Gentilidad

9.5.11



Este blog es un fetiche creativo de su autor, nadie se llame a engaño. Si en el trasunto de escribir mi vida escribo esta bitácora, es por pagar el precio de hacer aquí lo que en otro sitio no. El valor está entonces en la inteligencia y el sentimiento del lector y en el talento de los comentaristas.



3 apostillas:

hEto dijo...

Cierto es.
Tienes toda la razón.

Y por lo que a mí atañe...
No seguiré cometiendo el mismo error.

Te leo y te sigo porque me haces pensar.
Y eso es de agradecer.
Claro que sí.
Si no fuera así... ni te leería, ni mucho menos comentaría.


Así pues... dejo de hacer el mongolo y te seguiré leyendo en silencio.


Un saludo,

H.

Maria Coca dijo...

Pues haces muy bien. Es un placer regresar y volver a leerte, amigo mío.

Besos de luna de vuelta.

Míkel F. Deltoya dijo...

Un precio sobre valorado, puedo apreciarlo.
Hay Simbiosis entre apostillas y entradas, la duda entra en saber quién está dentro de quién.

Sigue haciendo lo que estás haciendo, que lo haces... y vaya que lo haces bien.