Antisistema

22.10.12



El verso de Rimbaud «la mano que maneja la pluma vale tanto como la que conduce el arado», rondó en mi cabeza durante mi juventud. El mismo Rubén Darío decía: «se nos considera a los hombres de pluma como consumidores que nada producimos.» Y es cierto que desde un punto de vista donde sólo interesa lo eficaz y lo útil, lo aprovechado frente a lo improductivo, se es un antisistema cuando en la vida prima la poesía, el amor, lo creativo o la rebeldía, más allá de esos otros aspectos rentables y fiduciarios a los que se enfrenta los 'productores de nada' como quizás siendo joven fui. Ahora estoy integrado en este sistema de producción masiva que acabará con nosotros.



2 apostillas:

Malo Malísimo dijo...

Con el arado se pueden hacer poemas al igual que con la pluma se pueden abrir surcos. Ahora que apenas nos acordamos del campo, ahora que sólo vemos el campo cuando hay una desgracia es cuando la pluma se vuelve más necesaria.

Ruben Sada dijo...

Me encantó la reflexión.