Veracidad y estadística

25.11.09



¿Cuándo es una verdad más verdadera, cuando la dice uno o cuando la creen muchos?

13 apostillas:

Mechi.- dijo...

Un poco y un poco

Caracol Tigre dijo...

Según mi maestro (Nicolás Gómez Dávila)que la digan muchos la imposibilita para ser verdad.

Yo creo que la digan muchos o pocos igual no es verdad, esa palabra se me presenta demasiada plagada de moral y política.

Deberíamos cambiarla por palabras más amables como correcto, probable, adecuado, más o menos vago, posible, etc.

Caracol Tigre dijo...

me puse muy filosófico??????? :(

البعوض dijo...

Cuando la creen muchos no es más verdadera, sino más difundida.
Sí es verdad que humillarse ante la mentira de la difusión es una verdad como un templo, y que es en los templos desde donde mejor se difunde la mentira.

Ex-compi dijo...

Pero, digo yo ¿existe la verdad? la verdad ¿de qué?, la verdad ¿para quién? la verdad..., ya no tengo mas verdades.

Juan Poz dijo...

Que la verdad admita tales gradaciones: nada, poco o muy verdadera, es ya el reconocimiento de su fracaso. Pensar en términos de "verdad" es un invitación a la demagogia. Yo huyo.

Antero dijo...

Cuando más la necesitan.

Un abrazo.

Juan Navarro dijo...

Cuando se nos incorpora como algo propio, como nuestro brazo o nuestra nariz.

Alejandro Kreiner dijo...

La verdad es que no hay verdad.

Saludos.

El futuro bloguero dijo...

Una mentira, a base de repetirla gana credibilidad....

La certeza, la exactitud, no tiene que ver creo ni con lo uno ni con lo otro. Hay cosas increíbles, que sin embargo son verdades como puños.

Abrazo

Joselu dijo...

Estoy convencido de que hay verdad, y que un ser humano consciente es capaz de discernirla. Todos sabemos cuando somos generosos o abyectos. La conciencia existe.

Luis Valdesueiro dijo...

La verdad, no estoy seguro de entender la pregunta. Pero acogiéndome a la palabra "estadística" del título, opino que a veces se cae en la superstición de creer que algo es "verdadero" en razón del número de adhesiones que despierta. Semejante superstición llevó, en otros tiempos, a someter a votación, en el Ateneo de Madrid, la existencia (o no) de Dios. Y como entre los presentes eran mayoría los contrarios a la existencia, resultó que Dios no existe (al margen de que exista o inexista, que ése es otro tema, al que en nada afecta la consulta de marras). Concluyo: hay verdades y "verdades estadísticas", que por supuesto dan mucho juego, y no siempre es fácil descubrir la falacia que encierran.

Pareidolia dijo...

me quedo con la definición de verdad de Ortega y Gasset, es decir, la suma de la verdad de cada uno es la verdad absoluta, la otra verdad es la relativa. Para cada uno lo que vale es su verdad, nada como uno mismo para saber a quién engaña o a quién no. Yo tengo dos verdades, una para mí y la otra para los demás.
Un besico, amigo.