Ignominias

10.5.11



—No ofende quien quiere sino quien puede. Que lo sepas.
—Me dijo tantas barbaridades.
—Recuerda que el refrán dice que el canalla es el que hace el agravio, no el que lo soporta.
—A pesar de ello no consigo quitármelo de la cabeza.
—¿No fue Confucio quien dijo que se nos haga un agravio no significa nada, a menos que insistamos en recordarlo?
—Y cómo actuar ahora.
—Como dijo el filósofo, «el mejor medio de desembarazarse de un enemigo es hablar bien de él por todas partes. Acabará enterándose y dejará de tener la fuerza necesaria para perjudicarnos: le habremos roto su resorte… Seguirá atacándonos, pero ya sin vigor ni consecuencias, pues inconscientemente habrá dejado de odiarnos. Ha sido vencido e ignora al mismo tiempo su derrota.»



14 apostillas:

Josefina Motis-Purroy dijo...

Que majo esto. Desde el autor a Confucio...Hay infinidad de matices
Pero el agravio tambiém es subjetivo. A veces, sin odiar, queriendo mucho se gastan bromas o se dicen verdades pladas y el inerlocutor se siente muy dolido u ofendido. Es cuestion e afiniad y tolorancia, de sentimientos mas que de palabras.
Lo que si es eficaz tratar al realmente agresivo sin entrar en su espiral, con serenidad y en paralelo.. Arena

hEto dijo...

No me sea Ud. provocador...
Que no puede estar más equivocado en la reflexión que hace frente al espejo.

¿Ha visto lo que ha hecho? :
Me ha hecho romper mi palabra.

Y... con ello está alimentando a la bestia.
Lo sepaaa.

No se tome este comentario como una amenaza, xD.
Las amenazas están para no cumplirlas.
Esto es un juramento… y yo no juro en vano.




PD : Al final terminará enamorándose de mí.
Pero, me temo, ilustre doctor honoris causa, que su amor no será correspondido.

Juan Poz dijo...

Nietzsche decía que se había de escoger con mimo a los enemigos y tratarlos bien, e incluso enviarles flores. ¡Cuántos darían un potosí por ser considerados tales! Desgraciadamente, no todos valen para esa alta función.

hEto dijo...

Veo que habla por Ud. D. Juan; o acaso, alguna vez antes, ¿se le había hecho tanto caso?.

Me encantan las peleas desiguales.
Esas en las que es necesario 1000 rufianes para acabar con un solo hombre.


Venga, va!! : ¿Algun@ más?.

Estoy de rebajas y por el mismo precio, no hago aprecio a cuantos lilas seudo-intelectuales quieran lamerme los huevos a pares.

Gerónimo dijo...

MIre, señor heto, este espacio era reflexión compartida dentro de limitaciones o no de los que transitábamos por aquí y nos interesaban las narraciones diarias de Francisco Ortega. Desde hace unos días parece ser que usted pretende con malos modos convertirse en el protagonista del espacio. ¿Por qué no se dedica a cuidar el suyo, ese de horteradas propias de niño de la ESO imberbe y sediento de amor? Porque lo que usted escribe, remedando el estilo apocalíptico y visionario, encubre a un frustrado sexual. Quizás usted se considere un visionario pero los demás, los que lo soportamos aquí, sólo vemos a un maleducado con ganas de protagonismo quizás porque le falta en su vida personal y lo suple con esas gansadas de su blog y sus insultos y cretineces por aquí. Se ha tenido harta paciencia pensando tal vez que usted tendría un mínimo de cordura para dejar de hacer el mongolo, pero ahora se lo pedimos formalmente. Si usted no fue querido por su madre de pequeño o pasan de usted todas las mujeres porque ven en usted a un protofascista con ínfulas sádicas y anarquistas, no nos castigue con su necedad de la que hace ostentación creyéndose alguien con capacidad de enjuiciar a los demás. No le dé más vueltas, su madre no le quería pero eso no ha de condicionarlo para siempre a la imbecilidad. Todo se supera. Sus historias no merecen un regüeldo y toda esa estética negra y el gamberrismo militante sólo encubren a un pobre diablo. Le agradeceremos que nos deje en paz. Váyase a su espacio a ver si consigue algún lector. Yo desde luego no volveré por allí. Creo que son mejores los programas de Belén Esteban. Atentamente.

hEto dijo...

