Aspectos

2.6.09


—Tú sueles mentir sobre tu edad —le espetó de sopetón.

—No. Ya miente mi edad por mí —se defendió—. Cargo con medio siglo a mis espaldas.

—Eso no es cierto; eres más joven.

—Vale. Falsifiqué mi DNI y me puse diez años más.

—¿Para qué? —preguntó sorprendido.

—Para acabar de pagar antes la deuda con el Estado.

4 apostillas:

Juan Poz dijo...

¡Ah, si se pudiera...! ¡Ah!

María dijo...

Pues, yo, mentir, no mentiría, ni por eso...al final todo se sabe.
Un abrazo

Joselu dijo...

Me uno al compañero Poz. Hace falta una segunda oportunidad para poder estudiar, crear, divagar, pasear, leer y cuanto antes más fructífera será. Si pudiera mentiría también.

Sonia. dijo...

porque la edad nos importa tanto?, que mas da el tiampo que has estado en el planeta si lo interesante se pone cuando expresas lo que sientes de la manera que sea.

aahh!, pero si.. la deuda es un buen pretexto para mentir.

=0D