que, al fin y al cabo, para los humanos, es una forma de conversación). Por tanto, presenta otro rasgo crucial: siempre se genera a escala local, en el ámbito en el que las conversaciones pueden darse como tales.
—Volvemos a hablar como al principio de la cantidad y calidad de la información.
—A cuanta más información podemos acceder y cuanto más conocimiento desplegamos, más conscientes nos hacemos de nuestra capacidad de influir, de modificar la realidad y, en este sentido, devenimos más libres y menos manipulables.
—Necesitamos profetas.
—Bajo estas premisas y dado que alguien debe representar a la organización y, al menos idealmente, cuidar de sus fines y funcionamiento, se identifica la figura suprema (el Presidente o denominaciones similares) con el Gran Hacedor, con el sabio relojero del mecanismo.
—Habla de jerarquías.
—La sociedad se ha hecho ingobernable a causa de las organizaciones.
—Así se dirige mejor el rebaño.
—La organización declara culturas y valores que todos sus componentes deberán abrazar para ser dignos de pertenecer a ella -cuando no simplemente para permanecer-; así se superpone al ejercicio disciplinario del control, de forma que el juicio sobre el organizado no sólo está objetivado (control disciplinario) sino subjetivado (adaptación a creencias y valores, a culturas).
—Somos información producida.
—No podemos reducir el concepto del trabajador del conocimiento a actividades previamente etiquetadas como objeto del mismo (laboratorios, universidades, departamentos técnicos…) sino que, por el contrario, debemos extenderlo al conjunto de los ámbitos productivos y sociales.




Un respiro

26.1.15



Ante resignación por el sometimiento, el sentimiento de pronunciarse.



Sociedad enferma

25.1.15



Lo metieron en aquella habitación para aislarlo. No quería que los demás le contagiaran su salud.



Obstinación

24.1.15



Arnold J. Toynbee señala que «a las guerras de religión siguieron, luego de una brevísima tregua, las guerras de los nacionalismos; y en nuestro mundo occidental moderno, el espíritu de los fanatismos religioso y nacional [constituye] evidentemente una sola y misma pasión [maligna]». Una maldita pasión que nos arruina.



Lo efímero

23.1.15



Bion de Proconesa, pensador clásico, opinaba que «cuando se trabaja para la fama, hoy se empieza y mañana se termina». Será que la gloria sólo dura un momento.



Conservación

22.1.15



En la constancia se asienta la supervivencia.



Ilusos

21.1.15



¿Las ilusiones perdidas se pueden encontrar alguna vez?



Exploradores

20.1.15



—¿Qué es la ciencia señor Feynman?
—Ciencia es creer en la ignorancia de los científicos.
—¿La creencia da conocimiento?
—Aprendí muy pronto la diferencia entre conocer el nombre de algo y saber algo.
—Ustedes plantean problemas como si fueran preocupaciones.
—Cuando estás solucionando un problema, «no te preocupes». Ahora, «después» de que has resuelto el problema «es el momento de preocuparse».
—¿Qué le ha llevado a comprender los problemas que plantea la existencia física?
—Aunque mi madre no sabía nada de ciencia, también ejerció sobre mí una gran influencia. Tenía, en particular, un maravilloso sentido del humor, y aprendí de ella que las más altas formas de comprensión que podemos alcanzar son la risa y la compasión humana.
—Para eso hay que tener ideas despejadas.
—Hay que tener la mente abierta. Pero no tanto como para que se te caiga el cerebro.
—Sobre todo pensando en quienes llegan después.
— Nos encontramos en los comienzos mismos de la era de la raza humana. No es ilógico que tengamos o que tropecemos con problemas, pero hay decenas de miles de años en el futuro. Es responsabilidad nuestra hacer lo que podamos, aprender lo que podamos, mejorar las soluciones y transmitirlas a nuestros sucesores. Es responsabilidad nuestra dejar las manos libres a las generaciones futuras.
—A pesar de que la relación con los otros no es satisfactoria en algunos casos.
—Tú no tienes la responsabilidad de vivir como otros piensen o a la altura de lo que esperan que debas lograr. No tengo la responsabilidad de ser como ellos esperen que yo sea. Ese es su error, no mi fracaso.
—¿Qué somos?
—Yo, un Universo de átomos, un átomo en el Universo.
—¿Mejor el autoengaño que la autoestima?
—El primer principio es que uno no se debe engañar a sí mismo y uno es la persona más fácil de engañar.
—¿Cómo encontrar la verdad?
—Es posible reconocer la verdad por su belleza y simplicidad.
—Como la Física.
— La Física es como el sexo: seguro que da alguna compensación práctica, pero no es por eso por lo que la hacemos.
— Eso plantea un estudio.
—Estudia mucho lo que sea de interés para ti y hazlo de la forma más indisciplinada, irreverente y original posible.
—¿Cuál es la clave?
—Enamórate de alguna actividad y ¡hazlo! Nunca nadie realmente se da cuenta de lo que se trata la vida en realidad, y eso no importa. Explora el mundo. Prácticamente todo a nuestro alrededor es realmente interesante, si lo observas profundamente. Trabaja duro y cuanto puedas en las cosas que más te gusta hacer. No pienses en lo que quieres ser, sino lo que tú quieres hacer.