Hombre (o mujer, a saber), un/a apache en toda regla (o a decir verdad, tras lo leído, con ella; con la regla –si es que uno lo tiene que explicar todo, joder-).
Nada más y nada menos que el mismísimo Gerónim@.
¡Esto se pone interesante! : Por fin alguien dign@ con el/la que batirse en duelo (son palabras del propio D. Francisco quien, en su último párrafo habla de vencidos y derrotas).

He de reconocer, mi querida mamá, que me conoces bien (permítame que la tutee, madre). Has dado en el clavo en absolutamente todo cuanto has expuesto.
Si no has estudiado psicología… nunca es tarde para empezar.

En primer lugar, querida mía, el protagonismo me lo estás dando TÚ, sopla pollas, al darme pábulo en este charco.

En segundo lugar, amantísima madre, que yo sepa, en este espacio las palabras son silenciosas, y por lo tanto uno no las oye (lee, por si no te enteras de lo que hablo) y nada le incomoda salvo que le preste la atención que no debe.
Lo tienes muy facilito, ser imberbe : Limítate a seguir transitando por este espacio y a reflexionar (no me hagas reír, anda, que al final te voy a coger aprecio) en voz alta o baja; como mejor te venga.

En tercer lugar, tú que eres bastarda sin duda alguna, deberías o debieses haberte dado cuenta que en el post que precede a este, yo ya había dicho que no iba a comentar más y que seguiría leyendo en silencio. Pero claro, al Sr. Ortega esto no le venía bien, puesto que se le iba al carajo su tesis doctoral en sociología, y por ello, muy amablemente, me dedicó, nada más y nada menos, que todo un post pa’ mi solito. Cosa que me honra en exceso y me pone el culo como un paraguas abierto, porque, sinceramente, no creo merecerlo y no recuerdo que antes lo haya hecho con nadie más, o al menos yo no lo he leído.
…Y por lo que veo, a más de uno, esto le ha removido de envida las entrañas.

Y en cuarto lugar, por no extenderme en exceso que tengo que ir a visitar a mi camello, ya veo que tú conoces bien a la Belén Esteban y mi blog también; lo que ya de por sí indica el grado de intelectualidad y los gustos y preferencias que tienes, chavala.

En cualquier caso, muchísimas gracias por la atención prestada. Eres un cielo.

Ah!!. Joer!!, que se me olvidada : ¿no te das cuenta que eres tú también quien está contribuyendo y molestando (a los lectores silenciosos) con tus estupideces de mujer adulta, culta, y reflexiva?. Si hubieras sido lo suficientemente honesta, valiente y madura (que lo mismo te caes; de madura digo) el mismo comentario tan educado que has dejado aquí, lo podías haber dejado en mi blog, y con ello no hubieras hecho el mongolo como lo hago yo.
Y no temas que más publicidad de la que me estáis dando aquí, no me la ibais a dar en mi espacio. Aquí hay muchos más lectores y con tu comentario lo que has promocionado, tía lista, es que a los demás les pique la curiosidad y vengan a leerme.
Y quien sabe, lo mismo no opinan igual que tú, lumbreras.
Sí que has hecho bien el indio, sí. GE-RO-NI-MO… jau (esto es un saludo en apache, por si no lo habías pillao).

Ainsss, Dios mío. Si es que los creas y ellos se juntan.




PD : Ahora va Ud., Sr Palomares, y me censura este comentario.
Entonces la amiga Gerónimo pensaría de su ilustrísima, que es un protofascista con ínfulas sádicas y anarquistas. O sea : Uno de los míos. Ya te digo.

hEto dijo...

D. Francisco : Soy tauro, y me encanta entrar al trapo.
No piense que es mérito suyo.
Del mismo modo que me chifla chapotear en estos charcos.
Yo lo hago por divertimento… mientras que Ud. se lo toma como todo un reto.

Viniendo de tan ilustre sesera me alaga hasta ponerme el culo como otro paraguas abierto.
Pero no se me venga arriba, que verá que pronto cae para abajo.
Cuanto más alto es el ascenso, más dura es la caída.
Y yo no tengo nada que perder, ¿ha pensado en ello?.
Pero, mi débil contrincante, ¿ha sopesado cuanto tiene que perder Ud.?.

Ya veo que Ud. también se ha dado cuenta de que gracias a los improperios de este insolente y macarra aprendiz de escribano, sus post’s están recibiendo más comentarios que nunca. Y evidentemente eso le engorda el ego.

