Antropología de la decepción

21.11.09



Sin voluntad no hay destino porque incluso en la asepsia de la apatía hay un resquicio de resolución del azar.

3 apostillas:

Caracol Tigre dijo...

el azar tiene voluntad, mmmmm, una idea muy bergsoniana. y hermosa

Joselu dijo...

A veces dejo que sea el azar quien escoja mis caminos, aunque no sé si eso es realmente un ejercicio de la voluntad. Me caben dudas. Pero el resultado es el mismo que si hubieras escogido tú el camino.

Juan Navarro dijo...

Hay un destino que, por la voluntad, deja de ser fatal o inexorable y deviene en libre albedrío.