Exhorto

16.1.10



Cualquier cosa es más primordial que leer esta bitácora. Así que anda, te aliento a que vayas a hacer aquello que no debes demorar.

11 apostillas:

Joselu dijo...

Caramba (me encanta esta palabra), Francisco, y a mí que me place enredarme en esta bitácora durante unos minutos antes de hacer todo lo demás...

Javier Pascual dijo...

Nada es lo primero, o lo es todo, cada uno establece sus prioridades y hacer una parada aquí, ya sea o no prioridad, es una buena elección y un buen momento.

zim dijo...

¡Ay, Francisco! ¡Llevo un montón de tiempo hoy haciendo cosas 'más primordiales' (y no por ello más gratificantes)!
Anda, no seas tan duro y déjame descansar un rato en este rincón, contigo y tus visitantes.
A veces lo primordial es absolutamente innecesario, creo, y encima suele ser 'equipaje que lastra las alas' (ay, Sabina).
Saludos (secundarios quizá, pero indemorables).

Ex-compi dijo...

No estoy de acuerdo, y por tanto no acepto tú exhorto...

César dijo...

Te hice caso, así que apagué el ordenador lo volví a encender y me metí aquí.

Juan Navarro dijo...

Primordial, de primus y ordiniri, lo que está primero en el orden. Ahora bien, ¿qué orden? ¿En el de las obligaciones, las devociones, las emociones? Entro en esta bitácora al margen de todo orden, porque me lo pide el cuerpo, igual que como, bebo agua y leo poesía.

María dijo...

¡¡Francisco, hay tiempo para todo!!

Y...¿Quien establece las prioridades?
Es un placer, venir a verte, así es que lo siento, no atiendo tu exhorto y me quedo.

Por cierto, ¿sabías que en lenguaje procesal, un exhorto, es el auxilio que se prestan unos juzgados a otros para realizar determinadas diligencias?

Tu exhorto, lo entenderé por esta vez así y realizada mi gestión para ti, te dejo. ;-)

Muchos besos.

Amanda dijo...

De juez a juez:
Y yo te conmino a retirar el exhorto por el que absorto comprenderás lo improcedente del mismo.

Juan Poz dijo...

¡Demasiado tarde!

Blanca dijo...

pues iba a tender la ropa y he hecho un alto en el camino para leerte.
Y me alegro de mi decisión.
Salud.

Maria Coca dijo...

Para mí no hay lunes que valgan sin leerte. Lo sabes!!!