Pero no es menos cierto, su señoría, que las respuestas a mis comentarios de sus acólitos tertulianos, le están quitando protagonismo a su fetiche (que por cierto, hay que ver que fetiche más rarito tiene Ud.) y me están dando a mí la fuerza para que mis improperios terminen venciendo a sus desvaríos.

Efectivamente no jode el que quiere, sino el que puede.
Y yo me pregunto : ¿Quién es realmente el sodomizado aquí?.

Por favor, no hable/n Ud./es bien de mí… que eso echaría por tierra mi re-puta-acción.
Y no creo estar preparado para tal mogollón.



PD : El que se pica ajos come… y por estos lares, a más de uno, le huele la boca a chotuno.

AlQweta dijo...

Sin duda, ehto eh porque no metho... ¿noh, hEto?

:DD

hEto dijo...

Sin duda alguna, AlQaeda.
digo... AlCahueta.
Joder que día tengo hoy. AlQweta, xD. :

Si es que yo no domino los idiomas como vos; que tan brillantemente maneja el francés, el inglés disciplinado, el cubano e incluso el tailandés, entre otros.

A que sí. Venga no me digas que no... que me chafas, y si no descargo la leche condensada, se me hacen grumos en la neurona. La única que tengo. Y no la tengo precisamente en el seso.



:P ...Pa' tu culo. A esto se le llama un beso negro; pero ya lo sabías, seguro.
Si es que lo tuyo es el dominio de las lenguas, ta' claro.

^^



PD : ¡Coñio…!. No dejáis a uno ni para ir a mear.
¿No os da vergüenza tratar de emboscarme entre tantos?.
¡Ah!. Ya sé. Os lo estoy haciendo pasar de lujo, de vicio, de pura madre. A que sí (¿?).

AlQweta dijo...

En el uso de la lengua (lenguaje) rápidamente aprendí la primera parte de la máxima gracianesca: lo bueno, si breve, dos veces bueno.
Echo en falta que te apliques la segunda parte: y aun lo malo, si breve, menos malo.
El resto de mis habilidades 'lingüísticas'no habrás de conocellas, ¡vive Dios!.
Y este es mi punto final. No me esperes levantado ni sueñes con que vuelva... 'la vida es dura, amarga y pesa, ya no hay princesa que cantar - y termina:- ya te vas, para no volver'.
.... y tac, terminó tu minuto de gloria.

hEto dijo...

Joer!!, nena :
Realmente me has conmovido.

Uffff... qué alivio, por los Clavos de Cristo.

Pero, me temo que mis minutos de gloria, o decadencia, seré yo quien me los otorgue.
Si no te parece mal, por supuesto.

Ya sebes que yo también te quiero.

En cuanto a lo de la máxima gracianesca, prin-ce-sa; si te hubieras aplicado en la primera y, sobre todo, la segunda parte...
(consejos vendo y para mí no tengo)
Yo hubiera podido soltar el lastre con el que he tenido que cargar, y hace mucho que las cosas me hubieran ido como ahora me van.

No te escondas con una careta al uso, que se te ve la patita por debajo de la puerta.

Y ahora, sí. Ahora me voy a cenar... y a lolos.


Por cierto, gracias por el aviso : ¿Como sabías que te iba a esperar levanto soñando con que volvieses?.

Sí lo sé, ya sé que no me vas a contestar. Si cumples, por una vez, con tu palabra, claro está.




PD : ¿Lo podrás superar algún día?, sinceramente creo que sí. Ya lo verás.

Ex-compi dijo...

Mi kerido Paco, el pensamiento en su post, como siempre, lleno de ingenio, reflexión y con un gran toque de inteligencia, me ha echo reflexionar una frase que dice "al enemigo ni agua". No sé... creo que esa estrategia opuesta a la que expones, puede tener los mismos efectos, dependera del campo de batalla, y nunca mejor dicho..

P.D. la libertad de expresión, algunos la mal interpretan.

hEto dijo...

Y según tú, Ex-compi :
En qué consiste, exacatemente, la libertad de expresión??.

Dícemelo, por fa. Anda.

Te lo voy a poner fácil :


La libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo señalan. De ella deriva la libertad de imprenta también llamada libertad de prensa.

