Arrestos

13.10.09


—Recuerdas aquellos versos que preguntaban: «¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?»

—Sí, algo así me recuerda a aquella otras frase de Unamuno: «siente el pensamiento, piensa el sentimiento.» ¿Por qué lo dices?

—Últimamente escucho con frecuencia que hay que ser valiente y no tener miedo.

—Mira en este mundo cada uno cuenta la película según le va y canta la canción que más le conviene.

—Entonces no crees necesario derribar los muros que levanta la hipocresía.

—No. Si vas a cara descubierta por la vida el que se estrellará con un muro serás tú.

—Y el atrevimiento y la valentía, dónde quedan.

—No lo sé. Lo normal es que quien predica tanto arrojo, en el fondo, sea quien más pensamientos esconda en favor de sus intereses o por verdadero miedo.

5 apostillas:

matías dijo...

triste che, bastante triste, cada vez somos menos...

El futuro bloguero dijo...

Decía Sabina, que ser valiente no salga tan caro, que ser cobarde no valga la pena... o algo similar

Maria Coca dijo...

Ya no somos valientes ni con el que nos mira al otro lado del espejo...

Besos de lunática en martes.

Joselu dijo...

Una de las verdades a mi juicio inobjetables es que no hay amistad ni relación que soporte un grado elevado de sinceridad. ¿Decir lo que se siente? Eso es un galimatías. A nadie le interesa la verdad. Nada hay más inosoportable que alguien que se considere con la posesión de la verdad para juzgarte. A nadie le interesa la verdad, ésta es poco práctica. No sé si esto legitima en cierta manera la hipocresía, pero es que sin ella no podríamos vivir. Y es mejor así. Siempre que he intentado decir "la verdad", mejor me hubiera callado.

el lanzador de botellas dijo...

Dice Machado:

"La libertad no es decir lo que se piensa, sino pensar lo que se dice."