Incurables

14.2.11



Las insurrecciones populares velan por mejorar el mundo. Sobre sus muertos vienen a sentarse los amos del poder de nuevo.



4 apostillas:

María dijo...

Bien, FRANCISCO, pero...

gracias a esos muertos, tenemos derecho de reunión, de sindicación, libre expresión, seguridad social, asistencia sanitaria, educación ( mejor o peor:-)
derecho a voto... etc, tec.. ¡¡desde luego yo, le doy muchísimas gracias a todos esos muertos!!

Sé que tú también.


Muchos besos y feliz noche...
Mi querido incurable:-)

Juan Poz dijo...

Lo que demuestran las insurrecciones es aquello que noveló Ayala en Los usurpadores: la nada que esconde la pompa del poder; casi como el homúnculo de Carnivale. Se ha de pagar un precio, pero sólo los jemeres rojos estarían dispuestos a matar a 100.000 personas que se rebelan pase lo que pase... ¿Acaso también los chinos? Acaso.

Bohemia dijo...

Qué sería de nosotros sin las insurrecciones pasadas...

Todo hay que lucharlo en esta vida.

Besos de lunática en su día, amigo mío.

Blanca dijo...

! Que verdad tan grande y tan triste!