Fotopostal

24.12.09



Las buenas fotos se disparan contra la pobreza, la desesperación o la muerte ocurrida en lugares lejanos, mientras un público refinado, distinguido y entendido aplaude la belleza estética de su arte.

7 apostillas:

Mechi.- dijo...

Algo muy similar paso con un fotografo que hizo "arte" de una nena en un basural, con un buitre..

esta:
http://pixelicia.com/la-nina-y-el-buitre-la-foto-que-mejor-representa-nuestra-historia/

Joselu dijo...

Me he quedado anonanado. Esas fotos que vemos y que nos impresionan esconden agudos conflictos éticos y morales por parte de aquellos que las toman. Son espectadores, pero no pueden dejar de ser también actores de lo que están fotografiando. Un vídeo estremecedor. Es ficción, pero realmente es brutal.

simalme dijo...

Buenísimo...impactante...y real...

Alejandro Kreiner dijo...

En esta vida todo tiene un precio... incluso las desgracias ajenas.

Saludos.

olimpia dijo...

paso siempre por aki en silencio, admiro tu saber expresar y escribir, hay tantas cosas k una foto no refleja y nuestro ojos no ven ...
feliz navidad, si existe la felicidad ... perdoname k hoy lo ponga en duda.

Juan Navarro dijo...

La miseria de los que observan no puede empañar la valentía de los que nos trasladan su mirada como denuncia.
Un abrazo

Mar dijo...

Una idea, la de la belleza de lo mísero, muy criticado por pequeños círculos. La pobreza, el hambre o la guerra no son bellos, son terribles, huelen mal y desagradan. Salvo si es a través de un papel de laboratorio, donde entonces ponemos belleza a lo innombrable.
¿Es culpa entonces de un fotógrafo que busca bonitas exposiciones o del fotoperiodismo peca de dobleces morales? Sea como fuere desprendámonos de la belleza de lo que no es bello y juzguemos las imágenes en su justa medida, en su contexto y en su día a día.