Petulancia

30.4.11



«Para mí, buscar la sencillez y lucidez es un deber moral de todos los intelectuales; la falta de claridad es un pecado y la presunción un crimen», expresó el filósofo Karl Popper.
Hilvanar ese discurso en el vestido de la práctica es el ejercicio a cual, con más esmero, me gusta dedicarme aunque esté extramuros del grupo de eruditos y doctos, siempre seducido por lo sencillo y lo lúcido.



5 apostillas:

María dijo...

Anda mira, en lo mismo estaba pensando hace unas horas... solo que justo lo contrario que el querido Karl Popper.
La claridez cansa.

Anónimo dijo...

Si te atreves a desenmascarar a petulantes, te pueden colgar sus etiquetas.
Que es lo sencillo y lo claro? Muchos lo buscamos, no siempre lo conseguimos.
Enhorabuena por intentarlo. Arena

Anónimo dijo...

¿Estás seguro de que siempre persigues en tu bitácora la claridad y la falta de presunción? Yo tengo mis dudas.

hEto dijo...

Eso no te lo crees ni tú, apañero.

Precisamente pecas de todo lo contario; o al menos esa es mi docta, erudita, y a la par que sencilla y lúdica opinión.

Joselu dijo...

Alguien dijo que la verdadera esencia de las cosas sólo podía y debía ser expresada en un lenguaje sencillo y claro, y que los que buscan oscuridad en el fondo no son verdaderamente profundos.