El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para la libre difusión de las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración. Para filósofos como Pach, Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política. Fue uno de los pilares de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos (Primera Enmienda) y la Revolución francesa, hechos que revolvieron las cortes de los demás estados occidentales.

Otro argumento clásico, asociado a John Stuart Mill, es que es esencial para el descubrimiento de la verdad. Oliver Wendell Holmes Jr. y Louis Brandeis, famosos juristas estadounidenses, acuñaron el argumento del mercado de ideas. Según esta analogía con la libertad de comercio, la verdad de una idea se revela en su capacidad para competir en el mercado. Es decir, estando en igualdad de condiciones con las demás ideas (libertad de expresión), los individuos apreciarán qué ideas son verdaderas, falsas, o relativas. Este argumento ha sido criticado por suponer que cualquier idea cabría en el mercado de ideas. Y aun así, el que unas ideas tengan mayores medios de difusión las impondría sobre otras, al margen de la verdad. La alternativa a esta debilidad del mercado de ideas sería la persecución de la falsedad. Pero esta presenta su propia debilidad, ¿cómo saber si se está en lo cierto si se persigue la opinión disidente? Incluso si pudieramos tener la certeza de la verdad de una opinión, la existencia de opiniones disidentes permite poner a prueba, mantener viva y fundamentada la opinión verdadera y evita así que se convierta en dogma o prejuicio infundado.

Lo cierto es que esta metáfora se presta a equívocos, y Mill no comparó la libertad de expresión con un mercado. En Sobre la libertad (1859) apelaba a la libertad para exponer y discutir con el fin del conocimiento. Esto implica unas normas implícitas de conducta que aseguren el mutuo respeto entre los ponentes.

PD : Ahora ya tienes donde basar tus argumentos.
Pero, recuerda, el respeto hay que ganárselo, apañero.

hEto dijo...

...Y aquí también falta un comentario mío : por lo de la pifia de BLOGGER.

Que era el siguiente :

Y por qué no nos das tu definición/idea a cerca de la libertad de expresión, ¿Ex-compi?.

Para que no te tengas que molestar indagando por ahí al respecto, aquí te dejo alguna información que te puede ser de utilidad :


"La libertad de expresión es un derecho fundamental o un derecho humano, señalado en el artículo 19º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, y las constituciones de los sistemas democráticos, también lo señalan. De ella deriva la libertad de imprenta también llamada libertad de prensa.
El derecho a la libertad de expresión es definido como un medio para la libre difusión de las ideas, y así fue concebido durante la Ilustración. Para filósofos como Pach, Montesquieu, Voltaire y Rousseau la posibilidad del disenso fomenta el avance de las artes y las ciencias y la auténtica participación política. Fue uno de los pilares de la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos (Primera Enmienda)y la Revolución francesa, hechos que revolvieron las cortes de los demás estados occidentales.
Otro argumento clásico, asociado a John Stuart Mill, es que es esencial para el descubrimiento de la verdad. Oliver Wendell Holmes Jr. y Louis Brandeis, famosos juristas estadounidenses, acuñaron el argumento del mercado de ideas. Según esta analogía con la libertad de comercio, la verdad de una idea se revela en su capacidad para competir en el mercado. Es decir, estando en igualdad de condiciones con las demás ideas (libertad de expresión), los individuos apreciarán qué ideas son verdaderas, falsas, o relativas. Este argumento ha sido criticado por suponer que cualquier idea cabría en el mercado de ideas. Y aun así, el que unas ideas tengan mayores medios de difusión las impondría sobre otras, al margen de la verdad. La alternativa a esta debilidad del mercado de ideas sería la persecución de la falsedad. Pero esta presenta su propia debilidad, ¿cómo saber si se está en lo cierto si se persigue la opinión disidente? Incluso si pudieramos tener la certeza de la verdad de una opinión, la existencia de opiniones disidentes permite poner a prueba, mantener viva y fundamentada la opinión verdadera y evita así que se convierta en dogma o prejuicio infundado.
Lo cierto es que esta metáfora se presta a equívocos, y Mill no comparó la libertad de expresión con un mercado. En Sobre la libertad (1859) apelaba a la libertad para exponer y discutir con el fin del conocimiento. Esto implica unas normas implícitas de conducta que aseguren el mutuo respeto entre los ponentes".


Y que yo sepa... EL RESPETO HAY QUE GANARSELO; no son derechos adquiridos en la pila bautismal. ¿No crees?.