Innacidos

9.10.10



Afirma Cioran, heredero del cinismo clásico y la ironía que «es imposible sentir que hubo un tiempo en que uno no existía. De ahí ese apego al personaje que se era antes de nacer.» Igualmente de ahí el desapego al protagonista diario que somos con todos esos flecos que tan poco gustan. Y observa el pensador que «no nacer es sin duda la mejor fórmula que hay. Desgraciadamente no está al alcance de nadie.» Claro que esta no opción representa el principio de una oportunidad para cuestionar dicha fórmula.



5 apostillas:

Juan Poz dijo...

Curiosa reflexión paradójica -Cioran es también el maestro de la paradoja- que me hace pensar en la curiosa sensación que a veces me asalta de no estar vivo realmente, sino de ser un borrador que se va perfeccionando para, un buen día, cuando esté "hecho y derecho", tomar la decisón, mía, sí, de "salir al mundo", instalarme en él y vivir la verdadera vida. Ahora bien, que esto esté sucediendo hacia atrás o hacia delante, lo ignoro por completo...

woman on line dijo...

Un borrador. Bonita idea para pensarse.Tiene una gran ventaja, la de pensar que alguna vez, estaremos finalmente listos para "salir a la luz", sin faltas, sin carencias. Que seremos, después de todo, un producto sabiamente terminado. Tal vez sea así.

Y en ese caso me invade una pregunta: ¿donde está el corrector ortográfico, que no lo veo?


http://amoresdecarton.blogspot.com/2010/10/un-personaje-la-medida.html

Juan Poz dijo...

Woman, en este caso, el borrador es como las manos de Escher, que se dibujas a sí mismas...

Juan Poz dijo...

"Dibujan", claro está... Tampoco me apareció el corrector ortográfico...

woman on line dijo...

Gracias Juan, interesante imagen. No conocía el trabajo de Escher. Lo he comentado en http://amoresdecarton.blogspot.com/
Espero que no te importe.