Precepto

23.11.09



Para Ludwig Wittgenstein «lo que se deja expresar debe ser dicho de forma clara.» Una aspiración con la que me levanto cada mañana y que me persigue hasta acostarme cada noche como propósito ‘irrealizado’. La claridad va más allá del mero estilo literario ya que afecta, incluso, al propio estilo de vida.

8 apostillas:

Caracol Tigre dijo...

Wittgenstein estaría de acuerdo con su preocupación y con la conexión con el estilo de vida.

Hay que recordar que se debe leer eso que usted llama "precepto" (lo digo así porque no estoy tan seguro que la intención alla sido expresarlo como precepto, lo cual no invalida sin embargo su preocupación) se debe leer, decía, junto con la oración que le sigue, que también tiene mucha profundidad existencial

"Todo aquello que puede ser dicho,
puede decirse con claridad: y de lo que no se puede hablar, mejor es callarse"

Althena dijo...

Parece facil pero que dificil porque tambien depende de que entiende o quiere entender el interlocutor. Monumental tarea.
Feliz lunes te desea la costilla incomoda.

Joselu dijo...

La aspiración a la claridad a la que también propendieron nuestros clásicos frente a la confusión y la ambigüedad o retorcimiento de tanto discurso inane. Un buen propósito de vida para orientar nuestros días. Creo que la sentencia clásica decía: "Lo que bien concibe la mente, se explica muy fácilmente".

Juan Poz dijo...

"Luz, luz, más luz", dicen que dijo Goethe al morir. Y la veda de las interpretaciones no se ha cerrado. Quienes, que su sur amado; quienes, que la razón; quienes que la vida, etc.
Eugenio D'Ors, sin embargo, cuando le dictaba a su secretaria, le preguntaba: "¿Se entiende?" "Perfectamente, don Eugenio", le respondía la muchacha. "Pues oscurezcámoslo", contestaba el escritor, no contento con ser tan accesible.
Hay claridades que revelan las vergüenzas; como hay oscuridades que revelan la presunción.
A veces lo importante es tener qué decir, más allá de si sale de forma clara u oscura.

neurotransmisores dijo...

No es fácil ver claro en un día nublado.

Saludos.

María dijo...

Para mi la claridad y la concreción, son dos cuestiones pendientes de por vida.
Admiro a la gente que en dos palabras, hace inteligible algo complejo y prescinde de toda filigrana, para comunicarse. Mi gran problema es el rollo que tengo, sin el cual, seguro que se me entendía mejor y además ¡¡Ni te cuento la cantidad de tiempo que me sobraría!!
En la vida, sin embargo, casi siempre, me paso de clara.:))

Muchos besos y feliz semana.

Juan Navarro dijo...

Es cierto, nada dicho con más sencillez que la teoría de la relatividad cuando fue formulada por Einstein. Me temo, por eso, que cuando se habla de un modo ininteligible es porque no se tiene nada que decir, porque lo que se dice es insustancial o porque se desea mantener entre un grupo de privilegiados o de poderosos.
Un abrazo.

Maria Coca dijo...

Que todo quede claro, sin duda. Buen precepto para ampliarlo a todas las parcelas de la vida.

Besos lunáticos para tí, amigo mío. Claros como el agua.