Indecisa

22.11.09




El hombre del semáforo le parpadeó varias veces consecutivas y, por una vez, ella supo que podía pasar al otro lado de su vida.



12 apostillas:

Elvira, el Cisne Negro dijo...

Algo así estoy esperando yo...

Maritza Bueno dijo...

Linda manera de describir un flechazo amoroso.

Eres genial, me encantan tus minicuentos.

Caracol Tigre dijo...

ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ja ahhhhhhh ja ja ja ja ja ja.......

Blanca dijo...

De vez en cuando escribes cosas preciosas .
Hay veces que no entiendo na de na.
Un abrazo.



P.D. Blanca va tomando confianza, mala cosa, xd

El futuro bloguero dijo...

Es que a ver quién es la que se resiste a un hombre que aparece fugazmente, que es un "verde" y que te hace "correr"...

Juan Poz dijo...

"Me descubro el cráneo", que escribió Valle en Luces de Bohemia.
Pura poesía pura, transeúnte que toma apunte fugaz de lo efímero que dura, de lo que cambia el rumbo de una vida.

Joselu dijo...

El minicuento es brillante y desconcertante. Pasó al otro lado de su vida. Me gustaría saber qué encontró allí, pero eso queda a nuestra imaginación. Un cuento no tienen por qué aclarar todo.

Lu dijo...

Me encantó. Precioso.

Ex-compi dijo...

Me he levantado de mi silla, he alzado los brazos al cielo, y he dicho Paco es grande...

Antero dijo...

Cambiar el príncipe azul por el príncipe verde.

Enorme microcuento. Para quitarse el cuero cabelludo, el cráneo y la masa encefálica al completo.

Juan Navarro dijo...

Aclaración: el cuento es feminista. Pasó al otro lado de la vida de ella misma.
Un abrazo.

Maria Coca dijo...

Eso fue lo mejor: la adrenalina de verse en el otro lado...