Autoescritura

5.6.11



Érase un hombre que quiso escribir su propio destino y comenzó así su cuento.




15-MUnidos por el sentido común»

6 apostillas:

María dijo...

Y los siguieron así, por esta vez FRANCISCO, si me permites... esto no lo digo yo...lo dicen ellos...AVAAZ ESPAÑA

ESTAMOS RECOGIENDO FIRMAS, YA LLEVAMOS MÁS DE 100.000 CONTRA LOS POLÍTICOS IMPUTADOS, PARA QUE NOS DEJEN DE REPRESENTAR ¿CÓMO PUEDE REPRESENTARNOS UN "SÓLO" SOSPECHOSO DE CORRUPCIÓN?

La próxima semana se entregarán todas las firmas recogidas en el parlamento.

¡Juntos podemos darle un vuelco a estas batallas! Por internet, en las calles, a través de los medios, en las instituciones locales, autonómicas y nacionales, en los tribunales de justicia, y en el marco de las elecciones venideras. Sabemos que construir una democracia más justa e inclusiva va a requerir de un esfuerzo sostenido a largo plazo. Pero también estamos aprendiendo durante estos días de lo que somos capaces cuando juntamos nuestras fuerzas. Si nos mantenemos unidos, nada puede pararnos. ¡Firma la petición y corre la voz!

ENTRE TODOS, QUIZÁ PODAMOS HACER ALGO

No sé..¿seré una ingenua? ...por probar no se pierde nada...y quizá un día, podamos ganar mucho...

Creo que yo solita te he escrito un capítulo entero jajaja...


Muchos besos Francsico... y dulces sueños...yo ya estoy en ellos con los ojos abiertos... pero voy a ver si los cierro:-)

Joselu dijo...

Vida y destino. Es la obra que hemos de prologar y escribir cada uno de nosotros, pero nada garantiza un éxito de ventas.

Juan Poz dijo...

Pues se encallaría -¿digo lo de "nunca mejor dicho"?- enseguida, porque el propio destino no lo escribimos, lo vivimos. Si lo escribimos ya no lo vivimos. Eso es lo que caracteriza a quien escribe: su vida es la escritura, pero paga el precio de ser un observador de la vida de los otros. La escritura plantea, pues, una exigencia despiadada: renunciamos a la vida propia para poder contar la ajena, aunque la disfracemos como nuestra.

PazzaP dijo...

Su vida es la escritura. Y si su escritura no tiene arte ni genio, su vida tampoco...

Sí que es despiadada la exigencia. Especialmente para aquel a quien, al decir ajeno, no es amado por la escritura...

Alu dijo...

El pueblo, unido, jamás será vencido.
Ha cambiado mucho este blog desde que no me dedico a visitarlo.

sindrome coleccionista dijo...

Nunca había pensado en ésta realidad tan cruda.