Palabrario

16.11.10



—Nacemos del silencio y al silencio volvemos.
—Y entre las primeras y las últimas palabras, nuestra existencia es un monólogo con ruido de fondo, donde no nos escucha ni dios.
—Hay, en las palabras iniciales, un eco de atención. Se nos escucha como si sonaran por primera vez y nombraran el mundo de nuevo.
―Y en las últimas una sentencia vital.
—De las primeras hacemos bandera de identidad personal.
—De las finales un testamento sordo.
―No fue Joubert quien dijo aquello de que antes de emplear una palabra hermosa había que hacerle un sitio.
—Sí.
―Pues entonces habría que buscarles un lugar donde guardarlas.



4 apostillas:

Vloj dijo...

Hola genio...
tanto es real lo de que nuestra existencia es un monologo que no escucha ni Dios (pedazo frase) que el pobre Joubert cuando murió su esposa dijo: coño! esto hay que publicarlo... y el finado moralista se quedó sin ver su obra publicada!

Un abrazo Vloj
p.d. necesito la opinión de un poeta,ya que he colgado estos días 4 poesías y me gustaría tener una visión global!no hay prisa... estarán ahí esperándo!
Gracias

Joselu dijo...

¡Que vuelva María Moliner a elaborar un diccionario de primeras y postreras palabras!

Eloi BLQ dijo...

incluso para nosotros es importante tener presente en nuestras vidas un lugar seguro y hermoso para resguardarnos

saludos

Clara dijo...

El cómo se reciben las prímeras palabras y cómo se obvian las últimas...es muy triste.

Joubert pedía un sitio para las palabras hermosas...;¿guardarlas en un cofre o usarlas y que nos transformen?.

Bs