Peregrinar

10.4.10



Un momento de gloria y una eternidad de desconsuelos. La vida parece programada para el expatriación de todo apego.


8 apostillas:

Anónimo dijo...

Con todos los respetos, Francisco, me opongo a esa visión católica de la exitencia -¡menuda errata, "exitencia" en vez de existencia: salida de la vida para aspirar a la gloria-, al "valle lacrimorum" por el que hemos de atravesar para alcanzar la gloria o algún momento de gloria. Lo veo justo al contrario, y a pesar de los pesares, un encadenamiento de momentos gloriosos y no pocos desconsuelos, y, a veces, superpuestos, la gloria y los desconsuelos. Hago mía la visión de Jorge Guillén, tan criticada: "Dije: todo, completo./Las doce en el reloj". Pero no se me oculta que los "optimistas bien informados" siempre se ríen de nosotros, los cultivadores de la "razón vital", según la explicara, tan poéticamente, María Zambrano.

Juan Poz dijo...

Juan Pozanónimo soy...el de arriba, puesto que no "elegí" identidad... ¡Pero qué magnánimo google tenemos!

María dijo...

jajaja JUAN,

si me permites, me ha encantado lo que has dicho e incluso tu juego, no sé a nuestro querido Francisco, supongo que también.

Yo, que también me considero una "optimista por naturaleza" aun que no sé si todo lo informada que debiera, también pienso que nuestra vida, no es en absoluto un peregrinar tan lastimoso, como enfoca Francisco esta vez.

Luces y sombras, eso es la vida, pero incluso en las sombras, siempre, queramos o no, hay luz.


Muchos besos y feliz finde.

dgl dijo...

Hay más acepciones de gloria que no se circunscriben a la semántica católica:

(Del lat. glorĭa).
1. f. Reputación, fama y honor que resulta de las buenas acciones y grandes calidades.
2. f. Gusto o placer vehemente. La gloria del estudioso es estudiar
3. f. Persona o cosa que ennoblece o ilustra en gran manera a otra. Cervantes es gloria de España El buen hijo es gloria de su padre
4. f. Majestad, esplendor, magnificencia.
5. f. Género de pastel abarquillado, hecho de masa de hojaldre, al que se echan yemas de huevo batidas, manjar blanco, azúcar y otras cosas.
6. f. Hornillo dispuesto para calentarse y para cocer las ollas.
7. f. Estrado hecho sobre un hueco abovedado, en cuyo interior se quema paja u otro combustible para calentar la habitación.
8. f. En el teatro, cada una de las veces que se alza el telón para que los actores y autores reciban el aplauso del público.
9. f. En pintura, rompimiento de cielo, en que se representan ángeles, resplandores, etc.
10. f. Tejido de seda muy delgado y transparente, de que se hacían mantos para las mujeres, más claros que los de humo.
11. f. Rel. En la doctrina cristiana, estado de los bienaventurados en el cielo, definido por la contemplación de Dios.
12. m. Cántico o rezo de la misa en latín, que comienza con las palabras Gloria in excelsis Deo.

Clara dijo...

Vida: ¡qué hermosa, luminosa y desoladora aventura que quizás no admite repetición!

Joselu dijo...

Clara es mi hija, pero el comentario es mío. Siempre me entra en gmail y me deja su huella.

Juan Poz dijo...

Joselu, andamos hechos un buen lío identitario, ¿se nos habrá pegado de vivir aquí o ya lo trajimos puesto...?

aflora dijo...

"Todo lo que me importaba se me ha acercado sólo para decirme adiós."
Papeles de agua. Antonio Gala.

Es muy cierto, vivimos para acabar perdiendo.