Comprobaciones

4.12.12




―¿La libertad siempre fue delante del entendimiento, señor Locke?
―Donde no hay ley no hay libertad. Pues la libertad ha de ser el estar libre de las restricciones y la violencia de otros, lo cual no puede existir si no hay ley; y no es, como se nos dice, ‘una libertad para que todo hombre haga lo que quiera’. Pues ¿quién pudiera estar libre al estar dominado por los caprichos de todos los demás?
―Eso entra dentro de la búsqueda de la verdad.
―El que quiera seriamente disponerse a la búsqueda de la verdad, deberá preparar, en primer lugar, su mente a amarla.
―Todos lo dicen.
―Una señal inequívoca del amor a la verdad, es no mantener ninguna proposición con mayor seguridad de la que garantizan las pruebas en las que se basa.
―¿Sin pruebas no hay conocimiento?
―Ningún conocimiento humano puede ir más allá de su experiencia.
―Eso se debería aprender en la escuela.
―El trabajo del maestro no consiste tanto en enseñar todo lo aprendible, como en producir en el alumno amor y estima por el conocimiento.
―Y descartamos lo intuitivo.
―La noticia que a través de los sentidos adquirimos de las cosas exteriores, aunque no sea tan cierta como nuestro conocimiento intuitivo, merece el nombre de conocimiento.
―Algo que no se acepta de buen grado.
―Las nuevas opiniones son siempre sospechosas, y usualmente opuestas, sin ninguna otra razón mas que aún no son comunes.
―Lo que crea aún más desazón.
―Los hombres olvidan siempre que la felicidad humana es una disposición de la mente y no una condición de las circunstancias.
―Es la dinámica en la que están envueltos.
―Aquello que es estático y repetitivo es aburrido. Aquello que es dinámico y aleatorio es confuso. En el medio yace el arte.
―Estamos envueltos en la disidencia.
―Cada uno es ortodoxo con respecto a sí mismo.



1 apostillas:

Mari Carmen dijo...

"―¿Sin pruebas no hay conocimiento?"
Yo acabaría dudando de las pruebas seguramente... creo que el término relativo me ha hecho mucho daño.
Genial como siempre.