Doble vida

16.4.10



A Salvador Dalí le gustaba decir que había nacido dos veces. Una primera vez corta que acabó por una meningitis y una segunda más longeva. A mí me ocurre igual, en el libro de familia estoy inscrito dos veces. Cuando de niño visitaba el cementerio, mi abuela se detenía en un rincón del camposanto dedicado a albergar pequeñas tumbas y me señalaba una donde se podía leer mi nombre. La extrañeza de vivir dos vidas es como la sensación de nacer en Internet y desdoblar la existencia.



7 apostillas:

Míkel F. Deltoya dijo...

Bien dice una canción de Atahualpa Yupanqui "Alguna gente se muere para volver a nacer".
Debe ser interesante, nacer dos veces, poder decir que se vivió y que de nuevo se vive.
En lo personal yo a veces pienso que pese a haber nacido, me faltan muchos sueños, fracasos y tropezones para renacer.
Pero entonces, nacer y haber vivido dos vidas... ¿conlleva al olvido de alguna de ellas?
Saludos

Joselu dijo...

El síndrome de la dualidad llevó a Dalí a recrear en su vida la gemelaridad de Cástor y Pólux, los Dioscuros, hijos de Leda y hermanos de Helena de Troya. Quizás uno siente la intromisión de una vida en la otra, la sensación de suplantación, de ser vivido o vivir lo que otro pudo haber vivido. Pero en el caso de Salvador Dalí, ser el segundo ante un primero idealizado y fallecido, le llevó a sentir un profundo abatimiento y sentimiento de inferioridad ante su hermano al que sustituía. Un conflicto o relación ambivalente, extraña, curiosa...

Clara dijo...

Sensación de una vida en muchas. Lo de Dali fue puro psicoanalisis en esa relación con el hermano que no era. Quizás navegar, escribir, bloguear,etc. Formé parte de esas busquedas....

Rose Kavalah dijo...

Muy bueno Francísco, realmente bonita esta entrada.


un saludo

El futuro bloguero dijo...

Yo soy yo, (Paco) y también soy yo, (Futuro Bloguero) pero no sé si crear otro yo, para poder ser uno y trino, que vende más...

José Ángel Renedo dijo...

En Internet podemos tener dos o incluso más vidas y ¡hasta podemos soñar que vivimos la vida que queremos!.

Un saludo desde Madrid (recién regresado de Granada).

Maria Coca dijo...

Una suerte de vida que se multiplica por dos. Qué maravilla y qué extraño a la vez...

Besos lunáticos.