Descreídos

25.2.17



A menudo se es víctima de las propias creencias.



1 apostillas:

Juan Pérez dijo...

¿A menudo? ¡Siempre! A ese respecto lo respetuoso es prescindir de la prudencia.