Privaciones

20.6.16



Confiesa Houllebecq: «Luego, como había hecho en todos los momentos difíciles de mi vida, dejé de pensar». La negación del pensamiento como curación de la lucidez y su tortura.



3 apostillas:

Joselu dijo...

Entiendo dejar de pensar como cesar de sumirse en las tormentas inútiles de algunos dilemas y abandonar la esperanza de hallarles solución racional.

Juan Pérez dijo...

Debe de combatir el islamismo con el budismo zen.

Campurriana Campu dijo...

La mejor solución...a veces.