Ciclo vital

3.2.13



Vivió como un vegetal y murió en una planta de hospital.



3 apostillas:

Javier dijo...

La tristeza, infinita, se torna insoportable entre paredes. Esta alegoría de la naturaleza colma los anhelos de tantos insensatos como insensibles hay, pues, ¡qué mejor que exhalar el último aliento mirando al sol, con la brisa acariciándote el rostro!

Un abrazo.

Juan Poz dijo...

¡Excelente! ¡Qué extraordinaria asociación! De todos modos, me parece que nunca has escrito, ni yo leido, nada tan triste.

Campurriana Campu dijo...

Tristísimo.