El ateo

28.12.14



Nunca madrugó para que Dios no lo tuviera que ayudar.



1 apostillas:

Emilie dijo...

Jajajaa, buenísimo.