¿Otra vez la revolución?

18.5.11



¿Puede darse el mayo español?



7 apostillas:

onda dijo...

Gracias, Francisco, por el toque de cordura entre toda esta vorágine que estamos viviendo. Me ha reconfortado leer este par de interrogantes.

Joselu dijo...

Son buenos los movimientos que generan esperanza, como éste que tiene lugar ahora y que me alboroza, pero la experiencia me demuestra sistemáticamente que el desencanto posterior es terrible. Véase la situación de Egipto tras la revuelta de la plaza de Tariq unos meses después. Es peligroso generar ilusión, aunque es imprescindible para producir cambios. De todas maneras, por esos muchachos a los que reprochábamos que no se movieran. Ahora lo están haciendo pero su mensaje será manipulado (está siendo manipulado) desde todos los ángulos para apropiárselo..

Juan Poz dijo...

Con perdón, Joselu. Los primeros manipuladores de sus mensajes son ellos, que los confeccionan con una incongruencia de tal naturaleza (algunos de ellos, claro) que no auguran nada bueno de su capacidad de raciocinio. Quejas autoritarias y exigencias de niño bonito haylas por doquier; ahora bien, capacidad emprendedora, compromiso firme y "constante", más bien poco, o nada. Toda esta algarabía bienintencionada se diferencia poco de los macrobotellones, la verdad. Hay una minoría hiperconcienciada, que gastan retórica de los partidos a los que critican, y que serán absorbidos por estos en un inmediato futuro, y lo demás: esclavitud o pose. Oigo pocas propuestas y acciones de las que exigen permanencia en el tienpo y en el espacio, y compromiso. Y me escamo.
No, no estamos en el mayo español, sino en la apología de la paternidad. Ahí ha salido Cayo Lara a confirmarlo,con su pedestre retórica de izquierdista desfasado:"los apoyamos porque son nuestros hijas y nuestras hijas", paternalizando que es gerundio... ¡País!

Javier dijo...

¿Qué mayo? ¿Qué España? ¿Acaso, mirabilia mirabilium, somos capaces de andar estando ciegos? Fuegos artificiales pasadas las Fallas, que es lo que de verdad importa a todo el mundo -sobre todo a los valencianos, ¡che!-, y en absoluto indignación. Fogueo teledirigido, jarana por imitación, improvisación revolucionaria que acabará, como toda revolución que se precie, en las cloacas sociales... Lo que no evoluciona, revoluciona.

Un abrazo.

Pilar dijo...

La arena de playa está debajo de los adoquines de la Puerta del Sol. Ojalá!

Ex-compi dijo...

¿El mayo frances?.., no sé, la historia lo escribirá..., pero me parece positivo, si, podrá ser considerado como un macro - botellón, pero hay otro colectivo que no va al macrobotellón, entre otras cosas por que no tiene edad, si para amar, pero no para esos menesteres..., que puede ser una semilla revulsiva que le permita hacer un acto de reflexión, y de nuevo respirar un aire fresco de utopía.

Brindo por la utopía, desde mi casa, pero brindo por ella....

Malo Malísimo dijo...

"Yes, We Can"