Suculencias

17.11.09


—Lo sensual es un plato de palabras —dijo al tuntún mientras caminaba.

—Eso es la intimidad del paladar —apostilló su acompañante.

—Nos hemos perdido en la codificación de la química legal y el envasado al vacío de los alimentos —aseguró.

—Igual que en los nuevos espacios literarios.

—Nutrirnos nos diferencia de los que no están vivos —sugirió y detuvo su paso.

—También entender las palabras que masticamos.

—Será que no sabemos administrar los sentidos porque la boca es tránsito de alimentos y palabras.

—De risas y de besos por igual —y rehicieron su camino en silencio.

4 apostillas:

Juan Navarro dijo...

La boca también es tránsito de silencios y, a veces, de vómitos.
Un abrazo.

Blanca dijo...

y de brindis y de cielos..

" bebo en tu boca por ello,
brindo en tu boca por tanto"

Miguel Hernández"

Salud

El futuro bloguero dijo...

Maravillosas palabras y... qué buenos los dos comentarios, que completan y redondean una entrada tan "deliciosa"

Sótano dijo...

...y vuelve al cielo de tu boca , el purgatorio...J.Sabina...por aquello de los vómitos...