Dialelo

14.4.11



La paradoja de una escritura no leída por nadie es la de no alcanzar su propia identidad como escritura hasta no ser leída. Sin su fundamento la escritura aflora sin causa.



8 apostillas:

Mateo De Luca dijo...

claro, yo leía en el follaje de los árboles, veía imágenes que se formaban por los desniveles y los juegos de luz, historias de mi presente (hasta ví el futuro, solo que no lo supe hasta que despues), entonces, comprendí que todo puede ser palabra, y que todo es palabra, solo que ahora estoy tomando otras píldoras y ya no veo nada, pienso que los árboles dan sombra y eso es todo lo que hace esa literatura, sin embargo no puedo imaginarme qué hace un poema escrito a mano y tinta que nadie lee

Joselu dijo...

Bueno, cabría matizar. Tengo escritos míos de hace muchos años que nadie ha leído, miento, los he leído yo en reiteradas ocasiones, y se me han ido transformando por mor del tiempo. Yo ya no soy el que los escribió, soy otro lector distinto y los recibo en un ejercicio de extrañamiento y asisto deslumbrado a ellos como si fuera la primera vez que los leo. Aunque uno escriba exclusivamente para sí mismo, el texto adquiere sentido y no poco. No quiero que ciertas cosas que he escrito sean leídas por nadie. Sería un ejercicio anómalo y que no lograría cerrar ningún otro lector con una nueva lectura. Entiendo los escritores que deciden destruir su obra. Es el caso de Kafka, cuya intención se frustró porque su albacea decidió dar esos escritos a sus potenciales lectores, nosotros. d

PazzaP dijo...

Fastuosa réplica, Joselu.

La de Mateo es críptica, y me encanta para bucear por su sitio.

Y su entrada, Don Francisco, como hielo que rodea el corazón...

Un abrazo soleado para todos.

DIEZ EN UNA dijo...

Si se me permite, Sr. que esta vivo y espero que sepa y sea consciente de cuanto le quieren:
No es ninguna paradoja que se escriba para leer, se haga la comida para comer, se teja ropa para vestirse o nos echemos perfume para oler-nos, etc, etc, etc.-Para los demas o para nosotros mismos-
El ser humano hace o crea cosas para algo sin ese "algo" no hay "cosa", vamos, es asi de simple ¿no?, las paradojas son para otros asuntos.
El presente comentario esta realizado con la "sana" intención de "provocarle", para que nos "provoque" con autenticas exposicones que nos hagan "filosofar" verdaderamente (que es lo que nos gusta, ¿o no?...asi me tenia acostumbrada).
Aqui quedo a la espera de "picarle" en el mejor de los sentidos, caballero.
Envio besos, sonrisas y abrazos.

hEto dijo...

No sabía yo que la propia identidad : el individualismo puro y duro; se alcanza a través de los demás. Es decir, si no me leen... ¿no existo?.

Aparte de lo profesional y ciertamente económico que motiva a un escritor/a, no veo que hay de malo o de paradojo, en escribir para uno mismo. Como hace la "DÍEZ ES UNA". Y a ella la vale; por lo tanto... su escritura sí que con causa aflora, al menos, para sí misma y su propia indivualidad.

hEto dijo...

¡Perdón!, que con el nerviosismo le di a publicar comentario sin haber terminado :
Escribir (o cualquier otro oficio) para ser leído, si no es para poder comer y alimentar a los hijos, ¿no parece una pretensión un tanto vanidosa y un mucho de arrogante?.

El dicho popular dice : "que hablen de mí, aunque sea para mal, antes que ser ignorado".

Y si uno… escribe por tal motivo (vanidad y egocentrismo) y no consigue el objetivo de su lectura, patológicamente depresiva resultará esa actitud.

Entonces, ese escritor oficioso, que padece de tales males, con motivo y toda la razón es : porque no es buen escritor.




PD : Hoy tengo el día parlanchín, pero al menos, aquí, seguro que me leen.

Juan Poz dijo...

"De sí el poeta se cuelga, y se es el oyente, él es el juez en su misma causa", escribe Luis Carrillo y Sotomayor en su bellísimo "Libro de la erución poética". El escritor ha de ser el primer crítico, el más feroz, de su obra; ha de ser despiadado. Sólo entonces es posible que lo así cribado pueda tener cierto interés para los otros lectores.

Ex-compi dijo...

Si escribimos para que nos lean los demás y no somos leidos, algo pasa, si escribimos para nosotros/as y no queremos que los/as demás nos lea, aquí prima la libertad.