Pensar de nuevo

1.10.13



—Son estos unos tiempos de abandono.
—Abandonar puede tener justificación, abandonarse no la tiene jamás.
—También de soledad.
—Es fácil vivir en el mundo según la opinión del mundo. Es fácil vivir en la sociedad según la propia opinión. Pero el hombre grande es aquel que en medio de muchedumbre conserva con perfecta dulzura la independencia de la soledad.
—A veces hay que buscarse para saber dónde estamos.
—Ser uno mismo en un mundo que constantemente trata de que no lo seas, es el mayor de los logros.
—Más aún en esta permanente agresión contra el individuo.
—Una injusticia hecha en perjuicio de uno solo es una advertida amenaza contra todos.
—Siempre está el juego de la prepotencia y la vanidad.
—Todos los hombres que conozco son superiores a mí en algún sentido. En ese sentido aprendo de ellos.
—No nos luce lo aprendido en esta sociedad.
—La sociedad es en todos los sitios una conspiración contra la personalidad de cada uno de sus miembros.
—A los que se le inyecta el miedo
—Haz siempre lo que temas hacer.
—No sufrir.
—La alegría, cuanto más se gasta, más queda.




3 apostillas:

Juan Poz dijo...

¡Ah, la ley de los contrarios! Lo mismo le pasa al odio que a la alegría...
P.D. Aprete en publicar y salió por triplicado, "a lo administrativo"...

Mari Carmen dijo...

Qué cierto...

Mari Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.