Escolios de Internet

28.2.11



Para salir del paso invento cada noche una excusa tantas veces rematada en dislate. Son apuntes en los márgenes del sistema, perfectamente adaptados al ritmo de una escritura conformada en el verso, el aforismo, el microcuento y el tweet. Y nada tendría sentido sin tu complicidad de lector.



3 apostillas:

Juan Poz dijo...

Salir del paso, márgenes... Describes la aventura medieval de defender un puente por el que nadie ha de cruzar sin antes rendir pleitesía a la dama cuyos colores defiende el caballero que lo guarda, como Suero de Quiñones en su famoso Paso honroso y otros tantos en toda la geografía europea, real e imaginaria. Sí, estos textos nos llevan de una margen a otra del río heracliteano...

Javier dijo...

Sea, pues, que para eso estamos...

Un abrazo.

Joselu dijo...

La escritura, o cierto tipo de escritura, se nutre de los márgenes. Me gustaría pensar que mi blogroll se nutre de escritores o escribientes marginales ensayando géneros y formas de modo experimental. No hay nada que no pueda ser expresado de modo sintético. Tendría que aprenderlo y aplicarlo a mis largos desarrollos. Sí, es un gozo venir y nutrirme de la hondura de los márgenes.