Divagaciones de un candidato

26.5.19



Llegué a la política por esas cosas que tiene la vida. Mi amigo Felipe tan entusiasta siempre me cogió de la mano y me afilió una noche que andábamos de francachela. Había fundado un partido político para dar voz a “las personas humanas”, decía, expulsar a los políticos de la institución local y devolver el poder a la ciudadanía. 

Mi amigo Felipe murió de repente la misma noche que iba a comenzaba la campaña electoral, por lo que no pudimos colocar ninguno de los carteles con los que pensábamos inundar la ciudad. 

Sin tiempo para reaccionar decidieron que fuera yo, su mano derecha, el candidato que lo sustituyera y no me dieron margen para negarme. De la noche a la mañana, vi mi imagen multiplicada por calles y avenidas, apoderándose de mí un extraño sentimiento de importancia y temor al fracaso. 

No pude dejar de mirarme cada vez que me cruzaba con un cartel y aparecía mi imagen observándome. Al principio, fue curiosidad, después casi obsesión. Hasta que una noche que caminaba solo me pareció ver guiñar un ojo a uno de esos carteles. Pensé que habría sido una alucinación fruto del cansancio, pero al caminar un tramo de la calle alguien me llamó la atención. Era ese hombre que tanto se parecía a mí y que estaba copiado en miles de imágenes repartidas en toda la ciudad. 

Me dijo que quería hablar conmigo, de hombre a hombre, porque el verdadero candidato era él y no yo. Efectivamente, el día de las elecciones salió elegido él como alcalde y yo, bueno yo nunca he servido para la política.



Desquiciados

25.5.19



En cierta ocasión vi a un hombre quemar una colmena de abejas. Intrigado le pregunté el porqué de aquella acción. Me dijo que quería acabar con todos los zánganos del enjambre. Me pareció un método horrible y pensé que para algunas personas la mejor solución es ninguna.



Inspecciones

24.5.19



La pensadora helena Marmerion, señaló: «Yo estoy y estando soy y siendo agoto mi esencia». ¿A qué entonces auto especular con nuestro sentido ontológico?



Sinceridades

23.5.19




El tiempo nos sincera con lo que somos para mostrarnos sin complejos.



Ponerse al día

22.5.19



Anoche vi el último capítulo de ‘Juego de tronos’, una serie televisiva que comencé a seguir hace más de nueve años de manera casi clandestina y con la complicidad del silencio publicitario. Mi interés comenzó por evasión y no fue más allá del último minuto de proyección de cada capítulo, con rigurosa desconexión entre una y otra temporada. 

La serie ha transcurrido paralela a mis experiencias vitales de una década y a cambios sustanciales. He tenido la paciencia y la calma para esperar los acontecimientos del hilo conductor de esta historia de fantasía heroica con decorado medieval. 

Su fama, inversamente proporcional a mi interés, ha hecho que millones de televidentes de todo el mundo se hagas fanáticos de la misma, y a que se den un atracón de capítulos para ponerse al día, en la medida que han sabido de su existencia. 

Es un signo del ser humano actual, condesar en el mínimo tiempo posible un máximo de sensaciones, correr para alcanzar el presente en el que ya se está, ingerir con urgencia llama la atención, y pasar página y saltar a otro asunto. Sin pausa y sin espera. Igual que un niño que tras romper el papel que oculta un regalo pierde el interés por su sorpresa y busca desenvolver el siguiente.

Débitos

21.5.19



¿Cuándo pagará el francés el vino que se bebió?



La buena fortuna

20.5.19



Los seres más afortunados nos son los más inteligentes, ni los más destacados ni los más adinerados. Los venturosos son quienes más afecto y cariño reciben.




El cineasta

19.5.19



Filmó la oscuridad y consiguió realizar un clásico del cine negro.



Excelsitudes

18.5.19



La vida es un despedirse de ambiciones que van quedando en el camino para alivianar su peso. Al final solo me queda el afán por escribir mejor y es el deseo más valioso.



Quitarse de en medio

17.5.19



Sin saber cómo, hay quien se suicida del lado amable de este mundo para poder seguir viviendo.



Terapia

16.5.19



Escribir es poner en voz alta el pensamiento.



Culminación

15.5.19



La filósofa y cortesana Leoncion explicaba entre sus seguidores: «Cuando alcances la cima de la montaña de tu vida te envolverá la niebla y todo habrá acabado». Alcanzar la alta cumbre de la existencia, tras ver con lejanía todo aquello que no tiene importancia, nos conducirá al éxtasis de la nada.



Correctivo

14.5.19



¿Por qué alguien tiene que pagar el pato?



Peregrinos

13.5.19



Hay quien llega lejos y hay quien camina rápido para alejarse más. Y hay quien sin moverse del lugar donde está es un viajero universal.



Fantasma

12.5.19



Pensaba que llevaba más de tres años muerto cuando me estrechó su mano huesuda y fría. Tuve la sensación de que estaba hablando con un espectro hasta que me salpicó la saliva de sus palabras y me dijo: «lo más probable es que ya esté muerto, pero aún no lo sé».



Crediticio

11.5.19



Avalar los sentimientos y amortizar los sueños es financiar el corazón.



Pasar el tablón

10.5.19




Aquellos chaparrones de octubre traen a mi memoria vivencias asombrosas de la infancia. Los días que la lluvia anegaba las calles solían colocar un tablón de una parte a otra de la calle y que la gente pudiera cruzar sin mojarse los pies. Al salir de casa llevaba la advertencia de mi madre para que usara, con cuidado, aquel puente improvisado y mantenerme seco para ir al colegio o para volver a casa. 

