Riqueza pública, miseria privada

15.6.16



—Señor Judt, cada día somos más desiguales.
—La desigualdad económica exacerba los problemas.
—Con tanta riqueza como hay.
—No importa lo rico que sea un país, sino lo desigual que sea.
—Y eso tiene consecuencias.
—Cuanto más igualitaria es una sociedad, más confianza reina en ella.
—Y la confianza es importante.
—La falta de confianza es claramente incompatible con el buen funcionamiento de una sociedad.
—No nos gobiernan bien.
—Lo único peor que demasiado gobierno es demasiado poco.
—Parece que respetan poco la vida.
—El hombre más pobre tiene una vida que vivir, igual que el más poderoso.
—Cada vez se imponen fórmulas neoliberales.
—Keynes demostró que ni el capitalismo ni el liberalismo sobrevivirían mucho tiempo el uno sin el otro.
—Y por eso buscamos el estado del bienestar.
—El estado del bienestar entraña la protección de la mayoría débil frente a la minoría fuerte y privilegiada.
—A pesar del egoísmo.
—Por muy egoístas que seamos, todos necesitamos servicios cuyos costes compartamos con nuestros conciudadanos.
—Pero se sigue haciendo poco caso a los más necesitados.
—Los pobres votan en mucha menor proporción que los demás sectores sociales, así que penalizarlos entraña pocos riesgos.