Pésame

1.11.09



Fue a dar las condolencias a un conocido por el fallecimiento de un familiar. Al acercarse a la casa vio la mesilla con el libro de firmas y las sillas en la puerta. No era una tarea grata pero había que cumplir. Fuera no había nadie y pensó que quizás era muy pronto o muy tarde. La puerta de la calle estaba abierta pero en el recibidor las sillas permanecían vacías. Tampoco se escuchaba ningún ruido que advirtiera de la presencia de gente en la casa. Se extrañó y dudó si entrar o marcharse para regresar después, pero se dijo que ya que estaba allí no era cuestión de volver otra vez. Entró con parsimonia mientras buscaba con la mirada la presencia de alguien en la vivienda. El velatorio estaba vacío. Su olfato lo orientó hacia el olor a crisantemos, gladiolos y lirios que emanaba desde una habitación al fondo de la casa. Durante un instante estuvo desconcertado sin saber hacia dónde ir, pero se decidió y llegó hasta la habitación donde estaba el féretro. El cadáver no estaba y en su lugar un cartel indicaba: «ni vivo ni muerto». Sintió un repentino escalofrío y se marchó. Caminó molestó durante un rato porque consideró inútil su acción y, sobre todo, se sintió frustrado por no haber podido dar el pésame a nadie.

5 apostillas:

PiLaR mArTiNeZ dijo...

Odio los funerales...pero son parte de esta vida por desgracia...
Un beso.

Al59 dijo...

Inquietante. Por la mezcla de broma, bruma y tragedia parece un sueño de Arrabal, de los que cuenta en su Ceremonia de la confusión.

PEGASA dijo...

Caray, me imagino esto contado con la luz de una vela y la bruma de la niebla y me recuerda a libro de Cuentos y Leyendas de Becquer.
Bueno soy una de las tripulantes del Barco de Maria y que querido venir a hacerte una visita.

Niha dijo...

Sí, eso de ir para nada es molesto.
... Creo que mejor no pensaré mucho más en el relato, no vaya a ser que caiga en la cuenta de lo inquetante que realmente es.

Maria Coca dijo...

Desde luego, como dice el dicho: "si hay que ir se va, pero ir para nada es tontería".

Besos de luz.