Inmolación

6.9.09



Miró el expositor de arriba abajo y de izquierda a derecha con ojos anhelantes. Luego dijo: «dame un pastel... aunque me muera.»

5 apostillas:

Joselu dijo...

Algo así me pasa cuando miro ansioso los cruasanes que sé que están cargaditos de colesterol; los miro y ellos me miran y al final, a veces, termino sucumbiendo y le pido uno a la panadera. ¡Qué placer!

Juan Poz dijo...

Entro un momento para dar a conocer que Luis Valdesueiro ha abierto un blog en esta dirección:
http://lasesquinasdeldia.blogspot.com/
Para mí es algo así como un maestro. Nunca me canso de aprender de él.

Maria Coca dijo...

A veces la tentación vive dentro.

Besoss

Antero dijo...

Al final resistió la tentación. No se comió el pastel. Pero no por eso dejó de morirse.

Subió al cielo. Vio dos puertas: "para los que se comieron el pastel", "para los que no se comieron el pastel". Abrió la que le correspondía mirando de reojo la otra.

(Disculpe el alargo. Un saludo)

Blanca dijo...

! Cuantas veces pedimos el pastel de esa forma y luego nos arrepentimos!
Esta entrada me ha hecho sonreir