Clase obrera

8.10.12



Entre Los lunes al sol y Todos los viernes sale el sol hay más que un juego de palabras. La distancia entre las dos frases no solo es temporal. Encierra la esquizofrenia del tejido productivo del sistema. Una persona desempleada tiene el estigma social del vago, otra que alcanza la riqueza levanta envidia y admiración.



2 apostillas:

ohma dijo...

Estos conceptos ahora mismo ya ofrecen dudas dado como está todo.
Saludos.

Campurriana dijo...

La riqueza en exceso, a mí al menos, me escama.