Resilientes

18.2.13



Afrontar el destino es rehacerse a sus acontecimientos. Sobreponerse es moldear sus consecuencias.



1 apostillas:

egolastra dijo...

Muy certero. Pero las instrucciones de manejo de lo desconocido están condenadas a ser desatendidas.

Saludos.