Estrado

19.1.15



La mediocridad tiene un asiento en la tribuna del poder.



Acorralado

18.1.15



—¡Abuela!, que dicen los científicos que tienen acorralado al bosón de Higgs.
—(…)
—No, no ha hecho nada pero llevaban muchos años buscándolo.

Mi abuela se durmió una mañana hace casi treinta años pero cuando me entero de algo interesante me gusta hablarlo con ella, es mi mejor interlocutor.




Fracasados

17.1.15



Observa John Kenneth Galbraith que «aunque todo lo demás falle, siempre podemos asegurarnos la inmortalidad cometiendo algún error espectacular». El problema es determinar cuál es ese tropiezo.



Espejo

16.1.15



Decía el filósofo Cleanto de Aso que «a menudo pensamos en otras angustias que no son aquellas que verdaderamente nos atormentan. Nuestra felicidad radica en evadirnos de la verdad que engendramos. Esa es nuestra gran proeza y nuestra gran miseria: escapar de los que somos y nos esclaviza». También, con frecuencia, me pregunto si soy un prófugo de mi verdad persiguiéndose en las sombras.



La adrenalina de la memoria

15.1.15



La vida nos devela algunas veces paisajes interiores que el paso del tiempo había hecho invisibles.

Hace unos días me invitaron a entrar en un grupo de Facebook, formado por quienes formaron una generación de jóvenes que acabó el Curso de Orientación Universitaria hace muchos años.

De repente una red de recuerdos comenzó a tejerse, más en mi corazón que en mi cabeza, y como si de un narcótico se tratara me dio un subidón de nostalgia, de adrenalina evocadora.

Algo que me hizo flotar en un río de imágenes y de sensaciones que parecían anestesiadas por los años, donde no faltaban referencias a los profesores que dejaron una huella indeleble,  anécdotas de juventud, pesar por quienes ya no estaban, reminiscencia de viajes emocionantes y aquella chica sentada junto a mí en el autobús que sigue, como entonces, dormida sobre mi hombro.



Consejeros

14.1.15



¿Los consejos mejor darlos o tomarlos?



El teatro de la vida

13.1.15



—Señor Beaumarchais, dígame, ¿cómo llegan tan lejos los mediocres?
—Siendo mediocre, pero a fuerza de saber humillarse, se alcanza todo.
—Y sin mirar atrás.
—No mires nunca de dónde vienes, sino a dónde vas.
—Le veo muy precipitado.
—Para la cólera y el amor todo lo que se aplaza se pierde.
—Y parece curado de espanto.
—Cuando una medicina no hace daño deberíamos alegrarnos y no exigir además que sirva para algo.
—Parece infalible.
—Probar que tengo razón sería estar de acuerdo que puedo haberme equivocado.
—Sí y es mejor sólo sonreír.
—Me apresuro a reírme de todo, ante el miedo de ser obligado a llorar por ello.




Espejismo real

12.1.15



Nos valdría ser un simulacro si la existencia no fuera tan evidente.



Dolencia escritural

11.1.15



Una metástasis de escritura se había extendido en su cabeza y terminó muriendo de cáncer de letras.



Sin testigos

10.1.15



Aldous Huxley afirmó que «el que guarda silencio no declara contra sí mismo». Ni se traiciona quien es fiel a su mustimo.


Azares

9.1.15



Focion de Atenas, filósofo griego, afirmó: «sólo soy un hombre ante una cosmogonía monótona». La repetición de uno mismo produce el espejismo del agotamiento.



La ceguera de la fe

8.1.15



Obnubilados por la fantasía de dios, los creyentes renuncia a todo razonamiento. A todo atisbo de entendimiento.