Pasar por el madero y mantener el equilibrio para no caer suponía un cierto temor en mi mente infantil, porque dudaba si pasar rápido o atravesarlo lentamente con tal de no empaparme, algo que azoraba mi mente inocente de experiencias. 

Aunque la sensación que más me impresionaba era sentir bajos mis pies la ondulación de la manera que vibraba por el peso y trasmitía un temblor a todo mi cuerpo, provocando un momento de vacilación y miedo a ponerme chorreando. Impresión semejante a la que experimentamos en nuestra vida cuando tenemos que cruzar esos momentos que nos llenan de angustia y vértigo. 



Geometrías

9.5.19



La vida es circunferencia y no una línea recta. Retornamos al punto de la nada de donde partimos y, a medida que se va cerrando el círculo, vamos teniendo una visión más completa de la figura que representa.



Hendeduras

8.5.19



El pensador y epicúreo, Polistrato, visitador del jardín de Epicuro, y creador del escrito 'Mantenerse en la Filosofía' encontrado en la Villa de los Papiros de Herculano, anotó: «Sobre la dureza de mi yo me respondo cada día con una dosis de contrición». Las peores ofensas son auto inferidas ya que terminan por agrietarnos.



Valores

7.5.19



¿Cuándo nos vamos a enterar de lo que vale un peine?



Sacudidas

6.5.19



Nunca me he podido sacudir la sensación de que la gente contemple esta inclinación mía a las palabras como una mera inutilidad y un disparate. Pienso que desde una óptica ajena a este mundo debe resultar una delirante pérdida de tiempo.



Totalidad

5.5.19



Soy yo —me dijo—. Ah, entonces eres todo el universo.



Ceremonias

4.5.19



Los ritos sociales, en especial los religiosos, he tratado de interpretarlos más como la repetición de un hecho incuestionable que pasa de generación a generación, que como un verdadero sentimiento y vocación por el hecho reiterado. En la mayoría de los casos se trata de exteriorizar el estatus social entre el círculo de parientes y amistades. Lo he podido comprobar con familiares donde la invitación era ineludible y que, tras el ceremonial, no lo han continuado alejándose de la iglesia con la misma celeridad que se aproximaron. No les reprocho nada porque es su forma de pensar y lo asumen como algo normal. 

Viene contar esto aquí, porque presencié una escena hace unos días ante el requerimiento de una madre para que su hijo de diez años fuera a la catequesis, y mientras el niño se resistía a ello, lo oí decir con total espontaneidad: «me estáis obligando a ser católico».



Métricas

3.5.19



El tiempo de la infancia es lírico. El tiempo poético es niñez. Ninguno de los dos tiempos puede ser cronometrado por el pragmatismo de los relojes.



Tabernario

2.5.19



Mi amigo Julio, catedrático de las barras de bar, me soltó hace unos días una de sus frases lapidarias: «Deberíamos durar noventa años como niños y después morirnos». Y sé que nunca ha leído Peter Pan.



Equivalencias

1.5.19



A veces cuando no nos convence la verdad inventamos una verdad paralela.



Inacabable

30.4.19



¿Si bicho malo nunca muere es porque lo malo no tiene principio ni fin?



Anomalía temporal

29.4.19



Cada mañana, nada más levantar el día, mientras preparaba mis clases de bachillerato observaba desde la ventana a aquella mujer. Barría con paciencia el trozo de acera de su vivienda y luego, con un paño blanco en sus manos, limpiaba con extenuante parsimonia cada tramo del enrejando de su porche, sin detenerse ni hablar con nadie. Su presencia casi enigmática me hacía intuir que dentro de ella habitaba una peculiar concepción de una realidad pudibunda e higiénica, regida por unas normas que rayaban en un trastorno de personalidad y trataba de aislar a sus hijos de la sociedad contagiosa. Las noticias que después me llegaron de esta mujer así lo confirmaron, mientras su imagen cíclica volvía a ejercitarse en la pulcritud de su morada durante décadas. Tras sufrir una crisis de salud fue internada en una residencia para mayores que necesitan atención, donde falleció hace unas semanas. 

Hoy he visto a su hija en el mismo lugar, realizando con idéntica precisión las mismas tareas de su madre. Por un momento he pensado que se estaba produciendo una singularidad en el tiempo.



Fases

28.4.19



Cada vez que un amor la abandonaba su corazón menguaba. Luego, al enamorarse de nuevo, volvía a crecer.



Amos de la nada

27.4.19



El Barón de Teive en ‘La educación del estoico’, advierte: «Tengo todas las condiciones para ser feliz, salvo la felicidad». A veces lo tenemos todo menos lo esencial porque nos han entrenado en la ilusión del deseo, donde solo importa la presencia de lo fugaz. 



Puntos de luz

26.4.19



Hace años escribí que «La soberbia del ser humano es colosal. ¿Cómo va a permitir desvanecerse en la nada que lo vio crecer? En un acto de supervivencia inventó a Dios para que éste le asegurara la eternidad». Hoy leo en un diario que el genetista Ginés Morata, uno de los dos únicos españoles que pertenecen a la Royal Society del Reino Unido y a la Academia Nacional de Ciencias de EE UU, declara: «Dios no nos ha creado a nosotros: los humanos hemos creado a Dios». La solidaridad en el saber ahuyenta bastante la soledad del pensamiento.