Contador

24.3.11



Los tontos y los locos son el instrumento más eficaz para que la sociedad mida el grado de cordura del resto de sus individuos.



6 apostillas:

PeterPank dijo...

Y la sociedad no son precisamente esos locos y tontos?

javi dijo...

Los tontos y los locos que admira dicha sociedad, sí... Por ejemplo, y por asociación simple, al leer el título he pensado en el ciclista del mismo apellido. ¿Cómo calificar el deporte profesional y la aprobación que suscita sino de tontería y locura?

Joselu dijo...

La tontería y la locura están presentes en mayor o menos dosis homeopática en cada uno de nosotros. Sólo un tenue filo distingue al individuo correcto del individuo afectado, y depende tanto de las circunstancias que uno tiene que vivir...

Juan Poz dijo...

¡Por Hermes, Francisco, no me mezcles a los tontos con los locos! Son "especies" distintas. Nada de divino hay en la tontería, y todo en la locura. La tontería es una atrofia de la razón. La locura es la cara oculta de la razón. Desprecio a los tontos, y más si lo son "de capirote"; pero me infunden un solemne respeto los locos. Ante un tonto, tuerzo el gesto. Ante un loco, me aglayo.

Isabel Romana dijo...

La cuestión es quién dice a qué altura está el listón para tomar la medida. Besitos.

kim Basinguer dijo...

Los cuerdos se han encerrado en los manicomios.