Necrófagos

1.10.09



El paso de tiempo ha dejado un rastro de bitácoras desvencijadas, como casa viejas que sus moradores abandonan a su suerte. En ellas observo nuevas colonizaciones como es el caso de quienes dejan su invitación para cualquier tipo de negocio incluido el intercambio de enlaces. Una práctica que cada vez, con mayor frecuencia, me ha llegado en forma de numerosas invitaciones. A veces sin ninguna consideración introducían su anuncio entre los comentarios. Hubo quien se disculpó y hubo quien no. Los blogs son vistos como un negocio aún después de muertos.

4 apostillas:

franco dijo...

Qué molestos los traficantes de links. Parece que no entienden que pueda existir algo gratuito (¿por no entender que lo valioso es posible sin pagar por ello?) como agregar o quitar links.

El futuro bloguero dijo...

Yo también he recibido esos emails tanto en el buzón como entre los comentarios. Chico, comenta en mi blog sobre lo que trate la entrada, sé simpático y ocurrente, y yo visitaré tu blog. Si después a mi me gusta también, te dejaré algún mensaje. Si seguimos leyéndonos, probablemente te agregaré a mis links, sin pedir nada a cambio ni esperar que me correspondas. Será algo que saldrá poco a poco.

Así he ido aumentando el número de seguidores, y el número de blogs que sigo y disfruto, sin intercambios pactados ni chorradas.

Qué molestos son, leñe.

Republica dijo...

¿Negocio?¿Negocio después de muertos?¿Funerarias del ciber?

María dijo...

Es verdad, que hasta la blogosfera va siendo contagiada del mercantilismo que arrasa con todo hoy.

Yo no puedo comprender, como al lado de un poema de amor, alguien permite que se coloque un anuncio de esos de contactos o cosas así... De pronto, miras el poema y dices...
¡¡xD, esto ni es amor, ni es na!! ¡¡buaaaggg!!

besos.