Oficio de bloguero

15.4.10




Hay muchos oficios en el mundo, algunos ya desparecidos de los que sólo queda su recuerdo. Otros se tambalean ante el estupor de la novedad. Finalmente, emerge un grupo de nuevos oficios aparecidos al rescoldo de las nuevas tecnologías, en el cual se puede colocar el oficio de bloguero.

Oficio con poco beneficio que no sea el de la satisfacción, la dedicación de algunas personas a cultivar este ‘género’ comunicacional y creativo, ha forjado un nuevo gremio y dado la posibilidad de expresión a miles de ciudadanos anónimos que han estampado una marca personal en el ciberespacio.

Dignificar este oficio todavía es una cuestión de prurito personal, el paso del tiempo dirá si termina por ser una cuidada artesanía o una mera actividad funcional.



8 apostillas:

Rose Kavalah dijo...

Creo que será un oficio distinguido, porque lo veo realmente complicado que alguien pueda ganarse la vida con un blog. Por eso el contenido ha de ser genuino, del mismo modo que su creador ha de ser un erudito en algo.

Sólo sé de una persona (no la conozco personalmente) que se gane la vida escribendo un blog. El blog era de pago (vamos, que había que apoquinar para poder leer lo que éste señor publicaba), y su contenido era acerca de diferentes apuestas a realizar. Su creador era algo así como un gurú de las apuestas, decía cuánto apostar, a qué partido, cuándo, y todo eso.

Pero aparet de este, no conozco a nadie más que se gane la vida de blogero.

Lalu dijo...

Los blogueros que logran captar la atención de los periódicos o revistas pueden vivir de ser blogueros, en cierta medida.

A los blogueros de lasillavacia.com les pagan también.

Javier dijo...

Como en todos los oficios, Francisco, si es que podemos llamar así a lo que hacemos -salvo, claro, quienes se ganen la vida con ello-, hay unos pocos virtuosos, una gran mayoría de mediocres diletantes, y otro puñado que mejor haríamos buscando caracoles cuando escampe.

Un abrazo.

AniZ dijo...

Y yo pregunto, porqué tenemos que profesionalizarlo todo?

El futuro bloguero dijo...

Yo, como soy aprendiz aún y no puedo vivir de esta profesión me puse el nombre o alias de Futuro Bloguero.

Ojalá algún día pueda ser... Bloguero.

Abrazo

Joselu dijo...

¡Qué bonito pensar que este es un oficio! Con vocación y propio de artesanos o prestidigitadores de la palabra. Un bisabuelo de mis hijas hacía zuecas, su padre hace un blog. No está mal.

Juan Poz dijo...

Tener oficio como bloguero no es lo mismo que convertir el blog en un oficio. Que coincida el ocio con el negocio no suele ser fenómeno común, pero ocurre. En cualquier caso, los oficios siempre tienen exigencias que nos apartan de la libertad, y, de momento, prefiiero que el bloguero se "deba" sólo a sí mismo, y no a los lectores, prefiero que no se nos afolclorice... Rebeldía e independencia, y a hurgar en las tres heridas -con tres heridas yo-: la del ser, la del no ser y la de todo lo contrario.

Alejandro Kreiner dijo...

Si escribir un blog se convirtiera en un oficio seguro que no habría tantos blogs.

Saludos.