Temples

19.10.10



—Nada nos supera más que aquello que nos exacerba.
―Te refieres a esos momentos en que dejamos de ser nosotros mismos.
—Esos momentos son, precisamente, cuando más nos parecemos a lo que somos y llevamos dentro.
―Cualquiera puede ponerse nervioso alguna vez y sacar su genio.
―Lo que aflora, de repente, es el carácter más guardado, algo que verdaderamente nos delata.



7 apostillas:

Joselu dijo...

Pienso que el ser humano es todo: especialmente sus estados de ánimo, y la ira es una de las principales emociones. Es necesaria para vivir en sociedad, pero hay que saber situarla en su justo punto, sin que se desborde inútilmente. Es un aprendizaje. No creo que los seres humanos sean más ellos cuando se ven desbordados e incurren en la ira, que cuando nos sentimos próximos a alguien e incurrimos en la ternura. Son caras de un poliedro que no existe.

Gata dijo...

Aplause...
Y besos

Juan Poz dijo...

La bestia que hay en nosotros... El obediente Mr. Hyde del cerebro reptilíneo... Se cae el barniz de la civilización -la pátina famosa del inteletual de La Regenta, Saturnino Bermudez- y emerge el claroscuro inquietante de la especie...
Somos hijos de nuestros arrebatos, en efecto.

Irene Bebop dijo...

Y tantísimo.

Airun dijo...

Lo difícil no es contenerse, sino conseguirlo. Lo fácil es no utilizar la cabeza, porque hay momentos en los que, para eviar un desastre, una nube negra o una conversación paralítica, es mejor hacerse el que no ve y, después, seguir viviendo.

PazzaP dijo...

Si la frase dijese "esos momentos son, precisamente, cuando más nos parecemos a lo que llevamos dentro"; por cierto, una parte que también somos y que se llama sombra; entonces tendría que matizar lo que dice Joselu, que de haber ocurrido así como digo, estoy segura, él tampoco habría contestado lo mismo.

Pero la frase dice lo que dice, y entonces el texto de Joselu no puede sino relativizar tu aserto,y por eso yo sé que él sabe qué está diciendo, y no puedo sino estar de acuerdo.

La ciencia no tiene todas las respuestas, y comprendo que lo relativo conlleva mucha responsabilidad personal.

Disculpa, es que hoy tenía ganas de hablar con alguien, y quién mejor que quien nos lee sin interrumpir. ;)

Chula dijo...

Los nervios delatan nuestro miedo, no lo que somos. No. No somos solamente ira.