Aguas profundas

22.5.16



Nadando en sus ideas se ahogó en un mar de dudas.



2 apostillas:

Joselu dijo...

Hay intolerantes que hacen exhibición del ejercicio de la duda o, al menos, así constato yo. Es difícil encontrar a alquien que no asienta con vehemencia a la idea de la duda metódica. Sin embargo, vivimos en uno de los países más intolerantes y fanáticos de la idea. Se percibe con claridad en las muchas manifestaciones de la blogosfera, la prensa digital, la política, el periodismo, el mundo de los alumnos. Parecería que hasta los intolerantes son fanáticos de la duda.

Pero dudar es otra cosa.

Juan Pérez dijo...

Una suerte, si bien se mira, porque hubiera acabado llegando a una playa de deudas...