Miopía deífica

16.5.10




Y Dios preguntó a Caín: «qué has hecho». Y Caín le respondió: «acaso no lo has visto, para qué me preguntas».



7 apostillas:

Javi Brasil dijo...

Sólo quería una segunda opinión...

Javier dijo...

Dado que ostento la representación legal del Sr. Caín, de quien puedo dar buenas referencias -no en vano es mi alter ego-, debo poner en tu conocimiento, Francisco, que semejante conversación es un infundio, un bulo, puesto que jamás tuvo lugar.

Un abrazo.

Juan Poz dijo...

Porque, en ciertas ocasiones, numerosísimas, sin el decir no existe el hacer, contra la opinión común. Usted convive con su señora y tienen hijos, pero no estan casados. Ahora bien, diga el famoso "Sí, quiero", y esta usted más atado que un empalado de Valverde de la era.

Mechi.- dijo...

Obligacion de confesion...

V a v o dijo...

Por que ultimamente confundo realidad y ficción.

Joselu dijo...

Si las conversaciones sólo se establecieran cuando hay algo que decir o para saber algo que se ignorara, me temo que abundaría el silencio, no sé si para mejor. Dios ya lo sabía, pero se lo preguntó a sabiendas de lo que le contestaría.

Blanca dijo...

jajajaaaaa
Tenía razón-
Son gans de preguntar-