Artistas

23.1.10



La dignidad de la obra de arte llega hasta donde alcanza la honestidad de su creador consigo mismo.


6 apostillas:

O. dijo...

No es una novela histórica: opalazon.blogspot.com

María dijo...

Dignidad y honestidad son igual, a verdad.

Lo más digno de una artista, es sacar su verdad, y ser capaz de transmitirla con honestidad.

Muchos besos.

Juan Navarro dijo...

En general, tal vez, con cualquier obra, sea o no de arte.

Joselu dijo...

A veces el arte también está creado con pequeñas o grandes miserias. El arte no es puro, es producto de ese corazón turbio que es el ser humano. Tiene mucho de luz pero también mucho de sombra.

raquel dijo...

Esta idea me ha hecho recordar el siguiente diálogo:

- En cuanto vendí el primer cuadro me asusté y lo dejé. (...) me prometí a mí mismo que jamás vendería nada que pudiera añorar.

- ¿Añora a la mujer de su cuadro?

- No, me añoro a mí mismo pintando ese cuadro.

("Après moi le déluge" Después de mí, el diluvio. Lluisa Cunillé)

La experiencia creativa puede ser tanto infiel como placentera y el primero en atribuirle este sentido creo que es el propio autor.

Aludiendo a uno de tus últimos post: siempre es un placer disfrutar por unos minutos de tu experiencia creativa.

Saludos!

zim dijo...

La honestidad es en sí misma la obra humana más digna, no sé si de arte.