Indefensión de la conciencia

21.10.09



¿El que está dentro del espejo es el ‘otro’ o soy yo?

11 apostillas:

Mechi.- dijo...

van cambiando de lugar...

javi brasil dijo...

En realidad es el otro yo.

María dijo...

Es el que a veces cuando lo miramos, quisiéramos ser otro. Y otras veces, quizá las menos, dices viéndolo: "Encantado de haberte conocido". ;-)

Un beso.

Ex-compi dijo...

Pensamiento Bipolar.

Le Mosquito dijo...

Frente a un espejo, somos nadie: él y yo.

TengoEstudios,PerodeLetras dijo...

Más que conciencia yo diría que es una coincidencia la que atraviesa la densa matriz de átomos del cristal.

Joselu dijo...

Ni el que está al otro lado ni el que está en éste son yo.

María dijo...

El del espejo será el yo sin la máscara, supongo :).

Gracias a ti por enlazarme. Llevo muy poco dentro de este mundo, pero bastante siguiéndolo desde fuera. Y algunos tus blogs (desconocía los demás) llevan en mis páginas de favoritos desde hace mucho.

Otro saludo cordial!

Juan Poz dijo...

Es una creación ebria del azogue...

Luis Valdesueiro dijo...

Sea el que sea, está al revés. El cuerpo se metamorfosea. La mano derecha de uno se convierte en la mano izquierda del otro... Y si es tuerto del ojo izquierdo, será tuerto del ojo derecho... (Magritte tiene un cuadro muy inquietante que hace referencia a este tema...)

Antero dijo...

Depende de en qué lado se haya despertado esa mañana. Si por ejemplo es usted diestro y, extrañamente, se sorprende afeitándose con la zurda, lo más probable es que sea el otro. En ese caso, el Instituto de Otredades y Transposiciones recomienda:

1. No angustiarse, no caer presa del pánico.

2. Seguir con la rutina habitual; trabajo, familia, amigos, aficiones…

3. Nunca, bajo ningún concepto, comentar su insólito sucedido a nadie del "otro costado".

Al día siguiente, o a lo sumo al tercer o cuarto despertar, usted retornará a su cauce normal.

(Una vez aquí, no acudir al médico. No le creerán)