‘Anatomía de la melancolía’

19.9.09



Tras leer el título de Robert Burton pensé que el esqueleto del alma humana estaba articulado por la musculación del entristecimiento.

4 apostillas:

Joselu dijo...

No sólo por eso, pero sin duda también por esa tristeza que es nuestra compañera inevitable entre algunos momentos de algo parecido a la felicidad.

Juan Poz dijo...

¿Y quién te ha convencido de que no es así?

Antero dijo...

No nace entristecida esa musculación. Pero su continua tensión y distensión, durante años y años, hace que se nos "tristure".

Un abrazo.

Blanca dijo...

Como dijo Benedetti, a veces la alegría tira piedritas...

Pero eso, a veces.