Categorización

7.1.15



¿Entre lo bueno y lo mejor con qué quedarse?



Mentalidades

6.1.15



—Señor Beck el mayor problemas de nuestros días…
—La desigualdad es el mayor problema del mundo desde el punto de vista “ecológico”.
—¿Diagnóstico?
—El diagnóstico de la sociedad de riesgo mundial sería exactamente el siguiente: los denominados peligros globales hacen que se resquebrajen los pilares del tradicional sistema de seguridad. 
—¿Consecuencias?
—Los daños apenas si pueden seguir atribuyendo a unos responsables determinados; el principio de causalidad pierde capacidad segregadora.
—¿Alguna novedad?
—Lo nuevo de la era global es que se ha perdido el nexo entre pobreza y riqueza, y esto es, según Bauman, a causa de la globalización que divide a la población en ricos globalizados, que dominan el espacio y no tienen tiempo, y pobres localizados, que están pegados al espacio y tienen que matar su tiempo, con el que no tienen nada que hacer.
—¿Qué falla?
—El ciudadano descubre el acto de compra como una papeleta de voto directa que puede utilizar políticamente en todo momento y lugar. En el boicot se une y alía de este modo la activa sociedad de consumo con la democracia directa, y ello a nivel mundial.
—¿Y la conclusión?
—De todo ello se deriva una única consecuencia: ¡abrir finalmente el debate sobre la configuración política de la globalización! En primer término esto presupone una decisiva crítica de la ideología neoliberal del globalismo, de su unidimenionalidad económica, de su pensamiento único lineal, de su autoritarismo político en relación al mercado mundial, que se impone apolíticamente y que actúa de manera política.
—Mucha acumulación de riqueza.
—El capitalismo temprano se orientó a explotar el trabajo; el contemporáneo explota la responsabilidad. Antes los que participaban tuvieron que generar la resistencia al trabajo, hoy se ven forzados a contribuir al resultado del negocio. Antes sólo tenían que colaborar, hoy han de implicarse en los planes y riesgos. La explotación ajena, siempre precaria y que genera resistencia viene a ser sustituida por absorción de la autoexplotación en principio ilimitada. De ahí que en la actualidad las grandes empresas procedan, en amplios sectores, a reconvertir la mentalidad a fin de fragmentar el poder de decisión.




Velocidad

5.1.15



Nada cunde más que la felicidad. Cuando quieres saber si está ya no la tienes.



Gafe

4.1.15



Había sido un cenizo toda su vida y, por eso, tras ser incinerado, sus cenizas fueron a para al brasero.



Banderías

3.1.15



Mi sentimiento es apátrida en torno al territorio. No contemplo otra patria que no sea aquella que la palabra que habito. Y como señaló Cioran: «Un hombre que se respeta a sí mismo no tiene patria. La patria es una cosa pegajosa... Una sola cosa importa: aprender a ser perdedor». No se habita un país, se habita una lengua. Una patria es eso y nada más.



Agrimensura

2.1.15



Arcesilao de Pitanea, filósofo griego ‘cabeza de la Academia’ que opuso su «ni aun sé de cierto que no sé nada» a la socrática sentencia «sólo sé una cosa, y es que no sé nada», sentenció que «la realidad se estrecha en sus límites y se hace infinita en su profundidad». Será, pienso, si sólo es medida desde con instrumentos propios para hacer un ajuste fino que mida la hondura de aquello que es sustancial el ella, ya que tantas veces aparece como limitada y plana.



Década

1.1.15



Hoy he cumplido diez años y me he metido en los once. Si fuera un niño tendría una tarta de cumpleaños y muchos regalos. Si fuera un árbol estaría alto y frondoso. Si fuera un número sería una decena. Si fuera tiempo sería una década. En el sistema binario sería una unidad de información. En una escala del uno al diez sería lo máximo y en la mitología religiosa sería los diez mandamientos. También podría ser un decálogo de principios y finales. Y nada de eso me define.
Sólo soy un simple blog perdido en el inmenso universo estelar de Internet. Una bitácora con un largo nombre absurdo que a pocos les hace reflexionar y que es fácil de olvidar. Soy un lugar tantas veces maltratado por su autor con el que mantengo una relación de amor y de desafecto porque él me creó y el me enterrará. Soy un espacio por donde pasa gente maravillosa cada día a la que admiro y a la que agradezco sus palabras, personas para quien esta es su casa donde hacer posada de ideas. En definitiva, estoy contento porque estoy vivo diez años después.