Frustración

13.4.11



¿Existe una persona que, con una vida medianamente larga, no haya sentido ser feliz un solo momento?



6 apostillas:

Joselu dijo...

Creo que sí, no puedo contestar sino tomando mi propia vida: no puedo juzgar la de los otros. Los momentos de felicidad no son innumerables, pero sí lo suficientemente reales como para aprender de ellos. Son inesperados, no son objeto de una búsqueda (si acaso inconsciente), son revelaciones en que el ser se desnuda y se contempla gozosamente a sí mismo en su levedad e intrascendencia, no son retóricos, no son teóricos sino que son vivenciales, son instantes de plenitud, de eternidad. No se pueden fabricar, ni prever, están ahí. Pienso, quiero pensar, que todos los seres humanos tienen momentos como los que he descrito. Y a veces surgen en medio de avatares de desolación, de estremecimiento, de temor, de duda... son tal vez como la flor bellísima que crece en medio del estercolero.

Juan Poz dijo...

Qué curioso, Joselu y yo hemos entendido la frase de forma diametralmente opuesta, siendo la misma para los dos. Yo he entendido que alguien se lamenta de haberse sentido feliz siquiera fuera una vez ("ha sentido haberlo sido" como en "He sentido mucho tener que darte esta noticia"), dadas las muchas tragedias que conforman la existencia de la especie sobre el planeta; ve como una injusticia setnrise feliz cuando la desgracia está tan extendida. ¿Se deduce algún raso psicológico de nuestras lecturas? Muy probablemente...

Javier dijo...

Habría que preguntar a tantos, que ya comienza uno cansado. Al final resulta un alivio saber que tal encuesta nunca se llevará a cabo. Y tan contentos.

Un abrazo.

hEto dijo...

Evidentemente : NO.

No hay ni una sola persona, por poco que haya vivido, que en un momento dado, no se ha sentido feliz.


...Sin tanta historia.

Malo Malísimo dijo...

Sentirse feliz...os puedo dar un ejemplo tonto ¿Qué mayor felicidad que quitarse unos zapatos que te aprietan?

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Joselu. La felicidad son momentos, situaciones que ocurren a veces-no demasiadas-sin esperarlas,sin buscarlas. Son breves destellos que dan una tregua a la mente y al alma.