Diálogo no autorizado

5.1.10



—Quiero dejar de ser yo —pronunció en tono hastiado.

—Mire vuestra merced bien lo que dice, y mejor lo que hace.

—Estoy cansado y afligido de ser quien soy.

—Viera vuestra merced quién es y no estuviera contento —le replicó.

—Quiero montar tu rucio y tener tus entendimiento y despojarme destos vestidos.

—A qué ese repentino deseo después de tantos días subido en cabalgadura de paso más llano.

—Por eso mesmo porque cuanto más cabalgo más harto me veo deste papel que me han señalado.

—No puede mi señor desbaratar la obra después de varios siglos.

—Déjame montar en tu rucio y vestir tus ropajes —insistió.

—Es un disparate lo sepa vuestra merced porque antes que vuestra merced se muera estaré yo mascando barro.

—No me cuentan y cuentas de mí como loco de atar, entonces qué importa una finalmente.




8 apostillas:

El futuro bloguero dijo...

Regreso tras una ausencia involuntaria... Muchas gracias por tu felicitación y por tus entradas, que nos hacen pensar, sonreir, fruncir el ceño, o recordar.

Un placer.

Juan Navarro dijo...

Dejar de ser uno es dejar de ser, es decir, solamente se es cuando se es uno, salvo en carnaval.

Feliz año.

María dijo...

Me suena al Quijote, Francisco...
¡¡A quien no le gustaría al menos por un día, ser otro!!

Quizá no es tan de locos hacer algo así de vez en cuando...¡¡Más de uno al volver, si iba a encontrar encantadísimo en su cuerpo, tras probar lo que se siente en el de los otros!!

¡¡Tienes ya, bien relucientes tus zapatos bajo el árbol!!
¡¡Espero que esta noche mágica te traiga todo lo que deseas y más!! ;-)

Muchos besos.

Ex-compi dijo...

Ser otro u otra estamos tentados o tentadas siempre, pero lo importante es ser mejor, ¿mejor en qué? me diría Sancho, y Quijote subiría en Rocinante y con lanza en la mano intentaría batir tanto molino inútil.

Joselu dijo...

Escribió Borges:

El alivio que tú y yo sentiremos en el instante que precede a la muerte, cuando la suerte nos desate de la triste costumbre de ser alguien y del peso del universo Los conjurados.

Neo dijo...

Dos cosas:

1) es complicado saber quién es uno mismo.
2) en lugar de ser lo que somos, casi siempre somos lo que fuimos.

ahí lo dejo. =)

César dijo...

Yo preferiría verme desde fuera, conocerme desde otra perspectiva, como me ven los demás.¿se soportaría?.

Antero dijo...

Bien mirado, ¿no son el mismo?, ¿las dos caras de la misma moneda?

En fin, este flaco cuando no se topa con molinos de viento se los inventa. Todo sea por seguir viendo gigantes. Qué envidia.

Un caluroso abrazo.