Camuflaje

15.5.10



Emboscarse en las palabras, mimetizar el habla, cambiar el acento hasta acomodarlo al ambiente y convertirse en un camaleón de las relaciones humanas. He ahí la habilidad de quien camina entre las tribus urbanas.



8 apostillas:

Joselu dijo...

Te equivocas, ese es el sino del hombre del presente, del siglo XXI en que nada tiene demasiada densidad, todo es evanescente, todo es pura subjetividad sin núcleo. Pura gaseosa. Ese es el hombre que el capitalismo necesita. El otro es el pasado y es innecesario y estorba.

Tony dijo...

Yo estoy de acuerdo, con esta entrada...

Mechi.- dijo...

Me gusta eso, dicho asi... tiene onda

Juan Poz dijo...

¿Sería un atrevimiento llamarlo el "hombre zelig", en homenaje a su inventor, Woody Allen? Allen también invvento otro hombre, el "desenfocado", pero seguro que ese aparece en otra entrada de esta sorprendente enciclopedia viva.

Valentin Ibarra - (acertijo) dijo...

Coincido, es necesario ser ecléctico y camaleónico. Lo suficiente para sobrevivir entre las tribus y aprender en la diversidad.
Saludos.

Maria Coca dijo...

Cierto. Un camaleón urbano...


Besos, amigo mío.

Adolfo González dijo...

Me hace gracia eso que decís los comentadores, eso de "estoy de acuerdo", "te equivocas" o "cierto". Aquí se leen poemas o fragmentos de un poema o microrrelatos, o el género que sea en conjunto, pero un poema o cualquier cosa de esas no es una opinión que contrastar con otras. Es lo que es. Y te gusta más o te gusta menos, pero no es algo de lo que discrepar o estar de acuerdo. No sé cómo lo verá el autor del blog, pero yo lo veo así.

Anónimo dijo...

Caben todas las posibilidades, e incluso de aportar ideas nuevas. Simplemente leer, reflexionar y aportar. Arena