Anatomía de la palabra

25.4.10



Hablaba hasta por los codos. Sus conversaciones estaban articuladas entre la flexión y la reflexión.



5 apostillas:

Joselu dijo...

Fluctuaba, pues, entre lo flexivo y lo reflexivo, entre las abdominales y la gimnasia de cerebro.

Rose Kavalah dijo...

eran títeres!!! qué dulce...

Emerre dijo...

Genialísimo.

Maria Coca dijo...

Eso si que es hablar por hablar!!!

Más besoss

El futuro bloguero dijo...

Si hablara por las rodillas, también articularía la genuflexión, jajaja.