Desvanecidos

1.7.10



Igual que lágrimas en la lluvia o huellas en la arena, más tarde que temprano, todo lo publicado aquí –en otro blog o en este– se degradará hasta disiparse. Los investigadores trabajan en sistemas de datos que se esfuman con el tiempo. Lo hacen en nombre de la seguridad y de la privacidad. Así que languideceremos hasta nuestra extinción como internautas.



4 apostillas:

Juan Poz dijo...

¡Hermoso elogio del manuscrito! Un futuro terrible: ordenadores "vivos" que no lean las memorias antiguas, muertas de insignifcancia en los lápices u otros archivadores.

Joselu dijo...

Siguiendo a Poz, observo que hace mucho que no escribo manualmente. Tengo una hermosa estilográfica, con la que me encantaba escribir, aburrida y olvidada. Y efectivamente, lo que escribimos es como trazado en la arena de la playa. Sin embargo, uno tiene la impresión de que no es tan inútil. ¡Quién sabe adónde llegan nuestras palabras? Quizás sin saberlo, despiertan alguna resonancia en alguien en algún lado en algún tiempo.

María dijo...

¿Qué... triste?

franco dijo...

Resonancia de la Tabaquería, de Pessoa... morirá el letrero, los versos y la letra en que fueron escritos.... y en otro planeta escribirán cosas como versos y vivirán debajo de cosas como letreros.
El portugués nos sigue diciendo.